30 horas después de haber acabado su partido en Old Trafford, el Leicester se ha proclamado, por primera vez en su historia, campeón de la Premier League. Ha sido el Chelsea quien le ha servido en bandeja el título más importante en los 132 años de historia de los Foxes, al ganar al Tottenham, en Stanford Bridge.

Las cuentas estaban claras: el equipo de Pochettino, que cerraba esta jornada 36ª, necesitaba ganar al Chelsea, después de quedarse a siete puntos del líder, tras el punto sumado por los de Ranieri el domingo ante el Manchester United. Pero los de Pochettino pincharon. Se adelantaron 0-2, con goles de Kane y Son, pero el Chelsea, en un partido muy bronco, con algunas entradas violentas, empató en la segunda parte, con tantos de Cahill y un disparo maravilloso de Hazard que frustró la lucha de los Spurs, a falta de dos jornadas.

El Leicester hace historia y encumbra a un club que partió con la idea de no pasar apuros y lograr la permanencia. Fue líder la primera vez en la jornada 13ª, lo perdió a la siguiente, lo recuperó en la 15ª, lo volvió a soltar en la 19ª y ya lo cogió en la 23ª y no lo ha soltado.

El Tottenham tiró por la borda un 0-2 a favor ante el Chelsea para decir su adiós definitivo al título de Premier League y certificar el consecuente milagro del Leicester City. Hazard prometió un favor a los Foxes para evitar que sus vecinos de Londres mantuvieran alguna opción al título y el belga cumplió con su palabra con un golazo a falta de siete minutos para establecer el definitivo empate a dos.

Via: AS