En Guatemala, dos ex oficiales militares están siendo juzgados por esclavitud sexual y doméstica y desaparición forzada perpetradas contra mujeres indígenas maya en 1982, durante las guerras sucias que contaron con el apoyo de Estados Unidos. Un informe de la Comisión de Verdad de 1999 concluyó que las fuerzas armadas guatemaltecas utilizaron sistemáticamente la violación como arma de terror durante la guerra que duró varias décadas, pero es la primera vez que oficiales han afrontado un juicio a título individual por estos crímenes. El juicio, que comenzó el lunes, tiene lugar tras décadas de activismo por parte de las víctimas, que afirman que fueron obligadas a ser esclavas sexuales durante meses en un pequeño poblado de Sepur Zarco en el este de Guatemala. Sostienen que debían realizar turnos de doce horas, durante los cuales los soldados las obligaban a limpiar, cocinar y someterse a violaciones grupales. Las víctimas ahora tienen entre 70 y 80 años de edad. Ada Valenzuela, de la Alianza Rompiendo el Silencio y la Impunidad, dijo que el juicio es un paso histórico.

Valenzuela declaró: “Este es un caso simbólico, histórico y que va a marcar un hito en la historia no solo de Guatemala sino del mundo porque es la primera vez que un tribunal nacional juzga la violencia sexual, la esclavitud sexual y la esclavitud doméstica como crímenes de guerra cometidos durante el conflicto armado interno en Guatemala”.

 

Vía Democracy Now