El papa Francisco canonizó este domingo a Louis Martin y Marie-Zelie Guerin, los padres de Teresa de Lisieux, que de este modo se convierten en el primer matrimonio en ser elevado a los altares en la historia de la iglesia Católica en una misma ceremonia.

La pareja, que vivió durante el siglo XIX en Francia, tuvo otros ocho hijos además de Teresa de Lisieux, más conocida como Santa Teresa del Niño Jesús. Cuatro de ellos murieron cuando eran niños.

Los demás sobrevivientes, todas mujeres, se convirtieron en monjas. Teresa, la hija más joven y célebre de la pareja murió en 1897 a los 24 años debido a una tuberculosis y fue canonizada en 1925. A partir de allí se extendió su fama de santidad.