El lunes, el presidente estadounidense Barack Obama y el mandatario cubano Raúl Castro se reunieron en el Palacio de la Revolución de La Habana, siendo el primer contacto oficial de este tipo entre Cuba y Estados Unidos en más de medio siglo. En una conferencia de prensa conjunta, Obama anunció un “nuevo día” en las relaciones con Cuba. Castro solicitó a Estados Unidos levantar el bloqueo comercial a Cuba y devolver la base naval de Guantánamo.

El presidente Castro expresó:

“El bloqueo es el obstáculo más importante para nuestro desarrollo económico y el bienestar del pueblo cubano. Por eso, su eliminación será esencial para normalizar las relaciones bilaterales. También será beneficioso para la emigración cubana, que desea lo mejor para sus familias y su país. Para avanzar hacia la normalización también será necesario que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo”.