David Beckham admitió a ABC News estar con el corazón roto cuando uno de sus hijos dio por finalizado su sueño de continuar su carrera en el fútbol. 

David Beckham tiene tres hijos y una hija con su esposa Victoria, y su hijo mayor, Brooklyn, 16 años, abandonó recientemente sus planes para convertirse en un jugador de fútbol profesional, después de que el club londinense Arsenal decidió no ofrecerle una beca. El joven ahora está incursionando en la actuación y el modelaje. 

“Mi chico recientemente me dejó con el corazón roto cuando me dijo: ‘Papá, no estoy seguro de querer dedicarme al fútbol. Cada vez que salgo a la cancha sé que la gente dice que soy el hijo tuyo, pero no soy tan bueno’. Entonces yo le dije que podía dejarlo, que nadie lo obligaba a hacerlo”, dijo David Beckham al sitio de noticias. 

El futbolista no sabe si alguno de sus otros hijos (Romeo 13 años, Cruz, 10 años) se interesarán en convertirse en estrellas del fútbol profesional.