Oler la comida engorda | CRN Noticias
Contáctanos

Ciencia

Oler la comida engorda

Publicado

el

¿Estás tratando de hacer dieta y no hay manera de perder peso? Puede que el problema sea que hueles la comida antes de comértela. Esa es la sorprendente conclusión a la que ha llegado un equipo de científicos de la Universidad de Berkeley en uno de esos estudios que no te alegran el día.

Andrew Dillin y Céline Riera, que son los principales autores del documento recién publicado en la revista Cell Metabolism querían averiguar cómo influye en sentido del olfato en la acumulación de grasas. Para ello, utilizaron terapia genética con el fin de anular las terminaciones nerviosas de un grupo de ratones, privándoles del sentido del olfato durante tres semanas. Después, les dieron de comer una dieta rica en grasas. Junto a ellos había un grupo de control formado por ratones con el sentido del olfato intacto.

La primera observación de los investigadores es que ambos grupos de ratones siguen comiendo la misma cantidad de comida, con olfato o sin él, pero entonces comenzó a aparecer una pauta extraña: los ratones sin olfato engordaban mucho menos (solo un 10% de la grasa adquirida por sus compañeros con el olfato intacto).

Arriba, los ratones con el olfato intacto. Abajo, los que no podían oler. Ambos comieron lo mismo. Foto: UC Berkeley.

Intrigados, decidieron hacer el experimento contrario. Anularon el olfato de ratones que ya sufrían de obesidad. ¿El resultado? Su índice de grasa corporal descendía a niveles normales mientras el del grupo de control (con olfato) no variaba.

Finalmente, pusieron la misma dieta a un grupo de ratones críados para tener un sentido del olfato superior. Los animales ganaban mucho más peso que sus compañeros con un olfato normal. Todas las variaciones de peso corresponden solo a grasa corporal, no a masa muscular u ósea.

¿Qué está pasando?

Los autores del estudio no están cien por cien seguros, pero su hipótesis es fascinante, y tiene que ver con el metabolismo. Los ratones que no olían la comida mostraban un mayor ritmo metabólico. En otras palabras, quemaban grasas más rápidamente. La hipótesis de Dillin y Riera es que, el sentido del olfato indica al organismo cuándo ha llegado el momento de comer, y eso modifica su funcionamiento a nivel metabólico. En otras palabras, cuando olemos comida, nuestro organismo reacciona preparándose para almacenarla.

Sin embargo, cuando no la olemos, el cuerpo cree que ya la hemos comido o aún no ha llegado el momento de comer, por lo que mantiene el ritmo metabólico normal y sigue quemando grasas.

Obviamente, aún es muy pronto para empezar a comer con una pinza en la nariz. El estudio solo se ha realizado con ratones, pero sus autores creen que es muy posible que ocurra lo mismo en los seres humanos. El doctor Andrew Dillin explica:

Los sistemas sensoriales juegan un papel crucial en el metabolismo. Ganar peso no es solo una cuestión de cuántas calorías se ingieren, sino de cómo se perciben esas calorías. Si podemos demostrar esta hipótesis en humanos, quizá podamos desarrollar un fármaco que interrumpa ese circuito metabólico sin afectar al sentido del olfato.

En definitiva, el estudio abre una nueva vía en el desarrollo de terapias para ayudar a las personas con sobrepeso. Aún habrá que esperar para esa pastilla, pero el descubrimiento es tan curioso como prometedor.

Vía Diario Uno

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Ciencia

Según la ciencia, las personas con mala memoria son más inteligentes

Publicado

el

Por

(Infobae) – La buena memoria siempre es asociada con la eficiencia, la excelencia e incluso con la inteligencia, pero según una investigación publicada en el Journal Neuron, tener mala memoria hace a las personas más inteligentes.

Se llegó a este resultado gracias a un estudio que llevaron a cabo Paul Frankland y Blake Richards de la Universidad de Toronto, Canadá. En este estudio aseguran que ser más inteligente es un producto de poder observar, retener lo relevante y olvidar lo irrelevante para tomar decisiones importantes.

Los investigadores estudiaron años y años de memoria selectiva y el funcionamiento del cerebro, tanto en humanos como en animales.

Según los científicos, olvidar los detalles que no son importantes ayuda a que se tomen decisiones en la vida diaria y además posibilita las conexiones neuronales que superponen conocimientos nuevos por sobre los antiguos. Es decir, el mecanismo habilita la posibilidad de incorporar nuevos conocimientos y adaptarse con mayor facilidad a situaciones inesperadas.

También, a raíz del mecanismo descubierto, se podría decir que olvidar recuerdos es necesario, ya que sin este proceso el cerebro enviaría constantemente recuerdos de situaciones conflictivas, obstaculizando la posibilidad de tomar decisiones en base a las nuevas experiencias durante el transcurso de la vida.

Otro de los motivos por los que la memoria olvida ciertos datos de eventos transcurridos es porque tiene la capacidad de recordar una imagen en general. Los investigadores sostienen que el mecanismo tiene como finalidad brindarnos la posibilidad de aplicar con más eficacia esos recuerdos en situaciones que transcurren en el momento presente.

Finalmente, lo que explicaron los científicos es que los olvidos ocasionales sólo demuestran que la memoria de la persona se encuentra en buen estado.

Continuar Leyendo

Ciencia

¿Cuál fue la misteriosa causa que extinguió al enigmático tigre de Tasmania?

Publicado

el

Por

(Infobae) – Una investigación científica descartó que la intervención del hombre haya sido la principal causa de desaparición del marsupial. Si bien la caza intensiva y la ocupación de su hábitat natural contribuyeron a su extinción, un fenómeno climático sería el máximo responsable.

El tigre de Tasmania sobrevive en la discusión científica. Enigmas, misterios, conjeturas resisten su extinción y lo mantienen inalterable en el clamor popular. El último tigre de Tasmania, lobo marsupial o tilacino (Thylacinus cynocephalus) habría muerto en el zoológico de Hobart en 1936: se llamaba Benjamín. Hay quienes creen que aún quedan ejemplares en la isla que le dio su nombre. Siempre estuvo asociada su extinción a la desidia del hombre: la caza intensiva, la ocupación de sus hábitats naturales y los efectos de las especies invasoras (perros salvajes) eran las causas más valoradas por los expertos.

La disminución de la población del que fuera el marsupial carnívoro más grande del mundo bien fue promovida por el hombre. Entre 1830 y 1909 el mayor depredador terrestre del continente oceánico fue acusado de destruir el ganado de los campesinos: matarlos daba recompensa económica. Sin embargo, son hipótesis no conclusivas. Una nueva investigación científica encontró una nueva presunción sobre la regresión de esta icónica especie: el cambio climático en general y la corriente de El Niño en particular.

El estudio, publicado en la revista Journal of Biogreography, analizó 51 secuencias mitocondriales de ADN de diferentes ejemplares de la especie. Los investigadores del Centro Australiano de ADN Antiguo de la Universidad de Adelaida (ACAD) presumían que su teórica aniquilación debía estar ligada a eventos ajenos a la acción directa del hombre. Rastrearon la genética de los huesos de las poblaciones de los últimos 30 mil años yencontraron que el cambio climático provocado por El Niño-Oscilación del Sur (ENSO, por las siglas en inglés) contribuyó a la desaparición del tigre de Tasmania.

La nueva hipótesis asegura que el comienzo del fin para el singular animal comenzó hace cuatro milenios, cuando el fenómeno climático que produce severas alteraciones en los ecosistemas del mundo -seca las zonas húmedas del Pacífico occidental e inunda los países secos- afectó su hábitat natural. El registro fósil asoció los períodos de sequía de la Australia meridional -donde vivía para ese entonces la población más importante del marsupial- con el rápido retroceso de la especie.

 


“El ADN antiguo analizado en este estudio nos dice que la extinción del tilacino en el continente australiano fue rápida y no se debió a factores intrínsecos como la endogamia o la pérdida de la diversidad genética”, expresó la autora Lauren White en un comunicado emitido por la Universidad de Adelaida. La investigación sugiere que el tigre de Tasmania fue herido de muerte hace 3.500 años por efecto del cambio climático -no el inducido por la actividad negligente del hombre- aplicado por la corriente de El Niño. Las largas sequías redujeron de manera drástica la cantidad de ejemplares y afectaron la diversidad genética de la especie.
Según los autores del reporte científico, una población más modesta sobrevivió a las modificaciones climáticas hasta principios del siglo XX en la isla homónima porque Tasmania tiene un clima más cálido y seco debido a mayor registro de precipitaciones. Lo que queda del mitológico animal son más de cuatro mil denuncias de avistamiento en el continente oceánico, recompensas millonarias por la captura de un ejemplar vivo y una historia de enigma, misterio y esperanza.

Continuar Leyendo

Ciencia

Cómo será la estación espacial que se construirá en la Luna

Publicado

el

Por

(Infobae) – EEUU y Rusia ya firmaron el acuerdo para construir el módulo que reemplazará a la estación espacial. Por qué el proyecto “Puerta al Espacio Profundo” será crucial para la conquista de Marte.

La vida de la Estación Espacial Internacional (ISS) tiene fecha de caducidad. En 2024, la casa de los astronautas de EE UU, Rusia, Europa, Canadá y Japón “cerrará sus puertas” de manera definitiva para dejar espacio al nuevo proyecto denominado Puerta al Espacio Profundo (Deep Space Gateway, en inglés).

La nueva estación espacial dependerá de EEUU y Rusia, que ya firmaron una declaración de cooperación para asentarse en la Luna. Los próximos en sumarse al plan serán las agencias espaciales de Europa (ESA), Japón y Canadá.

El anuncio del acuerdo llega luego de que tanto Rusia como China ya habían expresado de manera oficial sus intenciones de construir sus propias bases en el satélite natural de la Tierra, con el objetivo de entrenar a sus astronautas para futuros viajes a Marte.

“Al menos cinco países están trabajando en la creación de sus propias naves tripuladas. Con el fin de evitar problemas en el futuro en la cooperación técnica, se debería unificar una parte de las normas, por la posibilidad de que los diferentes países trabajen en sus productos y se unan a la estación internacional en la órbita de la Luna”, explicó Igor Komarov, director general de Roscosmos, durante la presentación del pacto firmado en Adelaida (Australia) durante el Congreso Internacional de Astronáutica.

El acuerdo además incluye la utilización de los cohetes rusos Proton y Angara para la construcción, así como la nave de grandes dimensiones que está siendo construida por Roscosmos.

La base selenita será utilizada como puerto de partida para las próximas misiones tripuladas a Marte y otros puntos del Sistema Solar. Durante la primera fase de construcción, estipulada para mediados de la próxima década, se transportarán a la órbita lunar los tres módulos de la estación: uno para generar energía, otro con la “casa” de los cosmonautas y el tercero con laboratorios. Por otro lado, la nueva estación servirá como “nave nodriza” para misiones de exploración lunar, con o sin tripulación.

“Declaraciones como la firmada con Roscosmos muestran que el concepto de Deep Space Gateway es un buen ejemplo de exploración espacial asequible y sostenible”, comentó Robert Lightfoot, director de la NASA.

Continuar Leyendo

Tendencia