¿Has caminado alguna vez al lado de un edificio alto en el centro de la ciudad y sentido un viento tan intenso que te podría casi tumbar? Vuelan los sombreros, las sobrillas se retuercen, los peinados se deshacen, las faldas se levantan, el polvo y la basura se arremolinan.

El viento usualmente sopla más fuerte alrededor de la base de un rascacielos, un fenómeno que no solo produce molestias sino que puede también representar un peligro público.

En la ciudad británica de Leeds, por ejemplo, un hombre de 35 años fue aplastado por un camión que se volteó por la intensidad del viento cerca de un edificio de 32 pisos, en 2011. Uno de varios incidentes, algunos con heridos, que se reportaron a las autoridades.

Ante la creciente tendencia de construir estructuras cada vez más altas en centros urbanos, varias ciudades alrededor del mundo están tomando en serio este fenómeno y buscando medidas para paliarlo.

BBC Mundo