10 trucos que quizá no conocías del microondas | CRN Noticias
Contáctanos

Salud, moda y familia

10 trucos que quizá no conocías del microondas

Publicado

el

Lo utilizas todo el rato, para calentar la leche del desayuno o el pollo en salsa que cocinaste anoche, incluso te sirve para cocinar algún que otro plato sencillo. Y llegó un momento en el que te preguntas cómo se las arreglaban antes del microondas.

El primer aparato se vendió en 1946. Pero en casi siete décadas dio un salto a la fama, convirtiéndose en uno de los electrodomésticos predilectos de la casa.

Sin embargo, además de ayudarte a no perder tiempo con las comidas, sus ondas de radio de alta frecuencia tienen otros usos domésticos que quizá no conocías.

Estos diez que te presentamos son solo unos cuantos de la lista y te pueden hacer la vida más fácil.

Eso sí, hazlos con cuidado y recuerda siempre que no se deben meter objetos metálicos en el microondas.

1. Despegar sellos

Si escribiste mal la dirección del destinatario de una carta, tenía ya el sello pegado y quieres recuperarlo, el microondas te echará una mano.

Antes que nada debes humedecerlo con un poco de agua. Después, introduce la carta en el microondas y caliéntala durante 20 segundos, no más.

Verás que el sello se despegará del sobre sin el menor esfuerzo.

2. Cortar cebolla sin llorar

Dentro de las células de la cebolla existen algunos compuestos que contienen azufre.

Al cortarla con un cuchillo las células se rompen y estos compuestos sufren una reacción química que los transforma en moléculas sulfuradas más volátiles.

Éstas, a su vez, reaccionan con la humedad de los ojos generando ácido sulfúrico y producen una sensación de quemazón.

Y ante esto, las terminaciones nerviosas detectan la irritación y el cerebro reacciona diciéndole a los conductos lacrimales de tus ojos que produzcan más agua, es decir lágrimas, para diluir el ácido y proteger así los ojos.

Sin embargo, este proceso se puede evitar introduciendo la hortaliza con los extremos cortados en el microondas durante 30 segundos.

Debes escoger el programa de máxima potencia.

3. Desinfectar estropajos

Puedes eliminar las bacterias del estropajo o el trapo de cocina sin necesidad de usar desengrasantes, lavavajillas, ni ningún otro producto químico.

Ten en cuenta los estropajos metálicos no pueden meterse en un microondas.

Sólo debes introducir los trapos en cuestión en el microondas durante varios minutos a máxima potencia. Las bacterias morirán por las altas temperaturas.

Este truco sirve también para desinfectar esponjas de baño.

4. Esterilizar frascos de conservas

La forma posiblemente más conocida para esterilizar los frascos con los que hacer después conservas es hervirlos.

Pero existe otra manera, más rápida y eficaz. E incluye, como no, el microondas.

El procedimiento no te llevará más de dos minutos.

Antes de introducirlos en el horno hay que quitar las tapas a los frascos y llenarlos de dos dedos de agua.

Después hay que esperar a que el agua hierva, lo que serán, aproximadamente, dos minutos.

5. Comprobar que una taza es apta para el microondas

No toda la vajilla lo es. Entre los materiales permeables a las microondas y por tanto aptos para cocinar en este tipo de hornos se encuentran el vidrio refractario tipo Pyrex, Arcoroc, Duralex, Arcopal, Pyroflam (siempre que no sean demasiado finos porque se romperían), la porcelana, la cerámica, la loza, la madera, el mimbre y el barro.

Este último, si está vitrificado puede llevar hierro y plomo en su composición por lo que no debe introducirse en los microondas comunes, que no aceptan herramientas metálicas.

Por esa misma razón, también la porcelana estampada o con filos dorados puede llevar metales. Antes de usarla en este tipo de hornos hay que comprobar siempre si es apta o no.

Una manera sencilla de saberlo es poniendo sobre el plato giratorio el recipiente a comprobar vacío y junto a éste un vaso de agua.

Programa después el horno para que caliente a máxima potencia durante un minuto.

Al cabo de ese tiempo, si el recipiente es apto para microondas, debe estar frío y el agua del vaso caliente. Si el recipiente está caliente, quiere decir que absorbe microondas y, por tanto, no es apto para ser usado en este tipo de hornos.

Esta prueba no debe hacerse con el recipiente vacío y sin el vaso de agua a su lado.

La razón es porque, si éste fuera permeable a las microondas del horno, el aparato se podría estropear al no tener ningún elemento que absorbiera las ondas de radio de alta frecuencia que está emitiendo.

6. Dejar el horno como nuevo

Una manera fácil de limpiar un microondas es introduciendo en él servilletas de papel de cocina. Humedécelos y pégalos en el interior del microondas, dejando la salida del aire libre.

Después debes poner en marcha el aparato. A los 5 minutos los papeles estarán secos, habrán absorbido toda la suciedad y el microondas estará impecable.

Aunque si el electrodoméstico está extremadamente sucio es probable que debas echar mano de este otro truco.

En ese caso puedes colocar sobre la bandeja un bol lleno de agua y rociar con vinagre el interior del horno.

Si lo pones en marcha y lo apagas en 5 minutos, podrás quitar la suciedad pasando un trapo sin frotar.

De forma similar, si deseas eliminar los olores del microondas sólo debes introducir un vaso con agua y medio limón y dejarlo en funcionamiento durante 2 o 3 minutos.

7. Fabricar compresas calmantes

Es una alternativa de andar por casa a las botellas de agua caliente o almohadillas eléctricas y es muy sencilla de hacer.

Para disponer de una compresa calmante calienta una toalla humedecida enrollada durante un minuto en el microondas.

Si la dejas más tiempo, podrías llegar a quemarte.

8. Hacer que la máscara de pestañas dure más

El tubo de máscara de pestañas está aún medio lleno pero ya se resecó.

Es algo común, consecuencia de sacar y meter el cepillo con frecuencia.

Sin embargo, existe un truco para poder utilizar el producto hasta que se agote.

Consiste en poner el tubo de cosmético en el microondas junto a un vaso de agua y calentarlo durante 30 o 40 segundos.

Al cabo de ese tiempo, el contenido volverá a estar tan fluido como cuando la compraste.

9. Higienizar la tabla de cortar

Además de esponjas, estropajos y trapos de cocina, también podrás desinfectar la tabla de cortar en el microondas.

Para ello tendrás que lavarla, restregarla con un limón e introducirla en el horno. En un minuto estará lista.

10. Aprovechar al máximo el limón

Si quieres aprovechar hasta la última gota del ácido jugo, mételo durante 10-20 segundos con el microondas a su máxima potencia.

Esto ayudará a que se desprenda más fácilmente de la piel. Así, al exprimirlo obtendrás más jugo.

Y el truco sirve por igual para las naranjas.

@bbmundo

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Curiosidades

¿Te desagradan algunos sonidos fuertes? Averigua por qué

Publicado

el

Por

Algunos ruidos pueden generar sensaciones desagradables y estremecedoras para el ser humano, por ejemplo, pasar las uñas por una pizarra puede ocasionar escalofríos, dentera y grima para muchas personas, sin embargo esto se debe a la sensibilidad del oído y a otros factores que la ciencia explica de la siguiente manera:

Un equipo de científicos de la Universidad de Newcastle en Australia ha descubierto que se debe a una interacción entre la región del cerebro que procesa el sonido, que vendría siendo la corteza auditiva, y la amígdala, una estructura cerebral que procesa las emociones.

Los resultados de esta investigación podrían ayudar a explicar enfermedades como la “hiperacusia” y la “misofonia”.

La hiperacusia es el aumento de la sensibilidad auditiva que suele deberse a una irritación en alguna parte de la vía auditiva. Este síndrome genera una disminución de la tolerancia a sonidos normales y naturales del ambiente. Los pacientes con hiperacusia sienten los sonidos normales como exageradamente elevados, también les molesta la voz los niños, el sonido de la vajilla, la bocina de los autos, el ruido de una moto, una frenada, etc.

Los pacientes con hiperacusia se sienten virtualmente prisioneros del ruido, ya al despertarse les molesta el sonido de las actividades habituales, que oyen como inusitadamente elevado.

Por otro lado la misofonia consiste en un síndrome que se define literalmente como “odio a los sonidos”, esta se manifiesta como un fuerte enojo causado por los sonidos que generan otras personas al comer, sorber, masticar chicle e incluso respirar. Las personas con misofonía pueden sentirse irritadas, enfurecidas o incluso sentir pánico cuando escuchan los sonidos que las perturban.

Estos dos trastornos podrían explicar por qué ciertos sonidos tienden a ser insoportables y generar “grima” en algunas personas. Es importante que las personas que los padecen de forma habitual asistan a los especialistas y acudan a terapias para ayudarse. (Vía Culturizando)

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

Recomendaciones para la salud auditiva durante las actividades cívicas

Publicado

el

Por

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

¿Cuándo es mejor ducharse, por la mañana o por la noche?

Publicado

el

Por

Se haga a la hora que se haga, ducharse todos los días es una obligación social. Nuestros compañeros del trabajo agradecen infinito que lleguemos limpios y oliendo bien, por no hablar de las personas que nos acompañan en el transporte público. Pero aunque el efecto sea el mismo, no es lo mismo ducharse por la mañana que por la noche. ¿Qué momento es más recomendable?

Para la experta en sueño y descanso Nancy Rothstein, la respuesta es clara: por la mañana la ducha es una cuestión de higiene y por la noche es una cuestión de relax. Y todo el mundo debería lavarse a en esas dos ocasiones.

Según explica en Glamour UK, cada vez que nos mojamos el cuerpo los niveles de cortisona -la hormona relacionada con el estrés- bajan, por lo que entrar en la ducha supone un acto de relajación barato y muy efectivo.

Para ella, las duchas nocturnas son una forma de premiar a nuestro organismo después de un duro día de trabajo y ponerlo a punto para entrar en la cama y que el sueño sea más reparador.

Rothstein también explica que la ducha matutina además de para oler bien en nuestro puesto de trabajo -y facilitar nuestra socialización- puede servir para meditar y planear el día que tenemos que afrontar por delante. Si a esta visualización añadimos pensamientos positivos, los niveles de cortisona decrecerán incluso más rápido, lo que nos servirá para poder afrontar el estrés de una dura jornada laboral de una forma mejor.

¿Y qué ocurre con otras rutinas de belleza, como por ejemplo el afeitado? Para la dermatóloga Mona Gohara, de la Universidad de Yale (Estados Unidos), el mejor momento del día para afeitarse es por las mañanas a primera hora, ya que nuestro cuerpo tiene más plaquetas que en ninguna otra hora y así si nos cortamos tendremos una defensa más efectiva.

Y lo mismo ocurre con cualquier otra costumbre que tenga que ver con la piel: el mejor momento de nuestra epidermis es por la mañana, es cuando está más receptiva, explica Gohara en The Independent. Así que si queremos exfoliarla o hidratarla, esa es la mejor hora.

Vía Yahoo

Continuar Leyendo

Tendencia