¿Cuándo suena el despertador eres incapaz de levantarte? ¿Estás harta de no saber qué hacer con tu cara de sueño? A continuación te desvelamos algunos consejos para disimular los efectos de una noche corta o de poco descanso.

Cómo aparecen los temidos signos de cansancio

Seguro que en más de una ocasión al levantarte te has mirado al espejo y tu rostro ha estado peor que cuando te fuiste a dormir. La aparición de bolsas en los ojos, ojeras, una piel apagada e incluso alguna rojez o la cara hinchada suelen ser los signos de cansancio más habituales.

La calidad del sueño durante la noche es lo que determina que cada mañana luzcas un buen rostro o una tez desmejorada al levantarte. Durante las primeras horas de sueño, el cuerpo segrega la hormona del crecimiento, entre cuyas funciones principales se encuentra la reparación tisular, es decir, la autoreparación de la piel. Por lo tanto, cuando duermes un tiempo insuficiente o tu sueño es de mala calidad, esta hormona no funciona correctamente y a la mañana siguiente amaneces con los temidos y antiestéticos signos de cansancio.

Recomendaciones para dormir mejor

Si bien hasta ahora no se ha podido demostrar científicamente que exista una postura perfecta para evitar las ojeras y levantarnos con un rostro resplandeciente, los expertos aseguran que dormir de lado favorece un mayor descanso.

Asimismo, aconsejan evitar dormir boca arriba en la medida de lo posible, ya que es una postura que favorece los ronquidos, lo que, consecuentemente, provoca dormir mal. Por otro lado, es aconsejable dormir con la cabeza más alta que el cuerpo para evitar que el líquido se acumule en exceso en la zona facial, especialmente en las bolsas oculares.

Trucos de belleza para cada mañana

Como ves, lo ideal para levantarte con buena cara es dormir bien y descansar lo suficiente, pero no siempre es posible. Has trasnochado, tu bebé ha pasado una mala noche y apenas has podido dormir, estás nerviosa y te cuesta conciliar el sueño, estás fuera de casa por trabajo y te cuesta dormir en otra cama, etc. Sea cual sea el motivo, es muy probable que en más de una ocasión te levantes con mala cara. Pues bien, presta atención a estos consejos y disimularás tu rostro cansado.

– Para mejorar el aspecto general de tu piel:
 Lo primero que deberías hacer al levantarte es darte una ducha fría para estimular la circulación de todo tu cuerpo. Además, el agua fresca aportará un efecto tonificador a tu rostro y disminuirá las bolsas. Si lo ves imposible de aguantar, al menos lava tu rostro con agua fría para conseguir el mismo efecto.
 Por otro lado, es muy recomendable practicar ejercicio físico a primera hora para acelerar la eliminación de líquidos, especialmente en la zona facial.
 Asimismo, tras una mala noche es muy importante rehidratar el cuerpo, por lo que te aconsejamos beber abundante agua durante todo el día, especialmente si bebiste alcohol durante la noche anterior.
 Por último, parece muy obvio, pero para evitar maltratar tu piel, es totalmente imprescindible que te desmaquilles correctamente antes de irte a dormir.

– Para la hinchazón de los ojos:
 Masajea tus parpados con suavidad con la yema de los dedos.
 A continuación, coloca sobre los ojos cerrados un saquito de café o té. Lo ideal es que estén húmedos y fríos, y que los mantengas unos cinco minutos. Tanto la cafeína como la teína poseen propiedades que tensan y reafirman la piel.
 También puedes colocar una cucharita de metal fría durante un minuto sobre tus párpados.

– Para las ojeras:
 Si te levantas con la zona inferior de los ojos oscura, lo primero que debes hacer es aplicarte una crema antiojeras para refrescar tu piel.
 A continuación, antes de maquillarte, no dudes recurrir a un corrector, preferiblemente de consistencia cremosa y en un tono más claro que el de tu piel.
 Si, por cuestiones genéticas, eres propensa a tener ojeras, te aconsejamos que apliques un sérum despigmentante o blanqueante sobre la zona al menos dos veces al día durante un mes. Notarás la diferencia.

– Tus productos de maquillaje aliados:
 Combate la mirada cansada delineando tus párpados inferiores con un lápiz de ojos de color neutro. Se verán más claros y despejados.
 Apuesta por el rizador de pestañas y utilízalo cada mañana antes de aplicarte la máscara. Tus ojos se verán más grandes y parecerán más despiertos.
 Para el rostro, lánzate y aplica un blush sobre en tus mejillas, preferiblemente en tono rosado, ya que te aportará naturalidad y hará que luzcas un aspecto más despierto y vivaz.