¿Cómo es posible que el universo se haya creado a partir de la nada? Un equipo de científicos canadienses halló la respuesta a una de las preguntas más importantes de la historia y descartan cualquier participación divina.
Desechando la necesidad de la intervención de un dios creador, los científicos elaboraron una hipótesis basada en la teoría de la inflación de las partículas virtuales, o sea, aquellas partículas que contienen una carga energética muy pequeña por un brevísimo lapso de tiempo.
Sin embargo, el postulado admite un problema: ¿cómo partículas tan diminutas pueden generar el universo que conocemos? El Dr. Mir Faisal, del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Waterloo, en Canadá, cree tener la respuesta. Según el experto, bajo las reglas de la teoría de la inflación, las pequeñísimas partículas virtuales son capaces de expandirse hasta crear el universo.
Sin embargo, Faisal complica aún más el asunto al asegurar que intentar explicar cómo el universo se creó de la nada es inadecuado: “el universo aún es nada”, señala, en alusión a la ausencia de energía. En cuanto al rol desempeñado por dios en la creación, el doctor diferencia entre un dios representado como “superhombre sobrenatural”, sin ningún tipo de intervención, y un dios como “un gran matemático”, que efectivamente podría tener cierta importancia.
En otras palabras, el científico argumenta con la teoría de la inflación que el total de la energía positiva, en forma de materia, está equilibrado con el total de la energía negativa, en forma de gravedad, de modo tal que la energía total del universo es cero.