El cantautor venezolano Miguel Ignacio Mendoza, quien fuera integrante del dueto Chino y Nacho, regresa a México para iniciar su carrera como solista, con la promoción del tema Báilame, el cual ha rebasado los 25 millones de reproducciones en plataformas digitales.

“El tema me ha dado muy buenos resultados de crecimiento en plataformas digitales, de hecho en este regreso a México, apenas vamos a ver la promoción en las frecuencias radiofónicas, porque este sencillo se ubica como Sencillo de Oro en Estados Unidos, Ecuador, Perú, Argentina y Chile”, dijo en entrevista.

El venezolano, quien el próximo 3 de agosto ofrecerá un concierto en Líbano, destacó que todo empezó como un juego al grabarse con su celular cantando Báilame, para luego ver la respuesta del público: “Cuando me separo de Chino, dije: ‘Si la gente reaccionó con este tema, creo que debería de ser la punta de lanza de mi nueva faceta en solitario, incluso sin producción ni nada logré medio millón de vistas en Instagram.

Abundó que ante el impacto del tema decidió ir con los productores colombianos que hicieron éxito el tema de Fonsi y Dadee Yankee, Despacito, para darle una producción más relevante: “La canción gustó tanto que cuando se la enseñé a Marc Anthony y a Jeniffer Lopez, me dijeron que está muy bonito, pero mi idea era salir solo y no colgarme de la fama de alguien más”.

El músico venezolano reconoció que su vida artística al lado de Chino lo hizo sacrificar la vida familiar, por lo que decidió bajar la intensidad de su trabajo en giras y conciertos, para estar cerca de su esposa y de sus cuatro hijos.

“Incluso antes de lanzar Báilame, fui parte junto con Chino del programa ‘Factor X‘, por lo que vivió en la Ciudad de México por tres meses, para grabar el segmento que se transmitió en Estados Unidos. “Ahora voy a participar el próximo sábado en una entrega de premios al lado de Sebastián Yatra y Wisin con el tema Alguien robó“.

“Vengo a conquistar al público mexicano y para eso voy a trabajar mucho, porque la riqueza musical mexicana es tan grande que no necesitan de artistas extranjeros”, concluyó.

RMS