El curioso origen de las tarjetas de crédito | CRN Noticias
Contáctanos

Curiosidades

El curioso origen de las tarjetas de crédito

Publicado

el

El origen de las tarjetas de crédito se remonta a principios del siglo XX, cuando en 1914 la empresa Western Union crea una tarjeta para sus clientes más selectos, que no sólo les permitía acceder a un trato preferente, sino a una línea de crédito sin cargos.

Hasta finales de los años 40, una gran cantidad de empresas comenzaron a emitir sus propias tarjetas de crédito, pero que solo tenían validez en sus establecimientos, como un método para atraer clientes y facilitar las compras a través del crédito. En 1924, por ejemplo, la General Petroleum Corporation emite su primer tarjeta de crédito para la compra de gasolina, y en 1929, la American Telephone & Telegraph emite la tarjeta Bell.

Sin embargo, la primera tarjeta de crédito tal y como la conocemos hoy en día, es decir, una tarjeta con la que podemos pagar cómodamente en múltiples establecimientos sin tener que cargar con la tarjeta de cada uno de ellos, no surgió hasta 1949, fruto de una combinación de casualidades en un restaurante de Nueva York, en concreto el Major’s Cabin Grill.

En aquel restaurante estaban cenando Frank X. McNamara, de la “Hamilton Credit Corporation”, Ralph Sneider, su abogado, y Alfred Bloomingdale, nieto del fundador de “Bloomigndale’s”. En la cena hablaron de un problema de crédito de uno de los clientes de McNamara, que se había endeudado a causa de su bondad, pues había cedido sus tarjetas de diferentes establecimientos a vecinos con problemas económicos, y ahora no podía hacer frente a sus deudas, por lo que había recurrido a la compañía de McNamara.

Casualidades de la vida, aquella noche McNamara se había olvidado el dinero en casa, algo que descubrió al ir a pagar. Tuvo que llamar a su esposa para que le trajera dinero con el que pagar la cena, y decidió que no querría pasar esa vergüenza nunca más. Así, uniendo la búsqueda de un sistema seguro y personal de pago a crédito junto con la comodidad de pagar en varios establecimientos con la misma tarjeta, surgió la Diners’ Club, fundada por los tres socios presentes en aquella cena.

Al principio la Diners’ Club (literalmente, club de cenadores) tuvo poca repercusión. Sólo 14 restaurantes neoyorquinos se adhirieron, y a principios de 1950 la tarjeta únicamente la poseían unas 200 personas, la mayoría amigos y conocidos. Sin embargo, a finales de ese mismo año, más de 20.000 personas la utilizaban y el número de establecimientos que la aceptaban crecía exponencialmente.

La Diners’ Club fue la primera tarjeta de crédito como las actuales. Su modelo de negocio se basaba en hacer de intermediario entre el establecimiento y el comprador, cobrando una comisión por transacción al primero y una comisión de mantenimiento (3 dólares anuales en 1951) al segundo, a cambio de un pago aplazado a final de mes sin intereses.

En los 50s se introdujo otro tipo de tarjeta, la tarjeta de crédito bancaria. El 18 de marzo de 1850 se funda la American Express por Henry Wells y William Fargo, abriendo numerosos bancos y dedicándose al floreciente negocio del transporte entre el Este y California tras la fiebre del oro.  En 1958 el Bank of America emitió la BankAmericard (la actual VISA). En 1966 un grupo de bancos formó lo que ahora se conoce como MasterCard International.

 

Vía Culturalizando

Publicidad

You must be logged in to post a comment Login

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Curiosidades

Un año del perro ya no equivale a siete de los humanos

Publicado

el

Por

(La Nación) – Se dice que un año de vida en los perros equivale a siete de los nuestros. Así, durante mucho tiempo calculamos la edad de nuestras mascotas y las equiparamos con la edad humana. Pero la realidad es bien distinta y ese cálculo, revelaron, es sólo un mito.

Este vídeo de Science Insider tira abajo el cuentos de los años perrunos con un simple cálculo. Al parecer, los perros alcanzan la madurez sexual al año de vida. Entonces, si el mito fuera cierto, los seres humanos ya seríamos capaces de reproducirnos a los siete años, cosa que no es cierta. Además de que, si seguimos esa lógica, los seres humanos viviríamos al rededor de 150 años.

Es que si bien los perros son nuestros mejores amigos son de otra especie y envejecen de forma muy distinta a la nuestra. En el primer año de vida, el perro madura muchísimo más rápido que una persona. A partir de ahí, todo depende de la raza y el tamaño de cada can.

El especialista Stanley Coren, quién publicó varios libros sobre estas lindas mascotas, indica que la forma más acertada de conocer la edad de un canino es un poco más complicada que una escala como la de que un año equivale a siete.

Al parecer, el primer año de un cachorro correspondería a los primeros 15 o 16 años de un humano, ya que que en ese periodo de tiempo, el perro desarrolla todo lo que las personas desarrollamos entre la infancia y la adolescencia. Entonces, a un perro de 2 años le correspondería la edad de un adulto joven de 24 años aproximadamente. Para los siguientes 3 años, recomiendan añadirles 5 años más.

Cuando el perro ya llega a los 5 años, es donde el tamaño comienza a importar. Según Coren, las razas pequeñas envejecen 4 años por cada uno que pasa; las medianas 6 años y las razas grandes 7 u 8 años. Por lo tanto, cuando un perro pequeño tiene 8 años humanos, tiene aproximadamente 51 años perrunos, mientras que un perro de tamaño grande de la misma edad, tendría aproximadamente 60 años.

¿Difícil, no? Tal vez lo que conviene hacer es no intentar equipararnos y simplemente aceptar la edad que tienen nuestras mascotas

Continuar Leyendo

Curiosidades

Robó cervezas por amor a su esposo

Publicado

el

Por

México – La tarde de este miércoles una mujer fue detenida en la Colonia Valle Verde de Durango, tras intentar extraer de un minisuper un 18 pack de cerveza informaron las autoridades; la detenida se identifico como Casandra “N” quien argumentó que el hecho que la había arrodillado a cometer este delito era que su “Pollo” apodado que utiliza para su marido, había encontrado trabajo después de 6 meses de búsqueda, por lo que quiso consentirlo con lo que a él más le gustaba.

Casandra acudió a un minisuper cercano a su domicilio y ante la negativa del dueño de fiarle el preciado brebaje está lo tomó y sin más ni menos salió corriendo del lugar siendo alcanzada unas cuadras más adelante por trabajadores del lugar quienes después de someterla pidieron la intervención policial para su posterior traslado a barandillas se informó.

Continuar Leyendo

BBC

Ruanda, el país africano que se enfrenta a Estados Unidos porque no quiere su ropa usada

Publicado

el

Por

Foto: BBC

Economía (BBC) – La imposición de aranceles a las importaciones de ropa provenientes del país africano por parte de Estados Unidos provocó un conflicto que, hasta ahora, no da señales de tregua.

La disputa incluye el oscuro mercado de la importación de ropa de segunda mano y el rechazo de Ruanda a ceder frente a la mayor economía del mundo.

La historia comenzó en marzo de este año, cuando Washington le notificó a Ruanda que en 60 días pondría fin al convenio que le permite vender ropa a Estados Unidos libre de aranceles.

Se trata de un estatuto especial que tiene el país bajo el Acta de Crecimiento y Oportunidades para África (Agoa, por sus siglas en inglés).

El acta es el símbolo de las leyes estadounidenses que buscan mejorar el comercio y la inversión en ciertos países africanos, a través del acceso libre de impuestos a 6.500 productos exportados desde África.

Donald Trump y Paul Kagame.

“La decisión del presidente enfatiza su compromiso con el cumplimiento de nuestras leyes comerciales y con asegurar que exista justicia en nuestras relaciones comerciales”, dijo el vicerepresentante de Comercio CJ Mahoney en aquel momento.

 

¿Por qué Ruanda prohibió la importación de ropa usada?

La idea de Ruanda al prohibir la importación de ropa usada es proteger su emergente industria textil.

Muchas naciones africanas fueron alguna vez el hogar de dinámicas industrias textiles. Pero décadas de mala administración, inestabilidad y un aumento de la competencia global no han pasado en vano.

Esta situación se puede ver en Ghana, donde la liberalización del mercado en la década de los 80 llevó a una fuerte pérdida de trabajos en el sector textil, desde 25.000 personas en 1977 a 5.000 en 2000.

Kenia tenía medio millón de trabajadores en el sector hace un par de décadas. Hoy solo hay decenas de miles.

La importación de ropa usada desde países desarrollados es uno de los factores que han contribuido a la crisis (al borde del colapso) de la industria de la ropa en el África subsahariana.

Los precios de las prendas de vestir son tan baratos que las empresas locales no pueden competir.

Según un estudio de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), en 2015 la Comunidad Africana Oriental (una unión aduanera formada por por Kenia, Uganda, Tanzania, Burundi, Ruanda y Sudán del Sur) representó cerca del 13% de las importaciones globales de ropa de segunda mano, por un valor de US$274 millones.

Cerca del 67% de la población del Este de África compró al menos una parte de sus prendas de vestir en algún mercado de ropa usada, según el mismo informe.

Continuar Leyendo

Tendencia