Harto del constante ruido producido por sus vecinos de arriba, un hombre en China se vengó, dándoles un poco de su propia medicina. Compró online un dispositivo conocido como “agitador de construcción”, y lo dejó prendido durante todo un fin de semana.

Se vengó de sus vecinos ruidosos con un infernal “agitador de edificios”

El hombre (conocido sólo por su apellido, Zhao), se había quejado de que el hijo de sus vecinos de arriba hacía demasiado ruido, robándole el descanso y la relajación que tanto necesita. Intentó primero razonar con la familia, pidiéndoles cortésmente que acotaran el ruido a cierto horario, pero sus peticiones no tuvieron eco, y el estruendo constante continuó.