Le sacó los ojos en un ataque de celos | CRN Noticias
Contáctanos

Curiosidades

Le sacó los ojos en un ataque de celos

Publicado

el

CHILE – La agresión a Nabila Rifo, una mujer de 29 años y madre de cuatro hijos, conmocionó a Chile. El ensañamiento del agresor no se limitó a fracturarle varios huesos y dejarle sin varias piezas dentales: tras dejarla inconsciente, tomó un objeto corto punzante y le sacó los ojos. La agresión, por la que está siendo juzgado su marido, revela hasta qué punto las mujeres víctimas de violencia siguen desprotegidas en Chile.

“Soy inocente”; “Jamás le he pegado a mi señora”; “A Nabila la quiero, es la madre de mis hijos”. Esas son algunas de las frases que el único procesado del caso de violencia de género más bullado de los últimos años en Chile, Mauricio Ortega, pronunció durante el primer día del juicio en su contra que comenzó esta semana.

El 14 de mayo de 2016 en la madrugada, su mujer Nabila Rifo, de 29 años y madre de cuatro hijos, fue encontrada brutalmente agredida en la calle donde vive en la ciudad de Coyhaique, en el sur del país. Tenía múltiples fracturas y había perdido piezas dentales. Pero el ensañamiento del agresor no terminó ahí: tras dejarla inconsciente, tomó un objeto cortopunzante y le sacó los ojos. Nabila tuvo que ser trasladada a la capital donde permaneció hospitalizada durante varias semanas.

Mientras, cientos de chilenos salieron a las calles a pedir “justicia y respeto”, hicieron vigilias y la presidenta Michelle Bachelet fue a visitarla. El caso se convirtió en un emblema de la lucha contra la violencia de género en Chile.

Un tribunal chileno condenó este martes a 26 años de prisión a Mauricio Orlando Ortega Ruiz por agredir a quien era su mujer, Nabila Rifo, a la que en mayo pasado propinó una paliza en la que le sacó los ojos, le fracturó varios huesos y le dejó sin dientes. Ortega Ruiz era el único imputado en un caso que conmocionó a Chile por su brutalidad.

El mes pasado fue declarado culpable de los delitos de femicidio frustrado, lesiones graves y violación de morada, al no creer su versión de que él estaba dormido en su auto en el momento de la agresión. Este martes, el Tribunal Oral en lo Penal de Coyhaique, la ciudad del sur de Chile donde se produjo la agresión, lo condenó a 12 años y 180 días por el delito de femicidio frustrado y otros a 12 años y 180 días por el de “lesiones graves gravísimas”, por extraerle los ojos a Rifo.

Además, dictó 540 días adicionales por el delito de violación de morada violenta por otro episodio ocurrido en junio de 2015 cuando Ortega Ruiz se presentó con un hacha en la casa donde Rifo estaba con sus hijos. En total, el agresor deberá pasar 26 años en prisión, en una pena que ha sido visto como una condena que siente precedente en los casos de violencia de género.

Publicidad

You must be logged in to post a comment Login

Curiosidades

Tuvieron que llevar a su abuelita en camilla al banco para poder cobrar la pensión

Publicado

el

Por

(BLES) – Este caso se filtró la semana pasada en las redes sociales y ha causado gran indignación, ya que muchos usuarios no se explican cómo una entidad bancaria pude ser tan insensible ante la situación en la que están ciertas personas, sobre todo aquellas de la tercera edad o las que están muy enfermas o discapacitadas.

El 25 de enero la anciana, quien se encuentra postrada en una cama por una enfermedad, tuvo que ser llevada en camilla de una ambulancia de Protección Civil a la sucursal Banamex de Chiapas para que pudiera cobrar su pensión y de esa forma constatar su existencia, según indica Quadratín.

Indignadas, las personas que estaban en el banco denunciaron el caso en las redes sociales, por medio de un video en el que se observa la insensibilidad de los empleados, hacia la mujer imposibilitada para moverse y a la cual le habían negado la posibilidad de cobrar a través de sus familiares.

Según la agencia mexicana, los familiares de la mujer habían ido a la sucursal varias veces y habían hablado con el gerente, quien les contestó que solo se le entregaría el dinero si ella iba personalmente.

Cuando la mujer llegó a bordo de la ambulancia al banco, solicitó que corroboraran la identidad dentro de la ambulancia, a lo que los trabajadores de la entidad se negaron rotundamente, alegando que no podían dejar su puesto ni salir de la sucursal por ningún motivo, por lo que tuvieron que bajarla en camilla y llevarla hasta el interior del edificio, donde fue atendida en el área de cajas.

Solo así el banco pudo entregarle la pensión que había sido negada en repetidas ocasiones. Esto indignó a los clientes del banco y posteriormente a las personas de las redes sociales por donde comenzó a circular el siguiente video.

Continuar Leyendo

Curiosidades

FOTOS: Así son las sangrientas peleas hasta la muerte entre perros y jabalíes en Indonesia

Publicado

el

Por

Indonesia (RT) – Este violento y cruel deporte, practicado en una zona remota de la isla de Java (Indonesia) y conocido como ‘adu bagong’, enfrenta a perros y cerdos salvajes en peleas hasta la muerte. Cientos de aldeanos llenan tribunas improvisadas para presenciar esta lucha entre canes de pelea especialmente criados para combatir y jabalíes capturados. La tradición comenzó en la década de 1960, cuando la población de jabalíes en la zona se disparó y amenazó con destruir el rendimiento de los cultivos locales.

This slideshow requires JavaScript.

Continuar Leyendo

Curiosidades

¿Cada cuánto es conveniente lavar los pantalones vaqueros?

Publicado

el

Por

(Yahoo Noticias ) – Es una de esas preguntas recurrentes que circulan tanto por la Red como en el día a día de cualquiera que use esta prenda. Una redactora de la edición británica de The Huffington Post se la ha hecho a sus compañeros y, vista la falta de consenso en la redacción, ha decidido recurrir a lo que dicen los expertos al respecto. La recomendación sobre cuándo es conveniente lavar los vaqueros que dan es clara: nunca.

Todo empezó con una pregunta entre los compañeros de trabajo. Y tú, ¿cada cuanto usas los vaqueros? Lo cierto es que son una prenda de lo más utilizada. Todo, o casi todo, el mundo tiene uno en su fondo de armario. Las respuestas desconcertaron a Natasha Hinde, que es la redactora que se aventuró a averiguar cuál era la frecuencia de lavado más común.

Había quien decía que cada semana. Otros, una vez al mes. Los más prácticos, que cuando están sucios. Hubo incluso quien aseguró que en lugar de lavarlos los metía en el congelador y que si tenían alguna mancha la eliminaba con una toallita húmeda.

Pero, ¿por qué la gente es tan reacia a lavar sus vaqueros? La razón tiene que ver con la textura y el color. Al pasar por un programa de lavado, los vaqueros demin pierden parte de sus atributos. Eso y que, como se adapta al cuerpo de cada uno, cuando se mojan vuelven al estado original y tienen que volver a adaptarse a su percha humana.

Con un abanico tan amplio de repuestas, Hinde decidió recurrir a la opinión de los expertos, los fabricantes de vaqueros. ¿Qué dicen ellos? Pues el CEO de Levi Strauss, Chip Bergh, dijo hace un tiempo ya que no había lavado sus pantalones en más de un año por asqueroso que pueda parecer.

Desde Hiut Denim Co la recomendación quedan y que recoge The Huffington Post es la de que “cuánto más tiempo pases sin lavar tus vaqueros, más hermosos serán”. Un portavoz de la compañía explicó a la redactora de la noticia que “si los lavas demasiado pronto, el índigo se lavará uniformemente por lo que dará un color añil oscuro, lo que significa que la magia se habrá ido”.

Y luego está Dio Kurazaa, director de WGSN, que dice que la mejor opción es no lavarlos nunca. Él lo que hace es limpiar las manchas, pero nunca las lavas.

En el caso de que no quede otra que pasar por el aro y lavarlos, lo mejor es hacerlo a mano y del revés. Y si se meten en la lavadora, que no conviene, en un programa para ropa delicada y en agua fría.

Para acabar, en la web británica han realizado una encuesta entre sus lectores y, por ahora, la votación más común, con un 50% de los que han participado, es la de lavar los vaqueros cada semana.

Continuar Leyendo

Tendencia