La Nota Curiosa: Ecuaciones que cambiaron la historia | CRN Noticias
Contáctanos

Curiosidades

La Nota Curiosa: Ecuaciones que cambiaron la historia

Publicado

el

Comprender la complejidad del universo en su totalidad es imposible. Sin embargo, podemos establecer que un sinfín de fenómenos responden a determinadas condiciones y su comportamiento es predecible o posible de determinar. Asimismo, hay propiedades y leyes universales invariables. Y para todas estas cosas, hay una ecuación que las explica. Así que hoy, te propongo conocer algunas de las ecuaciones que cambiaron la historia.

7.Teorema de Pitágoras

a²+b²=c²

Seguro ya la conoces y has tenido que usarla más de una vez en tu vida. La fórmula o ecuación pitagórica es esencial en el campo de la geometría eculideana y refiere a la relación en el plano de los lados de un triángulo. De tal manera, la suma del cuadrado de los catetos de un triángulo (a² + b²) equivale al cuadrado de la hipotenusa (c²).

6. Ley de Gravitación universal de Newton

F= G [(m1 x m2)/r²]

Esta fórmula fue fundamental para entender cómo actúa la gravedad entre dos objetos. Dicha fuerza (F) depende una variable universal constante (G) y las masas respectivas de dos objetos. Vale aclarar que esta ecuación fue suficiente para describir el comportamiento de los planetas y otros cuerpos en el universo hasta que Einstein enunciara la teoría de la relatividad general, más de 2 siglos después que Newton.

5. La fórmula de Euler para los poliedros

 
V+C-A=2

Esta sencilla ecuación es una de las primeras variantes topológicas, es decir, una propiedad espacial común a diferentes espacios con las mismas características. Así, establece que, cualquiera sea el poliedro, si a la suma de sus vértices y caras se le resta el número de aristas, el resultado será siempre 2. Por ejemplo, un cubo tiene 8 vértices, 6 caras y 12 aristas; entonces: 8+6-12=2. Esto se cumplirá para cualquier poliedro regular o irregular.

4. Ecuación de onda

∂²u/ ∂t²=c²(∂²u/∂x²)

La ecuación de onda formulada por D’Alembert, en 1746, es una ecuación diferencial que nos permite comprender el movimiento de distintas ondas, algo muy importante para estudiar el electromagnetismo o las propiedades del sonido, entre otras.

3. Segunda Ley de Termodinámica

dS≥0

La ecuación de la segunda ley de la termodinámica determina de manera sucinta que en un sistema el calor se transmite siempre de un cuerpo caliente a otro más frío hasta lograr un equilibrio térmico, de una manera unidireccional e irreversible, ya que en la ecuación existe una variable llamada entropía que mide el desorden del sistema y que refiere a su irreversibilidad. Así, la variación de entropía en un sistema aislado debe ser mayor o igual a 0.

2. Ecuación de Schrodinger

iħ (∂/∂t).ψ=Hψ

La ecuación de Schrodinger explica una de las nociones básicas de la mecánica cuántica y el comportamiento de las partículas atómicas. Además, está ligada al célebre Gato de Schrodinger.

1. Teoría de la relatividad especial

E= mc²

Nadie puede negar que esta es la ecuación más famosa de la historia, y que plantea que la materia y la energía son equivalentes. La importancia de la ecuación de Albert Einstein para comprender el universo es superlativa.

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Curiosidades

¿Por qué algunas personas le temen a los payasos?

Publicado

el

Por

El género de las películas de terror normalmente se reinventa y hacer uso de payasos, muñecas escalofriantes o máscaras que se le parezcan, es algo común y que muchas personas le temen.

Un psiquiatra de la Escuela de Medicina de Harvard y además fanático del cine de miedo, Steven Schlozman, intenta descubrir por qué ciertas cosas generan miedo. Por ejemplo, un elemento básico de las películas de terror son las caras alteradas por deformidades, mutaciones o máscaras espeluznantes. ¿Pero por qué son tan inquietantes?

Según la investigación realizada, hay un aspecto del horror que Freud llamó inicialmente el “misterio”. Ahí es donde algo es lo suficientemente familiar para ser reconocible pero lo suficientemente extraño como para dar escalofríos. Eso es lo que usan muchos tópicos de las películas de terror, las personas reconocen algo que le es habitual pero está suficientemente alejado de lo normal y por lo tanto asusta.

Eso ocurre con los payasos, se supone que los mismos están para generar risas, sin embargo, tienen tantas distorsiones (nariz roja, cara blanca, sonrisa pintada, etc.) que es fácil que alguna de ellas sea percibida como algo siniestro.

via GIPHY

Dependiendo de las experiencias de cada persona un payaso puede pasar de ser familiar a volverse siniestro, y si la experiencia además fue traumática, puede devenir una fobia que terminará reforzando la percepción de que todos los payasos dan miedo o son terroríficos.

Aunque parezca increíble cada tópico terrorífico está diseñado psicológicamente para asustar a ciertas y determinadas personas y alterar emocionalmente según sea el caso y la fobia de cada una. Los payasos son uno de los tópicos preferidos y año tras años existen cineastas que se encargan de mostrarlo al mundo. Vía Culturizando

Continuar Leyendo

Curiosidades

La niña prodigio del boxeo

Publicado

el

Por

Esta niña de tan solo 9 años tiene una fuerza impresionante que es capaz de hacer caer un pequeño árbol a puros puñetazos, y su padre puede estar muy tranquilo pues si alguien le rompe el corazón a su nena, ellas les rompe los huesos.

Continuar Leyendo

Curiosidades

¿Te desagradan algunos sonidos fuertes? Averigua por qué

Publicado

el

Por

Algunos ruidos pueden generar sensaciones desagradables y estremecedoras para el ser humano, por ejemplo, pasar las uñas por una pizarra puede ocasionar escalofríos, dentera y grima para muchas personas, sin embargo esto se debe a la sensibilidad del oído y a otros factores que la ciencia explica de la siguiente manera:

Un equipo de científicos de la Universidad de Newcastle en Australia ha descubierto que se debe a una interacción entre la región del cerebro que procesa el sonido, que vendría siendo la corteza auditiva, y la amígdala, una estructura cerebral que procesa las emociones.

Los resultados de esta investigación podrían ayudar a explicar enfermedades como la “hiperacusia” y la “misofonia”.

La hiperacusia es el aumento de la sensibilidad auditiva que suele deberse a una irritación en alguna parte de la vía auditiva. Este síndrome genera una disminución de la tolerancia a sonidos normales y naturales del ambiente. Los pacientes con hiperacusia sienten los sonidos normales como exageradamente elevados, también les molesta la voz los niños, el sonido de la vajilla, la bocina de los autos, el ruido de una moto, una frenada, etc.

Los pacientes con hiperacusia se sienten virtualmente prisioneros del ruido, ya al despertarse les molesta el sonido de las actividades habituales, que oyen como inusitadamente elevado.

Por otro lado la misofonia consiste en un síndrome que se define literalmente como “odio a los sonidos”, esta se manifiesta como un fuerte enojo causado por los sonidos que generan otras personas al comer, sorber, masticar chicle e incluso respirar. Las personas con misofonía pueden sentirse irritadas, enfurecidas o incluso sentir pánico cuando escuchan los sonidos que las perturban.

Estos dos trastornos podrían explicar por qué ciertos sonidos tienden a ser insoportables y generar “grima” en algunas personas. Es importante que las personas que los padecen de forma habitual asistan a los especialistas y acudan a terapias para ayudarse. (Vía Culturizando)

Continuar Leyendo

Tendencia