Piqué rescata al Barcelona ante el Espanyol | CRN Noticias
Contáctanos

Deporte Internacional

Piqué rescata al Barcelona ante el Espanyol

Publicado

el

El Barcelona, líder destacado del campeonato español, empató 1-1 en el campo del Espanyol prácticamente sobre la campana con un gol de Gerard Piqué, este domingo en la 22ª jornada, en un derbi de la capital catalana de gran tensión y jugado bajo la lluvia.

Gerard Moreno adelantó al Espanyol al rematar de cabeza un centro desde la derecha (65), antes de que Piqué hiciera el 1-1 en otro remate de cabeza (82).

El Barcelona de Ernesto Valverde se convirtió, tras este empate, en el primero de la historia del club en permanecer 22 jornadas de liga invicto, superando las 21 de Pep Guardiola.

“Damos mucho valor a este empate porque nos ha costado mucho y por como ha pasado y porque es un derbi y no queríamos perder”, dijo Valverde tras el partido.

El partido se tensó con rifirrafes entre jugadores tras el empate del central barcelonista, blanco este domingo de los pitos del público ‘perico’ que consideró despreciativas unas declaraciones de Piqué.

Sorprendió Valverde al dejar fuera del once titular a Leo Messi y Jordi Alba, pensando, probablemente, en el crucial partido de vuelta de semifinales de la Copa del Rey el jueves frente al Valencia.

– El agua dificulta el juego –

En un campo encharcado por la lluvia, el Barcelona sufrió para hacer su juego ante un Espanyol bien plantado en el terreno de juego, que levantó un muro defensivo y buscaba sus ocasiones al contraataque.

Andrés Iniesta tomó las riendas de su equipo, mientras Philippe Coutinho, titular este domingo, se mostraba en labores más ofensivas.

A los 22 minutos, el fichaje estrella del Barça en este mercado soltaba un disparo desde la frontal buscando la escuadra rival que ese estrellaba en el larguero.

Poco tardó en responder el Espanyol con un disparo lejano de Leo Baptistao que detuvo en dos tiempos Mar André Ter Stegen (27).

El brasileño, referente atacante del Espanyol, remató poco después alto un centro desde la izquierda (34).

Fueron las únicas ocasiones de una primera parte en la que ambos equipos fueron decayendo a medida que el agua iba haciendo más pesado el terreno.

Tras el descanso, Valverde se decidió a dar entrada a Leo Messi y Sergi Roberto por Paco Alcácer y Semedo para dar más mordiente a su equipo, especialmente por la bandas.

Luis Suárez estuvo a punto de desequilibrar con un disparo cruzado que detuvo Diego López (61), pero el gol cayó de lado contario.

Sergio García se fue por la derecha tras una recuperación de balón y soltó un centro al área donde apareció Gerard Moreno para cabecear a las redes barcelonistas (65).

– Piqué agua la fiesta ‘perica’ –

Con el gol a favor y un campo encharcado que impedía al Barcelona hacer su juego de toque, parecía que el Espanyol podría llevarse infligir al Barça su segunda derrota de la temporada.

Pero, entonces Messi sacó una falta desde la derecha al área donde se elevó Piqué para cabecear y hacer el 1-1 (82).

El gol cayó como un jarro de agua fría sobre los ‘pericos’ que en los últimos diez minutos aún intentaron levantar el resultado, sin suerte.

“Tengo la sensación de que hemos perdido dos puntos más que ganar uno”, dijo el técnico espanyolista Quique Sánchez-Flores tras el partido a la televisión Bein Sports.

A pesar del empate, el Barcelona sigue firme líder liguero por delante de Valencia y Atlético de Madrid, que disputan este domingo el último partido del día.

En el primer partido del día, el Leganés y el Getafe no lograron pasar del empate 0-0 en el derbi de la periferia madrileña. (AFP)

Continuar Leyendo
Publicidad

Deporte Internacional

El Real Madrid remonta y golea al Betis

Publicado

el

Continuar Leyendo

Deporte Internacional

El Barça sobrevive a un Eibar inmenso

Publicado

el

El equipo de Valverde afianza su liderato gracias a los goles de Luis Suárez y Jordi Alba frente a un rival que mereció mucho más (0-2)

No llegó a sonar la vieja y ensordecedora sirena de la fábrica de Alfa que anuncia los goles del Eibar en Ipurua. No hubo algarabía en esos palcos de excepción que se elevan en forma de torres de viviendas tras la tribuna norte del pequeño campo. No escribió, en definitiva, una historia de matagigantes el Eibar y, pese a ello, construyó un relato de máxima admiración ante todo un Barcelona. A tres días de la crucial visita a Stamford Bridge, con la guardia de córps sobre el césped en detrimento de las joyas de la corona, Coutinho y Dembélé, el Barça logró marcar dos goles al Eibar. Pero no fue una victoria, sino un ejercicio de supervivencia de esos que dejan una huella eterna en quien los protagoniza.

El equipo de Valverde conoció el sufrimiento y se sobrepuso a él, sin saber muy bien cómo, para seguir invicto en esta Liga casi sentenciada. Quedó minimizado hasta su propio límite por un rival gigante y ejemplar en su forma de jugar, de vivir y de existir al que el árbitro no trató como tal. Entre ese mal endémico de los equipos modestos y su propia impericia en las áreas, el Eibar dejó escapar la posibilidad de volver a hacer historia una vez más.

El Barça se sentía por momentos como un torero sin capote en medio de la plaza, esquivando las salvajes acometidas de un animal desbocado y sediento de sangre. Una sensación casi desconocida para el líder, que no se había sentido tan desbordado desde la ya lejana Supercopa frente al Real Madrid. El Eibar exhibió sus mejores virtudes, acumulando con facilidad ocasiones de gol a partir de su presión adelantada y de una agresividad en el robo que vació de respuestas al cuadro azulgrana.

Un tratado de geometría

El primer cuarto de hora de los locales fue primoroso. Lo probaron José Ángel, Orellana, Ramis y Kike García, que también fue víctima de un posible penalti por un agarrón del Busquets, en una salida en tromba espectacular. Carecía el Barcelona de capacidad de réplica hasta que el balón se encontró con su dueño natural. Como bien dijo Mendilibar en su día, «con este tipo es imposible, de la nada te hace un gol». Y el tipo, dorsal 10 a la espalda y acento argentino, resolvió el jeroglífico con un tratado de geometría que Suárez convirtió en oportuna cataplasma para aliviar la calentura de su equipo.

El aguijonazo del uruguayo no conllevó efectos secundarios para un Eibar que siguió a lo suyo. Jordán silenciaba a Busquets, Orellana e Inui punzaban por los costados y Diop mascaba yardas como si fuera dos personas en vez de una. Sólo la velocidad de Alba y la pausa de Iniesta permitieron la descongestión del Barça, más suelto y capaz a partir de la media hora de juego, rozando incluso en segundo con un latigazo al palo de Messi: ya lleva 17 este año.

El Eibar se mantuvo fiel a su filosofía tras el descanso, apretando las tuercas a un Barça que logró al menos alejar el balón de las áreas. Tanto de la suya, ya que los armeros no finalizaban sus acometidas, como en la contraria, por donde no aparecían ni Suárez ni Messi. Dada su ventaja y las circunstancias del partido, no era un mal plan para el líder.

Doble rasero y agravante

La dialéctica del choque conservó inalterables sus argumentos hasta que la expulsión de Orellana reventó todos los esquemas. El incorregible atacante chileno cometió la torpeza de pegarle un manotazo al balón con el juego parado y Hernández Hernández le castigó con la segunda amarilla. Decisión estricta, pero ajustada al reglamento al fin y al cabo.

Lo que sacó de quicio al Eibar fue que Suárez, tres minutos después, desplazó el esférico tras controlar en fuera de juego y no recibió sanción alguna. El doble rasero ante dos acciones similares, con el agravante de que el ariete uruguayo buscaba perder tiempo y Orellana no, hizo perder los papeles a Mendilibar, que observó el final del duelo en un palco. Aunque todavía restaban 20 minutos, la desventaja numérica hizo ya imposible la remontada de un Eibar admirable de principio a fin. El gol de Jordi Alba al atardecer fue un injusto castigo añadido para un equipo que no mereció padecer ninguno. (El Mundo)

Continuar Leyendo

Deporte Internacional

El Barcelona quiere corregir el rumbo en Eibar tras dos empates en Liga

Publicado

el

El empate 0-0 en casa contra el Getafe ha puesto sobre alerta a muchos en Barcelona, donde el líder espera ganar este sábado en Eibar, en su partido de la 24ª jornada de la Liga española, para evitar que el Atlético de Madrid pueda acercarse más en la clasificación.

Ese tropiezo del pasado fin de semana en el Camp Nou permitió al Atlético recortar su desventaja y ponerse a 7 puntos de la primera posición, una diferencia todavía cómoda para el equipo de Ernesto Valverde, pero sin gran margen para la confianza.

Un nuevo tropiezo sería la peor manera de preparar el importante partido que el Barça tendrá el martes en Stamford Bridge contra el Chelsea, en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

Al empate de Getafe se suma que en la anterior jornada liguera el Barcelona tampoco ganó, ya que empató 1-1 en el campo de su vecino, el Espanyol, por lo que parece urgente que Lionel Messi y compañía consigan el triunfo en Ipurúa, ante el séptimo clasificado, que está a apenas un punto de la zona de Europa League.

En caso de que el Barça no gane en su viaje al País Vasco, el Atlético de Madrid intentará aprovecharlo el domingo en el Metropolitano contra el Athletic de Bilbao. (AFP)

Continuar Leyendo

Tendencia