Hoy es el Día mundial de las personas sin hogar | CRN Noticias
Contáctanos

Curiosidades

Hoy es el Día mundial de las personas sin hogar

Publicado

el

Una persona sin hogar es aquella persona que vive en las calles de las ciudades, y temporalmente en albergues, a causa de una ruptura encadenada, brusca y traumática de sus lazos familiares, sociales y laborales. El Día Mundial de las Personas sin hogar, se creó por la necesidad de crear conciencia y propuestas para ayuda a las personas que no poseen un lugar en donde vivir. Algunos les llaman “vagabundos” pero el término es considerado erróneo.

Persona sin hogar es el nivel máximo de exclusión social y marginación que realiza una sociedad moderna. Durante la historia, se ha denominado a este grupo de población de muy diversas maneras, publicó AIM

El día 28 de noviembre se dedica a recordar y hacer presentes a los sin techo, los sin hogar. El día para recordar a aquellos que lo han perdido todo y de los que también lo ignoramos todo, incluso que existen, con la esperanza de que no vuelvan a caer en el olvido.

Una persona sin hogar es aquella persona que vive en las calles de las ciudades, y temporalmente en albergues, a causa de una ruptura encadenada, brusca y traumática de sus lazos familiares, sociales y laborales.

El miedo a revivir situaciones traumáticas suele provocar en esta persona rechazo (de distintos grados según la persona) a volver a intentar llevar una vida laboral y a rehacer relaciones familiares y sociales. También la extrema indigencia a la que le conduce esta situación es un obstáculo para ello.

Mendigos. Se trata de un concepto que se considera incorrecto, ya que sólo una minoría de estas personas ejerce la mendicidad de forma habitual.

Vagabundos. Se considera incorrecto utilizarlo para este grupo ya que muchas de estas personas son más sedentarias que nómadas, es decir, puede permanecer años y décadas en el mismo portal, cajero o rincón.

Carrileros. Se refiere a las personas que recorren los carriles y que también vagabundean, no sólo entre las calles, sino entre ciudades. Tampoco es generalizable, aunque haya personas sin hogar que sí cambian de lugar con cierta frecuencia, hay otras muchas que no lo hacen.

Transeúntes. Es un término probablemente tan incorrecto como vagabundo. Pone especial énfasis en que la mayoría de las personas sin hogar viven en las calles. No tiene por qué ser así, porque algunas residen en albergues.

Indigentes. Es un término demasiado general, ya que indigente también puede ser una persona que viva con su familia en una chabola o una persona inmigrante con un trabajo precario. Un indigente no tiene por qué ver rotos sus lazos familiares y laborales de una forma tan extrema. Además este término suele relacionarse con carencias más materiales, cuando probablemente el problema más subrayado en las personas sin hogar no es la indigencia, sino la falta de autoestima, de voluntad y de relaciones sociales.

Sin techo. Es el término más famoso, aunque probablemente no el más correcto. Subraya sobre todo la carencia material de un lugar donde dormir, sin embargo se considera que las personas sin hogar tienen muchas más carencias como son las relaciones familiares, las relaciones sociales y la vida laboral. Además, el concepto “sin techo” también podría englobar a personas tan dispares como los pastores nómadas o cualquier grupo de población que viva a la intemperie.

Personas en situación de calle: término utilizado en el Cono sur de América. Se refiere a las personas que habitan en las calles y transitan desde hospederías y residencias solidarias a la calle y viceversa. Son personas que hacen de la vida en la calle un espacio vital de desarrollo de la identidad.

 

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Curiosidades

Todos los 14 miembros de esta familia tienen 6 dedos

Publicado

el

Por

(El Debate) – Una familia en Brasil ha pasado a ser parte de las noticias insólitas en el mundo debido a que 14 de los integrantes de la familia tienen 6 dedos en cada mano y en los pies; dicha mutación, conocida por los expertos como “polidactília”, se presenta en 1 de cada 3 mil individuos de la población mundial.

Dando un acercamiento a las condiciones de la familia, los Da Silva están orgullosos y muy felices de resaltar debido a su condición, ya que debido a que sus dedos extra son funcionales, esto les permite ejecutar tareas con mayor facilidad.

Y como ejemplo se tiene que uno de los integrantes de la familia, forma parte de un equipo de fútbol local, y no precisamente como personal interino, sino que juega dentro de la plantilla general como portero, y sus seis dedos le hacen tener un mejor agarre con el balón al momento de atraparlo.

Otro miembro de la familia es músico, y fuera de los que muchos puedan pensar en primera instancia, no es la guitarra su instrumento titular. Fue el piano quien salió elegido dentro de los gustos de la niña, que lo toca de manera prolífica, y acerca de esto, su mismo profesor en la materia ha declarado que le hubiera gustado haber nacido con más dedos.

El culto ante esta peculiaridad ha fascinado a tal punto a los Da Silva, que incluso antes de interesarse por el sexo de algún nuevo integrante de la parentela, les interesa aún más saber con cuántos dedos nacerá el niño o varón, que, aclaran, será recibido tal cual sea con los brazos abiertos.

El gen dominante, en una mujer que no nazca con esta condición en la familia, alcanza un 50 % de posibilidades de repetirse en una futura generación, según estudios en genética.

Continuar Leyendo

Curiosidades

La increíble historia de un hombre que vive en un avión en el medio del bosque

Publicado

el

Por

(Infobae) – El ingeniero estadounidense Bruce Campbell compró en 1999 un Boeing 727 y lo emplazó en unas hectáreas de Portland.

Cuando Bruce Campbell promediaba los 20 años, compró por 23 mil dólares las 4 hectáreas en las que descansa su avión. Hoy esa parcela de bosque en Portland, Oregon, es su hogar. En 1999, después de escuchar hablar a un peluquero de Mississippi sobre una curiosa transacción aeronáutica, adquirió un enorme Boeing 727 por 100 mil dólares.


Durante años, se encargó de refaccionar el avión para convertirlo en su casa. Un hogar que en realidad es un avión comercial de tres motores y ahora cuenta con un futón, una cocina, un área de lavandería y una ducha. Allí, dice, vive al menos durante seis meses de cada año desde hace década y media.

Hoy Campbell tiene 66 años, pero sus inquietudes por explorar horizontes desconocidos comenzaron desde joven. Se graduó como ingeniero y desde entonces quiso llevar una vida alejada de lo convencional. Nunca se casó. De hecho, se reconoce “socialmente bastante inepto”. La mayor parte del tiempo la pasó “entretenido con actividades y juguetes técnicos”.


Al pago inicial de 100 mil dólares, le debió agregar otros 120 mil por el costo de la remoción de alas y colas. Por entonces, la aeronave estaba estacionada en un muelle japonés. Campbell pidió que la trasladaran hasta Portland y la remolcaran hacia sus 4 hectáreas de bosque.

A bordo, el ingeniero lleva una vida modesta. Duerme en un futón, se baña en una ducha improvisada y cocina con un microondas o tostadora, casi siempre alimentos enlatados y cereales. “Mi idea es elegir el camino que me hace más feliz”, le dijo a Daily Mail.


De acuerdo a Campbell, se requiere valentía para alejarse de “una vida de tedio” en una típica cabaña de madera, tal como lo indicaría “el rebaño”. “El rebaño es intrínsecamente incapaz de abrir nuevos caminos a nuestro futuro. Solo los pensadores independientes y audaces pueden hacer eso. Por eso, ignorá al rebaño”, remarcó.

A su vez, el ingeniero comparó los materiales de construcción de una tradicional cabaña con los de una aeronave. “No quiero ofender, pero la madera es, en mi opinión, un terrible material de construcción”, señaló. “Las casas de palos rectangulares no pueden soportar vientos fuertes. Cuando se incendian, a menudo, matan a sus comensales, son fácilmente accesibles para los ladrones, tienen fugas y se degradan rápidamente”, agregó.


La transición no fue sencilla. Mientras refaccionaba y ponía en condiciones al avión, Campbell vivió durante años en una casa móvil. Debido a las pésimas condiciones de higiene, su hogar provisorio se infestó con ratones. No tuvo alternativa más que acelerar el proceso y mudarse a su nave, pese a carecer de un permiso de construcción.

El tiempo pasó. 15 largos años y todavía busca mejorar su hogar. Sigue restaurando los elementos originales de su interior, como asientos y luces. La otra mitad del año la pasa en Japón. Allí también busca comprar un fuselaje de un Boeing 747. Su objetivo: vivir los 365 días en un avión.

Continuar Leyendo

Curiosidades

Este hombre fue atacado por un tigre, 20 años después muestra las heridas que le cambiaron la vida

Publicado

el

Por

(INFOBAE) – Hashmot Ali vive oculto tras una máscara. Decidió enfrentar sus fantasmas y buscar una solución definitiva

Hace poco más de 20 años, Hashmot Ali estaba recostado en su bote, amarrado a un pequeño muelle desolado. Dormía. Fue luego de una pesca tranquila. Quería llevar un par de peces a su hogar para alimentar a su familia. Estaba en uno de los traicioneros canales entre los bosques de Bangladesh cuando su vida cambió por completo.

Súbitamente sin esperarlo un tigre (sí, un tigre) saltó sobre él y comenzó a atacarlo. Salvó su vida de milagro. Sin dudas. Pero la mitad de su rostro, golpeada una y otra vez por las garras del salvaje animal, quedó desfigurada.

Padre de tres hijos, Hashmot se refugió en su pueblo y apenas sale de su precaria vivienda. No quiere ser juzgado por las heridas que surcan su rostro. Prefiere ocultar su cara de los demás con pañuelos que la atraviesan en diagonal. Sólo puede verse su ojo derecho.

ADVERTENCIA: La siguiente imagen puede resultar perturbadora

 

Pero hoy, con 45 años, el pescador decidió mostrarle al mundo cómo quedó su vida. Es una catarsis especial que siente que liberará los demonios que lo cubrieron de pensamientos sombríos durante más de dos décadas.

Ahora llegó a Dhaka, la capital de Bangladesh para que la reconstrucción plástica de su rostro. Quiere reconocerse frente al espejo. “Necesito desesperadamente que mi cara sea mejorada. Es muy importante volver a lucir normal. Quiero mi vida con orgullo. No quiero ocultarme más detrás de esta máscara

El proceso quirúrgico para reconstruir su aspecto podría demorar dos años, según le confiaron los médicos especialistas que consultó en la capital de su país. Hashmot, casado y con tres hijos, quiere volver a ser quien era. Y está dispusto a esperar un tiempo más.

Continuar Leyendo

Tendencia