Dakota Johnson casi enloqueció cuando engordó cuatro kilogramos durante sus recientes vacaciones.
La protagonista de 50 Sombras de Grey no quiere y no puede subir de peso, para no verse mal en la pantalla grande, cuando tenga que desnudarse para las escenas candentes con Jamie Dornan.

“Anastasia Steele es el papel de su vida, y cuando Dakota vio que estaba con 58 kilos casi tuvo un infarto”, reveló un allegado.
Pero rápidamente la hija de Melanie Griffith logró ponerse en forma de nuevo, y con sus 1.71cm ya volvió a los 54 kilos.
“Dakota quiere adelgazar otros 2 para cuando empiece a rodar la segunda parte de la producción, a finales del año”, dijo la fuente.