La situación de inseguridad y violencia se ha recrudecido en el Valle del Polochic, Izabal, en las últimas semanas ante la ingobernabilidad y ausencia del Estado lo que ha generado mucha tensión social. Los vecinos del El Estor viven con miedo y zozobra ante la ausencia de instituciones públicas que garanticen y velen por la paz y la seguridad.

Este ambiente ha tenido como consecuencia el aumento de invasiones y usurpaciones a la propiedad privada de empresas y fincas de productores agrícolas en la región por parte de grupos armados. De esta manera, la operatividad de estas empresas está en riesgo y por ende la gran mayoría de comunidades no pueden trabajar, teniendo en cuenta que en muchso casos son la única fuente de trabajo.

Cansados de esta situación y ante la falta de autoridades que velen por la seguridad y el orden público, muchas comunidades han decidido solucionar ellos mismos el problema. Por ello, alrededor de 12 comunidades aledañas a la empresa NaturAceites en el área de Panacté, denuncian y se quejan de que no pueden trabajar debido a que las fincas Palestina y Venecia, propiedad de la empresa, permanecen invadidas desde febrero del presente año.

Ayer tomaron la decisión de organizarse y entrar por la fuerza para echar de las fincas al grupo armado de invasores. Este hecho provocó que un total de 7 personas resultaran heridas leves por arma blanca tras momentos de fuertes enfrentamientos entre ambas partes desde primeras horas del día.

NaturAceites viene denunciado desde principios de año su preocupación por la situación de ingobernabilidad en la zona, pidiendo a las autoridades públicas (COPREDE, ministerio de Gobernación, PNC, Secretaría de Asuntos Agrarios, ministerio de Gobernación y Procuraduría General de la Nación) que por favor tomen cartas en el asunto. También ha manifestado públicamente su preocupación sobre la posibilidad de un enfrentamiento entre comunidades (de forma oral y escrita) a las autoridades.

La empresa no tiene control de las dinámicas comunitarias y ninguno de sus colaboradores o trabajadores está motivando este posible enfrentamiento.

El malestar de los vecinos es claro pues gran parte de ellos ha trabajado en las fincas de la región del Polochic anteriormente y no pueden hacerlo ahora debido a que la usurpación y la tala de palma sigue extendiéndose.

Son las comunidades quienes, en vías de defender su derecho de trabajar libremente, están cansadas de las repercusiones (pérdida de empleos) que las usurpaciones ilegales de terreno les ocasionan.

NaturAceites manifiesta que cualquier contratación se efectúa a través de los COCODES, las autoridades legítimas en cada región.

NaturAceites siempre ha mostrado su disposición y voluntad de establecer procesos de diálogo con la intermediación del Gobierno, pero esos esfuerzos han sido infructuosos.

Actualmente la empresa ya ha iniciado un proceso de diálogo pacífico con los grupos invasores en las fincas Palestina y Venecia. Además, cabe mencionar que las autoridades no han ingresado en ningún momento a las propiedades, a pesar de haberse solicitado su presencia en reiteradas ocasiones.

NaturAceites reafirma su respeto a la Ley y al Estado de Derecho, por lo que hace un llamado a todas las comunidades aledañas afectadas para que apuesten por el diálogo y la mediación pacífica sin poner en riesgo sus vidas.

Al mismo tiempo, pide de manera urgente a las autoridades del Gobierno que hagan valer el Estado de Derecho, que se respete y cumpla la Ley en el Valle del Polochic, de manera que retorne la gobernabilidad a la zona.