4 datos que quizás no conoces que pueden quitar la mala reputación a las cucarachas | CRN Noticias
Contáctanos

Ciencia

4 datos que quizás no conoces que pueden quitar la mala reputación a las cucarachas

Publicado

el

Reputación: las cucarachas son asquerosas, carroñeras inmortales a las que no le afecta la radiación y serán las únicas sobrevivientes en un mundo postapocalíptico.

Realidad: en el mundo hay casi 5.000 especies de cucarachas, de las cuales sólo 30 tienen tendencia a ser plagas. Estas pocas afectan la imagen de un grupo de insectos que presume de una rica e increíble diversidad de formas. Y sí, las cucarachas también se achicharran con la radiación.

La visión de una cucaracha merodeando por los rincones de la cocina es sin lugar a dudas desagradable. Y es eso lo que nos ha llevado a la mayoría de nosotros a creer que todas las cucarachas son igual de repugnantes.

Pero en realidad, esto es como si tras ver a un ratón o una rata dijéramos que todos los roedores son una plaga asquerosa.

Si esto no es suficiente para convencerte de que las cucarachas no se merecen la reputación que tienen, aquí te ofrecemos otras cuatro razones.

1. En todas partes, pero muchas muy lejos de tu cocina

Blaberus discoidalis

Las cucarachas viven en una gran variedad de hábitats.

“A excepción de la Antártica, se han visto en todos los continentes, desde selvas tropicales a desiertos”, explica George Beccalono, experto en insectos ortóperos del Museo de Historia Natural de Londres.

Si bien hay una abundancia de especies en los trópicos y en altitudes bajas, donde las temperaturas son altas, hay las que son resistentes a climas extremos.

La Eupolyphaga everestiana es una montañera que vive en el Monte Everest, y en otros rincones de la Tierra que están a más de 5.000 metros de altura.

2. Gigantes, ecológicas y desinteresadas en los humanos

Megaloblatta blaberoides

La cucaracha cavadora gigante o cucaracha rinoceronte de Queensland, Australia puede llegar a medir ocho centímetros y pesar 30 gramos.

Pero si esta te parece grande, espera a ver la Megaloblatta blaberoides, que presume de sus18 centímetros de largo.

Estamos hablando de cucarachas del tamaño de tu mano.

Pero no hay por qué alarmarse. A estos insectos no les interesan los humanos.

Macropanesthia rhinoceros

“Las cucarachas rinocerontes, por ejemplo, sólo se alimentan de cortezas y hojas muertas”, señala Beccalono.

La mayoría de las cucarachas tienen un papel ecológico como el de sus parientes gigantes, alimentándose de materia orgánica en descomposición y por ende haciendo que haya nutrientes disponibles para otros organismos.

“Hay indicios de que la importancia ecológica (de las cucarachas) es enorme“, dice Beccaloni.

3. Un delicioso manjar

Cucaracha banana o cubana

Para muchas especies -humanos incluidos- las cucarachas son consideradas un delicioso manjar.

Esto explica por qué muchas han evolucionado en formas ingeniosas para evitar ser comidas.

La cucarachas banana o cubana (Panchlora) optó por llevar un camuflaje simple: su verde color las ayuda a mezclarse con el follaje.

Therea olegrandjean

Mientras que la Perisphaerus pueden en enrollarse en una especie de pelota, un poco como un armadillo.

Y las Prosoplecta te pueden engañar con un traje muy parecido al de las mariquitas.

Y para lograr que las alas parezcan redondeades, Beccaloni señala que doblan sus alas en las puntas, “de la misma forma que ocurre con los paraguas”.

4. Reproducción sin machos y aparatos como placentas

“Cuando hablamos de biología reproductiva, como grupo, las cucarachas, son uno de lo más -sino el más- variado de todos los insectos”, cuenta el experto.

Algunas especies de cucarachas parecen ser totalmente partogenéticas.

Las hembras son capaces de hacer clones perfectos sin la necesidad de machos o copulación.

Otras pueden cambiar de modo sexual a asexual, dependiendo de las condiciones en las que estén.

Sin embargo, la mayoría de las especies de cucarachas producen un saco de huevos, otras los ponen y se van, y algunas las llevan los huevos en su cuerpo hasta que dan a luz a los retoños.

Gromphadorina portentosa

Quizás las más interesantes sean las Diploptera punctata, que depositan los huevos directamente en sus bolsas de crías y las alimentan con una secreción como la leche.

“Es la proteína rica en energía más nutritiva que se haya descubierto”, según Beccaloni, dando a luz crías bien desarrolladas.

Si esto suena familiar, así debería ser.

Es una situación muy similar a la de la placenta de un mamífero“, comenta Beccaloni.

Y en algunos casos, la hembra incluso cuida a sus crías tras nacer.

Entonces, ¿te repugnan un poco menos las cucarachas ahora?

Cucaracha
¿Le darías a esta cucaracha una segunda oportunidad?

 

Vía BBC

Publicidad

You must be logged in to post a comment Login

Ciencia

Guatemala en National Geographic “Tesoros perdidos de los mayas”

Publicado

el

Por

De Egipto a China, las grandes civilizaciones del mundo antiguo se han estudiado por años y se las puede reconocer al instante. La maya, una de las civilizaciones antiguas más misteriosas, nunca había sido ubicada en la misma escala, hasta hoy. Un relevamiento pionero de la jungla guatemalteca reveló, a través de un mapeo subterráneo en la cubierta forestal, más de 60.000 estructuras desconocidas y puso al descubierto una vasta red de ciudades, fortificaciones, granjas y rutas. También dejó a la vista un gran trabajo de ingeniería y áreas agrícolas especializadas capaces de proveer sustento alimenticio a una población masiva a un nivel casi industrial. Esta concepción totalmente nueva acerca de las grandes creencias que se tenían sobre los mayas se relata por primera vez en “Tesoros Perdidos de los mayas”, de National Geographic que se estrena en Guatemala el domingo 11 de febrero a las 8 PM.

Durante décadas los arqueólogos trabajaron en la jungla para reconstituir su conocimiento sobre los mayas. Sus hallazgos llevaron a la teoría de que las ciudades mayas estaban aisladas y eran autosuficientes. Sin embargo, esta creencia de larga data es hoy rebatida por la iniciativa guatemalteca PACUNAM LiDAR (Light Detection and Ranging, por sus siglas en inglés), un consorcio de más de 30 científicos y arqueólogos pertenecientes a instituciones académicas líderes a nivel mundial, organizado y financiado por la Fundación PACUNAM, la que ha utilizado una costosa tecnología para relevar por vía aérea más de 2.000 kilómetros cuadrados de selva. Los hallazgos -representados en asombrosos y modernos mapas digitales y en una aplicación de realidad aumentada que transforma los datos aéreos en una vista del terreno, diseñada exclusivamente para el documental– muestran el paisaje debajo del follaje sin tener que cortar ni un solo árbol. Anteriormente se había sugerido una población estimada de maya de entre 1 y 2 millones de habitantes, mientras que los nuevos datos estiman que unos 20 millones de habitantes vivieron a lo largo de las llanuras mayas – una cantidad que representa alrededor de la mitad de la población europea total en aquel momento, en un área con apenas el tamaño de Italia.

“Parece un truco de magia”, comenta en el especial de una hora Tom Garrison, uno de los arqueólogos que lideran el proyecto, y agrega, “Este relevamiento es uno de los desarrollos más importantes en la arqueología maya de los últimos 100 años”.

San Diego, CA – White Boxes 12 showing some of the 60K new structures LiDAR has revealed (Wild Blue Media)

A medida que los arqueólogos reconstituyen los detalles sobre la complejidad y extensión de la civilización maya, también dirigen su mirada a quiénes fueron los responsables de dirigir una sociedad tan vasta. “Tesoros Perdidos de los Maya” revela de qué modo una obscura dinastía real conocida como los Reyes Serpiente llegaron a dominar el mundo maya mediante conquistas, matrimonios y reyes que eran títeres. Los Reyes Serpiente eran totalmente desconocidos, hasta que los expertos descifraron las inscripciones mayas y ahora las evidencias apuntan a que su poder se extendió desde México y Belice, y a lo largo de Guatemala. Incluso en 562, llegaron a conquistar Tikal, la ciudad maya más importante de todas.

Tikal, un popular destino turístico y una de las ciudades más estudiadas del mundo maya, hoy se mira desde una nueva perspectiva gracias al relevamiento LiDAR que ha expuesto una pirámide antes desconocida en el mismo centro de la ciudad. Anteriormente considerada por los arqueólogos como una formación natural, este hallazgo se convirtió en uno de los más importantes en Tikal central durante décadas. Además, los datos del LiDAR revelan que la ciudad es tres o cuatro veces más grande de lo que se creía anteriormente. En las afueras de Tikal y de muchas otras ubicaciones, los datos del LiDAR muestran extensas defensas y fortificaciones, que apoyan esta completa nueva teoría de que los mayas participaban en guerras a gran escala.

Francisco Estrada-Belli, un explorador de National Geographic y uno de los arqueólogos que lideran en conjunto la iniciativa, ha estado explorando la Antigua ciudad maya de Holmul durante casi dos décadas, y ha descubierto evidencias del legado de los Reyes Serpiente a lo largo de su búsqueda. Al excavar un friso gigante grabado en piedra y una tumba real en la profundidad de las pirámides de la ciudad, ha reconstituido pistas sobre un rey y una reina del siglo XVII, parte de la vasta dinastía de los Reyes Serpiente. En el valle inundado que rodea la ciudad, el arqueólogo utiliza los datos del LiDAR para demostrar el modo en que miles de hectáreas fueron drenadas, irrigadas y convertidas en tierras de cultivo a una escala asombrosa. Al igual que en el valle central de California, el área de 20 kilómetros de largo habría estado cubierta de granjas con el potencial de proveer alimento a toda la región cercana a Tikal.

“Hay ciudades enteras de las cuales no teníamos conocimiento, que están apareciendo ahora gracias a los datos del relevamiento”, dice Estrada-Belli en el especial de National Geographic. “Hay 20.000 kilómetros cuadrados más para explorar y seguramente encontremos cientos de ciudades que hoy desconocemos. Se los puedo asegurar”.

Una de esas ciudades anteriormente desconocidas es hacia donde ahora se dirige el explorador de National Geographic, Albert Lin en “Tesoros Perdidos de los Mayas”. Con los nuevos datos del LiDAR como guía, Albert llevado a la jungla y deberá caminar kilómetros a pie para localizar la nueva estructura descubierta. Habiendo realizado un mapa de tan solo un décimo del área seleccionada, la iniciativa PACUNAM LiDAR todavía tiene mucho por develar, pero Lin localiza la pirámide que está buscando. Con una altura de siete pisos, aún está en gran parte intacta, pero está tan cubierta de vegetación que es casi invisible a simple vista. Llevará generaciones de trabajo científico explorar en su totalidad todos los nuevos hallazgos.

“Nosotros solamente seguimos un mapa creado por láser en superficie, utilizamos un helicóptero para llegar a la jungla, y luego nos introdujimos en ella durante horas para llegar a este punto, para encontrar esto”, dice Lin parado frente a la pirámide en “Tesoros Perdidos de los Mayas”. Y agrega, “Esta información del LiDAR esencialmente está reescribiendo la historia de los maya”.

“Tesoros Perdidos de los Maya” está producida por Wild Blue Media para National Geographic. Para Wild Blue Media, el productor ejecutivo es Cameron Balbirnie. Para National Geographic, la productora ejecutiva es Carolyn Payne; Hamish Mykura es vicepresidente ejecutivo, de programación y desarrollo; y Tim Pastore es presidente de programación original y producción.

Horarios de emisión y repetición en Guatemala:

  • Estreno domingo 11 de febrero a las 8 PM
  • Domingo 11 de febrero a las 9:50 PM
  • Lunes 12 de febrero a las 10:45 PM
  • Miércoles 15 de febrero a las 8:55 PM
  • Lunes 19 de febrero a las 9 PM
  • Martes 20 de febrero a las 5 PM
  • Jueves 22 de febrero a las 9:50 PM
  • Domingo 25 de febrero a las 8 PM
  • Martes 27 de febrero a las 9:50 PM

Continuar Leyendo

Ciencia

Según la ciencia, las personas con mala memoria son más inteligentes

Publicado

el

Por

(Infobae) – La buena memoria siempre es asociada con la eficiencia, la excelencia e incluso con la inteligencia, pero según una investigación publicada en el Journal Neuron, tener mala memoria hace a las personas más inteligentes.

Se llegó a este resultado gracias a un estudio que llevaron a cabo Paul Frankland y Blake Richards de la Universidad de Toronto, Canadá. En este estudio aseguran que ser más inteligente es un producto de poder observar, retener lo relevante y olvidar lo irrelevante para tomar decisiones importantes.

Los investigadores estudiaron años y años de memoria selectiva y el funcionamiento del cerebro, tanto en humanos como en animales.

Según los científicos, olvidar los detalles que no son importantes ayuda a que se tomen decisiones en la vida diaria y además posibilita las conexiones neuronales que superponen conocimientos nuevos por sobre los antiguos. Es decir, el mecanismo habilita la posibilidad de incorporar nuevos conocimientos y adaptarse con mayor facilidad a situaciones inesperadas.

También, a raíz del mecanismo descubierto, se podría decir que olvidar recuerdos es necesario, ya que sin este proceso el cerebro enviaría constantemente recuerdos de situaciones conflictivas, obstaculizando la posibilidad de tomar decisiones en base a las nuevas experiencias durante el transcurso de la vida.

Otro de los motivos por los que la memoria olvida ciertos datos de eventos transcurridos es porque tiene la capacidad de recordar una imagen en general. Los investigadores sostienen que el mecanismo tiene como finalidad brindarnos la posibilidad de aplicar con más eficacia esos recuerdos en situaciones que transcurren en el momento presente.

Finalmente, lo que explicaron los científicos es que los olvidos ocasionales sólo demuestran que la memoria de la persona se encuentra en buen estado.

Continuar Leyendo

Ciencia

¿Cuál fue la misteriosa causa que extinguió al enigmático tigre de Tasmania?

Publicado

el

Por

(Infobae) – Una investigación científica descartó que la intervención del hombre haya sido la principal causa de desaparición del marsupial. Si bien la caza intensiva y la ocupación de su hábitat natural contribuyeron a su extinción, un fenómeno climático sería el máximo responsable.

El tigre de Tasmania sobrevive en la discusión científica. Enigmas, misterios, conjeturas resisten su extinción y lo mantienen inalterable en el clamor popular. El último tigre de Tasmania, lobo marsupial o tilacino (Thylacinus cynocephalus) habría muerto en el zoológico de Hobart en 1936: se llamaba Benjamín. Hay quienes creen que aún quedan ejemplares en la isla que le dio su nombre. Siempre estuvo asociada su extinción a la desidia del hombre: la caza intensiva, la ocupación de sus hábitats naturales y los efectos de las especies invasoras (perros salvajes) eran las causas más valoradas por los expertos.

La disminución de la población del que fuera el marsupial carnívoro más grande del mundo bien fue promovida por el hombre. Entre 1830 y 1909 el mayor depredador terrestre del continente oceánico fue acusado de destruir el ganado de los campesinos: matarlos daba recompensa económica. Sin embargo, son hipótesis no conclusivas. Una nueva investigación científica encontró una nueva presunción sobre la regresión de esta icónica especie: el cambio climático en general y la corriente de El Niño en particular.

El estudio, publicado en la revista Journal of Biogreography, analizó 51 secuencias mitocondriales de ADN de diferentes ejemplares de la especie. Los investigadores del Centro Australiano de ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida (ACAD) presumían que su teórica aniquilación debía estar ligada a eventos ajenos a la acción directa del hombre. Rastrearon la genética de los huesos de las poblaciones de los últimos 30 mil años yencontraron que el cambio climático provocado por El Niño-Oscilación del Sur (ENSO, por las siglas en inglés) contribuyó a la desaparición del tigre de Tasmania.

La nueva hipótesis asegura que el comienzo del fin para el singular animal comenzó hace cuatro milenios, cuando el fenómeno climático que produce severas alteraciones en los ecosistemas del mundo -seca las zonas húmedas del Pacífico occidental e inunda los países secos- afectó su hábitat natural. El registro fósil asoció los períodos de sequía de la Australia meridional -donde vivía para ese entonces la población más importante del marsupial- con el rápido retroceso de la especie.

 


“El ADN antiguo analizado en este estudio nos dice que la extinción del tilacino en el continente australiano fue rápida y no se debió a factores intrínsecos como la endogamia o la pérdida de la diversidad genética”, expresó la autora Lauren White en un comunicado emitido por la Universidad de Adelaida. La investigación sugiere que el tigre de Tasmania fue herido de muerte hace 3.500 años por efecto del cambio climático -no el inducido por la actividad negligente del hombre- aplicado por la corriente de El Niño. Las largas sequías redujeron de manera drástica la cantidad de ejemplares y afectaron la diversidad genética de la especie.
Según los autores del reporte científico, una población más modesta sobrevivió a las modificaciones climáticas hasta principios del siglo XX en la isla homónima porque Tasmania tiene un clima más cálido y seco debido a mayor registro de precipitaciones. Lo que queda del mitológico animal son más de cuatro mil denuncias de avistamiento en el continente oceánico, recompensas millonarias por la captura de un ejemplar vivo y una historia de enigma, misterio y esperanza.

Continuar Leyendo

Tendencia