10 propósitos de Año Nuevo que sí puedes cumplir | CRN Noticias
Contáctanos

Curiosidades

10 propósitos de Año Nuevo que sí puedes cumplir

Publicado

el

La probabilidad está en contra de nosotros: aproximadamente el 88% de los propósitos de Año Nuevo no logran sobrevivir al año. Hay grandes cosas por hacer en las que estamos fallando: comer saludablemente, tener un mejor trabajo, perder peso, ahorrar dinero. ¿Cómo podemos fallar tan rápido en objetivos tan importantes año tras año?

El terapeuta John Sovec, líder del taller “El arte del Año Nuevo” nos da las herramientas para solucionarlo. De forma sorpresiva, sugiere que el problema puede residir en los tipos de propósitos que hacemos, no en nuestra voluntad (o la falta de ella). “Puedes obtener mejores resultados dando pequeños pasos hacia los objetivos importantes en lugar de tratar de tomar un gran paso gigante hacia un gran objetivo”, dice. Con el objetivo de tener propósitos más manejables, hemos reunido 10 pasos simples que puedes comenzar hoy mismo. Las probabilidades indican que eres capaz de llevarlos cabo.

Beber un vaso de agua en la mañana

Bebe un vaso de agua cuando te levantes. “El agua hidrata tu cuerpo para comenzar el día. Es preparar tu cuerpo para aceptar la nutrición”, dice Sovec. “Las personas hablan sobre querer perder peso, pero ¿qué tal si en lugar de eso, el objetivo fuera ‘voy a beber un vaso completo de agua cada mañana’?”. En lugar de enfocarte en el objetivo final, enfócate en los cambios pequeños que puedes hacer cada día para llegar a esa meta mayor. Cuando tengas algo que puedes cumplir todos los días, con mayor seguridad vas a formar hábitos que, con el tiempo, te ayudarán a lograr los objetivos de pérdida de peso.

Convierte un viaje en automóvil en un viaje a pie
Antes de prometerte que te levantarás más temprano y que te ejercitarás todos los días, pregúntate si eres realmente el tipo de persona que ama levantarse al amanecer para salir a correr. Si lo eres, bien por ti; sino, considera tomar pequeños pasos en la dirección correcta como comienzo. “Tal vez eres el tipo de persona que puede caminar por un café. Eso puede ser una cosa factible y que puedas lograr”, dice Sovec. “A partir de ahí, comienza a pensar: ‘creo que voy a caminar a la clase de yoga o caminar a la tienda de abarrotes. Simplemente voy a salir a caminar sin ninguna razón’. Y de pronto te estarás ejercitando sin tener que decir ‘me voy a ejercitar durante tres horas en el gimnasio’”.

Lee una página antes de irte a dormir cada noche
Si lees una página cada noche antes de irte a dormir, acabarás con un libro de 365 páginas al final del año. Esto tal vez no suene impresionante, pero es un libro más de lo que lograste el año pasado. Si te sientes inspirado, gradualmente incrementa tu conteo de páginas.

Haz un esfuerzo de redes sociales al día
“Haz un nuevo contrato profesional en LinkedIn o cualquier otra red social que tenga que ver con tu industria”, dice Lisa Johnson Mandell, autora de “Regreso en tu carrera, reempácate para obtener el trabajo que quieres” (Career Comeback – Repackage Yourself to Get the Job You Want). Además de las redes sociales, edúcate. Mantén el dedo en el renglón de la industria que estás buscando. “Lee al menos un artículo en línea sobre el desarrollo más actual en tu campo o en la compañía en la que te gustaría trabajar”, dice Lisa Johnson Mandell.

Disfruta cada dos días
Disfruta tus alimentos y bebidas favoritas, con moderación. “Limitar, no eliminar”, dice la experta en nutrición Rania Batayneh. “Las dietas no funcionan. Eliminar tus alimentos favoritos sólo hará que los desees más”. En lugar de deshacerte de todos tus antojos favoritos por completo, Batayneh sugiere encontrar formas de limitar tu ingesta. Si te gusta comer papas fritas cada tarde, desafíate tú mismo para hacerlo sólo cada dos días, enfocándote en enmarcarlo como un postre poco frecuente.

Compra el almuerzo cada dos días
Podemos lograr un mayor impacto en nuestros hábitos de gasto monitoreando nuestros hábitos de gasto casuales, afirma Harlan Platt, profesor de finanzas en la Universidad del Noreste. “Esto incluye el café en Starbucks, los almuerzos en restoranes y conducir tu automóvil”, dice. En lugar de comprar café todos los días, bébelo sólo los lunes, miércoles y viernes. Piensa en ellos como lujos, y trátalos como si lo fueran.

Di ‘te amo’
“Di ‘te amo’ más veces”, dice Sovec. “Más veces de las que te imaginas que podrías o deberías”. Piensa cómo te sientes cuando estás del otro lado, incluso por medio de un mensaje de texto o de Facebook (se siente bien, ¿no es cierto?). No importa que sólo sean dos palabras rápidas: se siente bien saber que alguien en algún lugar piensa que eres grandioso. Ahora, paga por ello. “Asegúrate de que aprecias a las personas en tu vida”, dice Sovec. “Agradéceles por quiénes son y por lo que hacen, en una base regular”.

Respira profundamente durante 10 segundos
Sé intencional sobre tu respiración. Algunas personas pueden dejar que el estrés de la vida se deslice por su espalda pero, para el resto de nosotros, escuchar “no te preocupes” es menos que útil. En lugar de canalizar tu energía a “no preocuparte”, intenta enfocarte en algo positivo, proactivo y que libere tu mente, como respirar. Cierra tus ojos durante 10 segundos y enfócate en hacer respiraciones profundas. Además de ayudarte a desacelerarte (la respiración profunda le dice al cerebro que se relaje), te das una oportunidad de presionar el botón de reinicio.

Esconde tus toallas de papel
Cambia tus toallas de papel por toallas de tela. Nuevamente, comienza con algo pequeño. Simplemente haz que las toallas de papel sean menos convenientes para utilizar, colócalas en el espacio bajo el lavadero y cuelga una toalla de mano en un lugar accesible. Este cambio rápido te ayudará a reducir el uso de toallas de papel y te alentará a utilizar alternativas reutilizables. ¿Realmente necesitas una toalla fresca de papel sólo para secar tus manos? Ahorra lo desechable para los accidentes en la cocina o las sorpresas de la mascota.

Enlista una cosa por la que estés agradecido todos los días
“Al final del día, haz una lista de una cosa por la que estés agradecido”, recomienda Sovec. Puede ser algo pequeño como un buen lugar de estacionamiento, una perfecta taza de té o algo tan amplio como la salud de tu familia. Sin importar qué cosa sea (y no hay necesidad de detenerse con sólo una) toma un par de minutos de tu día para reconocer qué tan agradecido estás por esa pequeña cosa.

 

Culturalizando

Publicidad

You must be logged in to post a comment Login

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Curiosidades

Un año del perro ya no equivale a siete de los humanos

Publicado

el

Por

(La Nación) – Se dice que un año de vida en los perros equivale a siete de los nuestros. Así, durante mucho tiempo calculamos la edad de nuestras mascotas y las equiparamos con la edad humana. Pero la realidad es bien distinta y ese cálculo, revelaron, es sólo un mito.

Este vídeo de Science Insider tira abajo el cuentos de los años perrunos con un simple cálculo. Al parecer, los perros alcanzan la madurez sexual al año de vida. Entonces, si el mito fuera cierto, los seres humanos ya seríamos capaces de reproducirnos a los siete años, cosa que no es cierta. Además de que, si seguimos esa lógica, los seres humanos viviríamos al rededor de 150 años.

Es que si bien los perros son nuestros mejores amigos son de otra especie y envejecen de forma muy distinta a la nuestra. En el primer año de vida, el perro madura muchísimo más rápido que una persona. A partir de ahí, todo depende de la raza y el tamaño de cada can.

El especialista Stanley Coren, quién publicó varios libros sobre estas lindas mascotas, indica que la forma más acertada de conocer la edad de un canino es un poco más complicada que una escala como la de que un año equivale a siete.

Al parecer, el primer año de un cachorro correspondería a los primeros 15 o 16 años de un humano, ya que que en ese periodo de tiempo, el perro desarrolla todo lo que las personas desarrollamos entre la infancia y la adolescencia. Entonces, a un perro de 2 años le correspondería la edad de un adulto joven de 24 años aproximadamente. Para los siguientes 3 años, recomiendan añadirles 5 años más.

Cuando el perro ya llega a los 5 años, es donde el tamaño comienza a importar. Según Coren, las razas pequeñas envejecen 4 años por cada uno que pasa; las medianas 6 años y las razas grandes 7 u 8 años. Por lo tanto, cuando un perro pequeño tiene 8 años humanos, tiene aproximadamente 51 años perrunos, mientras que un perro de tamaño grande de la misma edad, tendría aproximadamente 60 años.

¿Difícil, no? Tal vez lo que conviene hacer es no intentar equipararnos y simplemente aceptar la edad que tienen nuestras mascotas

Continuar Leyendo

Curiosidades

Robó cervezas por amor a su esposo

Publicado

el

Por

México – La tarde de este miércoles una mujer fue detenida en la Colonia Valle Verde de Durango, tras intentar extraer de un minisuper un 18 pack de cerveza informaron las autoridades; la detenida se identifico como Casandra “N” quien argumentó que el hecho que la había arrodillado a cometer este delito era que su “Pollo” apodado que utiliza para su marido, había encontrado trabajo después de 6 meses de búsqueda, por lo que quiso consentirlo con lo que a él más le gustaba.

Casandra acudió a un minisuper cercano a su domicilio y ante la negativa del dueño de fiarle el preciado brebaje está lo tomó y sin más ni menos salió corriendo del lugar siendo alcanzada unas cuadras más adelante por trabajadores del lugar quienes después de someterla pidieron la intervención policial para su posterior traslado a barandillas se informó.

Continuar Leyendo

BBC

Ruanda, el país africano que se enfrenta a Estados Unidos porque no quiere su ropa usada

Publicado

el

Por

Foto: BBC

Economía (BBC) – La imposición de aranceles a las importaciones de ropa provenientes del país africano por parte de Estados Unidos provocó un conflicto que, hasta ahora, no da señales de tregua.

La disputa incluye el oscuro mercado de la importación de ropa de segunda mano y el rechazo de Ruanda a ceder frente a la mayor economía del mundo.

La historia comenzó en marzo de este año, cuando Washington le notificó a Ruanda que en 60 días pondría fin al convenio que le permite vender ropa a Estados Unidos libre de aranceles.

Se trata de un estatuto especial que tiene el país bajo el Acta de Crecimiento y Oportunidades para África (Agoa, por sus siglas en inglés).

El acta es el símbolo de las leyes estadounidenses que buscan mejorar el comercio y la inversión en ciertos países africanos, a través del acceso libre de impuestos a 6.500 productos exportados desde África.

Donald Trump y Paul Kagame.

“La decisión del presidente enfatiza su compromiso con el cumplimiento de nuestras leyes comerciales y con asegurar que exista justicia en nuestras relaciones comerciales”, dijo el vicerepresentante de Comercio CJ Mahoney en aquel momento.

 

¿Por qué Ruanda prohibió la importación de ropa usada?

La idea de Ruanda al prohibir la importación de ropa usada es proteger su emergente industria textil.

Muchas naciones africanas fueron alguna vez el hogar de dinámicas industrias textiles. Pero décadas de mala administración, inestabilidad y un aumento de la competencia global no han pasado en vano.

Esta situación se puede ver en Ghana, donde la liberalización del mercado en la década de los 80 llevó a una fuerte pérdida de trabajos en el sector textil, desde 25.000 personas en 1977 a 5.000 en 2000.

Kenia tenía medio millón de trabajadores en el sector hace un par de décadas. Hoy solo hay decenas de miles.

La importación de ropa usada desde países desarrollados es uno de los factores que han contribuido a la crisis (al borde del colapso) de la industria de la ropa en el África subsahariana.

Los precios de las prendas de vestir son tan baratos que las empresas locales no pueden competir.

Según un estudio de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), en 2015 la Comunidad Africana Oriental (una unión aduanera formada por por Kenia, Uganda, Tanzania, Burundi, Ruanda y Sudán del Sur) representó cerca del 13% de las importaciones globales de ropa de segunda mano, por un valor de US$274 millones.

Cerca del 67% de la población del Este de África compró al menos una parte de sus prendas de vestir en algún mercado de ropa usada, según el mismo informe.

Continuar Leyendo

Tendencia