El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que los viernes de abril y mayo serán no laborables en el sector público para reducir el consumo eléctrico.

El anuncio en la madrugada del jueves es parte de un plan especial de ahorro en el consumo eléctrico que deben cumplir las familias y las empresas por los próximos 60 días.

“Vamos a tener fines de semana largos”, dijo Maduro, quien descartó un impacto en la productividad del país, que vive una fuerte recesión económica.

El reciente asueto de Semana Santa fue igualmente extendido con el objetivo de ahorrar energía, una medida que el viceministro de Energía Freddy Brito calificó deinsuficiente.

El 40% del consumo es residencial, informó Brito.

La crisis del sector energético venezolano, que se remonta a 2009, se profundizó este año por la sequía que produjo el fenómeno de El Niño.

“Insuficientes”

La oposición dice que, más que la sequía, el responsable de la crisis eléctrica es el gobierno, que según los críticos no realizó las medidas de mantenimiento, planificación e inversión que implicaba el esperado fenómeno meteorológico.

3

También calificó la medida del viernes libre como “irresponsable e ineficiente”.

El mandatario venezolano todavía no precisó si el racionamiento se extenderá al sector privado.

Pero dijo que las empresas de mayor consumo deberán utilizar plantas eléctricas y que las industrias básicas tendrán que reducir su consumo un 20%.

Y Maduro también reconoció que las medidas serán insuficientes de no reducirse el consumo residencial, por lo que dejó abierta la posibilidad de aumentar el racionamiento.

Ingenieros familiarizados con el sector energético dicen que durante los últimos años aumentó significativamente la demanda de electricidad, pero no la infraestructura que la abastece.

 

Vía: BBC Mundo