8 técnicas para mejorar la concentración | CRN Noticias
Contáctanos

Curiosidades

8 técnicas para mejorar la concentración

Publicado

el

La concentración es la acción y efecto de centrar intensamente la atención en algo.

Es importante diferenciar que estar concentrado implica que estamos enfocados exclusivamente en algo, excluyendo todo lo demás, mientras que la atención, incluye todo lo que ocurre a nuestro alrededor, cada detalle, cada cosa que sucede.

Como cualquier otro órgano, el cerebro no puede estar en su máximo rendimiento durante periodos demasiado prolongados de tiempo porque se fatiga y necesita descansar para recuperar su nivel de funcionamiento.

Nuestro organismo desvía la atención para obligarnos a parar para protegerse si nosotros no paramos la actividad que nos cansa.

Síntomas como falta de atención, hiperactividad e impulsividad pueden dificultarte el tener un día productivo y cien por ciento concentrado. La clave del éxito es aprender cómo trabajar con estos síntomas, y no luchar contra ellos.

La concentración es como un músculo, podemos aprender a entrenar nuestra capacidad de enfocarnos, y así mejorar nuestros niveles de concentración, memoria y aumentar nuestra productividad.

A continuación ocho técnicas para mejorar tu concentración:

1. Descansa lo suficiente

Para poder concentrarnos bien necesitamos dormir las horas suficientes para proporcionarle al organismo la recuperación cerebral y cognitiva necesaria para poder rendir perfectamente.

Si no se descansa lo suficiente vamos a estar dispersos, tendremos menos memoria, seremos más irritables y estamos más irascibles. Además, la falta de sueño puede producir molestias en los ojos y visión borrosa de manera transitoria.

Durante las horas en que dormimos, el cerebro realiza un “reseteado” de ciertas funciones, preparándonos para que el día siguiente podamos procesar mucho mejor la información y los estímulos. Además, dormir ocho horas es también muy bueno para nuestra memoria a largo plazo y ayuda a disminuir el estrés.

2. Escribe con papel y bolígrafo

Según un estudio publicado en el diario Psychological Science si escribimos a mano, nuestro cerebro hará un esfuerzo superior para concentrarse y recordará más fácilmente los datos y apuntes que salgan de nuestro puño y letra.

3. Gestiona el estrés y no dejes que te invadan las preocupaciones

Si lo que queremos es realizar una actividad cognitivamente demandante durante un rato, nuestra mente necesitamos gozar de un estado mental que no sea ni excesivamente relajado -que nos induciría al sueño y a la escasa retención de datos- ni excesivamente activo -estaríamos tan nerviosos que simplemente no seríamos capaces de focalizarnos en una sola tarea-.

Puedes manejar el estrés apretando fuerte el puño o una pelota anti-estrés durante un minuto, meditando, respirando o haciendo ejercicio –que además aporta múltiples beneficios para la salud- y así podrás cumplir tu objetivo sin que nada te perturbe.

4. Juega ajedrez

Un estudio publicado en Science Direct explica que si queremos aumentar la concentración, una alternativa es jugar ajedrez ya que exige una gran capacidad de concentración para analizar cada situación que se produce en el tablero, tomar decisiones acertadas y anticiparnos a los movimientos del rival.

Es una actividad perfecta para desarrollar ambas capacidades, además de nuestra habilidad para el razonamiento lógico y estratégico.

5. Elimina las distracciones

El ruido ambiental afecta a nuestro rendimiento si estamos realizando una tarea que requiere concentración –ya sea el celular, la televisión, la radio, etc.-. Cuando menos ruidoso sea el entorno, más en forma estarán tus habilidades cognitivas.

Para focalizarte por completo en una tarea, lo ideal es que encuentres un espacio cómodo y sin distractores. También que la temperatura del espacio en cuestión no sea ni demasiado frío, ni demasiado caluroso.

6. Planifica tu tiempo y ocupaciones

Establece prioridades y planifica tu día. Fijar objetivos claros y lo más específicos y realistas posibles te ayudará a organizarte, definir el ritmo y aprovechar mejor cada minuto. Usa tu tiempo libre para jerarquizar tus pendientes.

Si contamos con el tiempo necesario para dedicar a cada tarea, evitaremos el estrés, las prisas y los inconvenientes que puedan surgir, y seremos más capaces de dedicar un esfuerzo inteligente y productivo a la tarea.  Si sabemos exactamente qué tenemos que hacer y cómo, la tarea se vuelve más sencilla, y nuestro estado de focalización es más adecuado a la hora de abordar cada subtarea con éxito.

Recuerda incluir un tiempo para los imprevistos que sea suficiente para reaccionar y evitar así el estrés y que tu planificación no se venga abajo al menor contratiempo.

También es recomendable elegir el momento del día en que sientas que eres más productivo para hacer las tareas más importantes y dejar las menos relevantes para después, sin embargo, hay personas que prefieren hacer lo más fácil primero, ya queda a tu elección.

Si los trabajos que debes realizar son muy complejos, lo más aconsejable es que lo dividas en partes, para que puedas ir cumpliendo con cada una de ellas alternativamente.

Una vez finalizada una tarea que te ha demandado mucho esfuerzo, prémiate con algo de tu agrado, puede ser un descanso, mirar televisión, tomar un café, conversar por teléfono, o salir a caminar; tú eliges lo que más te plazca.

 

7. Ordena todo el material que vas a utilizar y deja todo al alcance de la mano

Trata de tener todo lo necesario a tu alcance y siempre en el mismo lugar, para que lo encuentres con facilidad y no pierdas tiempo innecesariamente.

Además, mantén la mesa de trabajo lo más despejada y limpia posible, sin objetos distractores al alcance de la vista.

Al estudiar puedes utilizar alguna o varias técnicas para fijar conocimientos tales como: subrayado, esquemas conceptuales, notas, resúmenes, resaltar fragmentos de textos importantes con diferentes colores, tú decides.

 

8. Toma un descanso rápido cada cierto tiempo

Está comprobado que luego de 90 minutos, la concentración se pierde, por lo que, transcurrido ese tiempo, es mejor tomarte un respiro y distraerte.

Toma descansos o siestas energéticas para reiniciar tu concentración y mantenerla funcionando a casi el 100 %.

Además, debes mejorar el flujo de oxígeno al cerebro porque la sangre –el principal vehículo de oxígeno en nuestros cuerpos- se acumula en la mitad inferior de nuestros cuerpos como resultado de la gravedad y no empuja tanto oxígeno al cerebro. Para eso levántate y camina de vez en cuando para bombear la sangre.

 

La productividad y la concentración

Si lo que quieres es mejorar tu concentración para ser más productivo, debes saber que la productividad se mide por el número de objetivos conseguidos, no por el tiempo empleado.

Aunque tengas problemas para concentrarte, no te digas a ti mismo que no puedes, que no tienes esa capacidad. Al hacer eso te estas saboteando y complicándote.

Reconoce que sí puedes mejorar tu concentración. Si te entrenas, claro que puedes mejorar.

 

Vía Culturalizando

Publicidad

You must be logged in to post a comment Login

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Curiosidades

Un año del perro ya no equivale a siete de los humanos

Publicado

el

Por

(La Nación) – Se dice que un año de vida en los perros equivale a siete de los nuestros. Así, durante mucho tiempo calculamos la edad de nuestras mascotas y las equiparamos con la edad humana. Pero la realidad es bien distinta y ese cálculo, revelaron, es sólo un mito.

Este vídeo de Science Insider tira abajo el cuentos de los años perrunos con un simple cálculo. Al parecer, los perros alcanzan la madurez sexual al año de vida. Entonces, si el mito fuera cierto, los seres humanos ya seríamos capaces de reproducirnos a los siete años, cosa que no es cierta. Además de que, si seguimos esa lógica, los seres humanos viviríamos al rededor de 150 años.

Es que si bien los perros son nuestros mejores amigos son de otra especie y envejecen de forma muy distinta a la nuestra. En el primer año de vida, el perro madura muchísimo más rápido que una persona. A partir de ahí, todo depende de la raza y el tamaño de cada can.

El especialista Stanley Coren, quién publicó varios libros sobre estas lindas mascotas, indica que la forma más acertada de conocer la edad de un canino es un poco más complicada que una escala como la de que un año equivale a siete.

Al parecer, el primer año de un cachorro correspondería a los primeros 15 o 16 años de un humano, ya que que en ese periodo de tiempo, el perro desarrolla todo lo que las personas desarrollamos entre la infancia y la adolescencia. Entonces, a un perro de 2 años le correspondería la edad de un adulto joven de 24 años aproximadamente. Para los siguientes 3 años, recomiendan añadirles 5 años más.

Cuando el perro ya llega a los 5 años, es donde el tamaño comienza a importar. Según Coren, las razas pequeñas envejecen 4 años por cada uno que pasa; las medianas 6 años y las razas grandes 7 u 8 años. Por lo tanto, cuando un perro pequeño tiene 8 años humanos, tiene aproximadamente 51 años perrunos, mientras que un perro de tamaño grande de la misma edad, tendría aproximadamente 60 años.

¿Difícil, no? Tal vez lo que conviene hacer es no intentar equipararnos y simplemente aceptar la edad que tienen nuestras mascotas

Continuar Leyendo

Curiosidades

Robó cervezas por amor a su esposo

Publicado

el

Por

México – La tarde de este miércoles una mujer fue detenida en la Colonia Valle Verde de Durango, tras intentar extraer de un minisuper un 18 pack de cerveza informaron las autoridades; la detenida se identifico como Casandra “N” quien argumentó que el hecho que la había arrodillado a cometer este delito era que su “Pollo” apodado que utiliza para su marido, había encontrado trabajo después de 6 meses de búsqueda, por lo que quiso consentirlo con lo que a él más le gustaba.

Casandra acudió a un minisuper cercano a su domicilio y ante la negativa del dueño de fiarle el preciado brebaje está lo tomó y sin más ni menos salió corriendo del lugar siendo alcanzada unas cuadras más adelante por trabajadores del lugar quienes después de someterla pidieron la intervención policial para su posterior traslado a barandillas se informó.

Continuar Leyendo

BBC

Ruanda, el país africano que se enfrenta a Estados Unidos porque no quiere su ropa usada

Publicado

el

Por

Foto: BBC

Economía (BBC) – La imposición de aranceles a las importaciones de ropa provenientes del país africano por parte de Estados Unidos provocó un conflicto que, hasta ahora, no da señales de tregua.

La disputa incluye el oscuro mercado de la importación de ropa de segunda mano y el rechazo de Ruanda a ceder frente a la mayor economía del mundo.

La historia comenzó en marzo de este año, cuando Washington le notificó a Ruanda que en 60 días pondría fin al convenio que le permite vender ropa a Estados Unidos libre de aranceles.

Se trata de un estatuto especial que tiene el país bajo el Acta de Crecimiento y Oportunidades para África (Agoa, por sus siglas en inglés).

El acta es el símbolo de las leyes estadounidenses que buscan mejorar el comercio y la inversión en ciertos países africanos, a través del acceso libre de impuestos a 6.500 productos exportados desde África.

Donald Trump y Paul Kagame.

“La decisión del presidente enfatiza su compromiso con el cumplimiento de nuestras leyes comerciales y con asegurar que exista justicia en nuestras relaciones comerciales”, dijo el vicerepresentante de Comercio CJ Mahoney en aquel momento.

 

¿Por qué Ruanda prohibió la importación de ropa usada?

La idea de Ruanda al prohibir la importación de ropa usada es proteger su emergente industria textil.

Muchas naciones africanas fueron alguna vez el hogar de dinámicas industrias textiles. Pero décadas de mala administración, inestabilidad y un aumento de la competencia global no han pasado en vano.

Esta situación se puede ver en Ghana, donde la liberalización del mercado en la década de los 80 llevó a una fuerte pérdida de trabajos en el sector textil, desde 25.000 personas en 1977 a 5.000 en 2000.

Kenia tenía medio millón de trabajadores en el sector hace un par de décadas. Hoy solo hay decenas de miles.

La importación de ropa usada desde países desarrollados es uno de los factores que han contribuido a la crisis (al borde del colapso) de la industria de la ropa en el África subsahariana.

Los precios de las prendas de vestir son tan baratos que las empresas locales no pueden competir.

Según un estudio de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), en 2015 la Comunidad Africana Oriental (una unión aduanera formada por por Kenia, Uganda, Tanzania, Burundi, Ruanda y Sudán del Sur) representó cerca del 13% de las importaciones globales de ropa de segunda mano, por un valor de US$274 millones.

Cerca del 67% de la población del Este de África compró al menos una parte de sus prendas de vestir en algún mercado de ropa usada, según el mismo informe.

Continuar Leyendo

Tendencia