Se coronaron nuevos campeones con un gran Christian Colón , al vencer 7-2 a los Mets de Nueva York en el quinto juego del “Clásico de Otoño”

El bateador emergente puertorriqueño Christian Colón fue el gran protagonista de la victoria de los Royals de Kansas City, que se coronaron nuevos campeones de la Serie Mundial al vencer 7-2 a los Mets de Nueva York en el quinto juego del “Clásico de Otoño”.

Los Royals dejaron la serie del Clásico de Otoño con números de 4-1 al mejor de siete y se apoderaron de su primera corona de Serie Mundial desde la que obtuvieron en 1985, hace ya 30 años.

Esa coronación perfecta fue posible gracias a que el equipo de Kansas City fue siempre un equipo sinónimo de tenacidad y determinación, sencillamente incapaz de rendirse, y de utilizar todos sus recursos como fue sacar a Colón, un jugador que lo único que había hecho hasta la noche del triunfo fue servir de traductor en las ruedas de prensa al abridor dominicano Yordano Ventura.

Screen Shot 2015-11-02 at 07.41.41

4-1 en la serie al mejor de cinco

El merecido éxito de los Royals, con la victoria por 4-1 en la serie al mejor de cinco, también dejó atrás la amargura del año pasado, al sucumbir en un séptimo juego del Clásico de Otoño ante los Gigantes de San Francisco.

La definición del triunfo de la novena de Kansas City comenzó a gestarse en la parte alta de la novena entrada cuando igualó el marcador a 2-2 para prolongar el juego a extra innings, y tres episodios después se hicieron del triunfo con racimo coronado por el boricua Colón.

En la novena entrada, el primera base Eric Hosmer, un luchador incansable, de motivación permanente para el equipo, que disfruta al máximo cuando está en el diamante, remolcó las dos anotaciones que comenzaron a fraguar la remontada y el milagro del triunfo después de haber estado a tan sólo tres “outs” de la derrota.

Mientras que en la décimo segunda Colón lució en su primera oportunidad con el bate en la fase final para demostrar lo importante que son todos los jugadores que están en la plantilla del primer equipo.

Al empuñar el bate, no le templó el pulso ni mostró nervios, todo lo contrario conectó sencillo. El batazo de Colón fue el que descontroló la serpentina de los Mets y abrió la puerta para iniciar el racimo de cinco, que sería la producción que marcaría el triunfo de los Royals.

Después de que Colón tuviera un strike, una bola y un foul en la cuenta, cazó el servicio y puso la pelota en la parte izquierda del campo, con el que rompió el empate en la pizarra.

Cuando Colón puso fuera de control los disparos de los Mets, el siguiente en el turno, el parador en corto venezolano Alcides Escobar remolcó la segunda carrera del racimo de cinco.

Screen Shot 2015-11-02 at 07.41.57

Escobar logra su mejor marca

Escobar consiguió nueve carreras remolcadas en la fase final y dejó en .329 su promedio , además de batir la mejor marca de imparables conectados en la Serie Mundial por un torpedero.

Mundo Deportivo