El expresidente Alberto Fujimori reivindicó el miércoles desde prisión, el golpe de Estado de hace 25 años contra el Congreso, y se autoproclamó el “arquitecto de la democracia moderna” en momentos que el fujimorismo es la principal fuerza política de Perú con sus hijos.

“El arquitecto de la democracia moderna, perdón que les diga, fui yo. Quien generó la Constitución que hoy todos respetan”, aseguró Fujimori a través de su cuenta en la red social Twitter -que administra un allegado- al defender que su decisión del 5 de abril de 1992 de disolver el parlamento sirvió para reconstruir el país y derrotar a la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso.

El autócrata recordó en siete mensajes que la Constitución que promulgó en 1993 sigue vigente y sobrevivió a cinco gobernantes adversarios suyos. Dicha Carta Magna sentó las bases de una economía abierta en Perú.

“El 5 de abril de 1992 no se mató a la democracia. Se la salvó. El 80% de peruanos aprobaron la medida. Pregunta a tus mayores”, abundó Fujimori al rechazar las acusaciones de sus detractores que le reprochan haber debilitado las instituciones del país.

A pesar de lo que le imputan sus adversarios, el fujimorismo, de la mano de su hija Keiko Fujimori, se convirtió a partir de 2006 en el principal partido político de Perú. En 2016 perdió la presidencia por una diferencia de 40.000 votos con el actual mandatario Pedro Pablo Kuczynski.

La justicia condenó a Alberto Fujimori a 25 años de prisión en 2009, como autor intelectual de violaciones a los derechos humanos cometidas por un grupo paramilitar en el marco de la guerra contra Sendero Luminoso.