Si siente esto, deje de beber agua | CRN Noticias
Contáctanos

Salud, moda y familia

Si siente esto, deje de beber agua

Publicado

el

Salud – Dan con el mecanismo cerebral que se activa cuando el cuerpo no debe hidratarse más. Porque contar los vasos no sirve para nada…

¿Qué le sucede a nuestro organismo si lo obligamos a consumir más líquido del necesario? ¿Es posible un envenenamiento por exceso de agua? Al parecer, sí, pero con matices. Del mismo modo que la deshidratación provoca serios daños a nuestro cuerpo, empezando por los riñones, los científicos advierten de que la sobrehidratación tampoco es recomendable.

En los últimos tiempos ha aumentado el número de personas que no se separan de su botella de agua ni para ir al baño, que visitan con más frecuencia que el común de los mortales. No se trata de deportistas o corredores que necesitan hidratarse más de lo normal, sino de ciudadanos sanos que van por la calle, el metro o el autobús bebiendo a chupitos de un recipiente, siguiendo un mito ya desmontado de que debemos beber entre los dos y los dos litros y medio de agua al día, en base a unas recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) que, sin embargo, no solo se refieren a esta sustancia, sino a toda clase de bebida e incluso comida (como frutas y verduras). Aclarado esto, ¿en qué momento debemos parar la borrachera de agua?

El límite lo marca su sed

“El porcentaje de gente que bebe menos agua de la que debería todavía es mucho mayor que el de población que se excede, pero es curioso que en los últimos años observemos este fenómeno de personas que siguen ciertos hábitos de vida saludables y van a todas partes con su botella. Ni es cierto que consumir más agua de la recomendada ayude a adelgazar o mejorar la salud, ni hay unos litros de agua estrictos: todo depende de algo tan sencillo como la sed. El ser humano ha sobrevivido desde los primates hasta el siglo XXI gracias a la sed, porque bebíamos solo por necesidad. Ahora bebemos porque tenemos más acceso a la información y pensamos en número de vasos de agua al día”, señala el profesor Lluís Serra-Majem, director de la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación (CIEAH) de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBEROBN). Y añade: “Desde el punto de vista cardiocirculatorio o metabólico, beber más vasos de agua de los recomendados no debería suponer un problema grave porque el cuerpo lo filtra y elimina. No conozco patologías por sobrehidratación, salvo los casos graves de atletas y deportistas de élite que, si beben en exceso, mucho más de lo que el cuerpo puede asimilar, sí pueden sufrir fracaso cardiovascular”.

No cuente los vasos de agua

Un estudio de la Universidad de Monash (Australia) ha demostrado que el cerebro tiene un mecanismo de defensa que se activa cuando se detecta que está ingiriendo más líquido del necesario. La investigación australiana consistía en registrar, mediante resonancia magnética, la actividad cerebral y el esfuerzo que implicaba beber agua en dos situaciones: con sed, después de hacer ejercicio intenso, y sin sed, después de haber consumido previamente grandes cantidades de agua.

Las pruebas cerebrales observaron, en los casos del consumo excesivo, una hiperactividad prefrontal asociada a la inhibición del reflejo de deglución. Es decir, se producía la sensación de “cerrarse la garganta” y costaba hasta tres veces más esfuerzo tragar el líquido. El problema, no obstante, es que en ocasiones no atendemos a esta sensación de saciedad, y seguimos bebiendo porque pensamos que necesitamos cumplir más vasos de agua al día.

“Se ha dado caso de atletas de maratón a los que se les ha recomendado sobrehidratarse y han fallecido, en ciertas circunstancias, por beber agua muy por encima de sus necesidades. En el estudio, por primera vez, comprobamos el esfuerzo que hacemos cuando bebemos en exceso, lo que significa que tenemos que superar algún tipo de resistencia cerebral”, describe Michael Farrell, coordinador de la investigación.

Los casos extremos

Los primeros casos de deportistas fallecidos por sobrehidratación se empezaron a detectar en los años 80, en competiciones de larga duración, que implicaban un reajuste de hidratación durante varias horas. Es la llamada ‘hiponatremia asociada al ejercicio’ (EAH, por sus siglas en inglés). La sobrehidratación, en estos casos, produce un desequilibrio hidroelectrolítico y un aumento de la presión intracraneal, cefaleas, náuseas, vómitos, agitación, confusión mental, y podría llegar a provocar convulsiones, coma y muerte, como le ocurrió a la atleta Cynthia Lucero en el Maratón de Boston de 2002. Si se detecta a tiempo, se puede corregir administrando una solución salina hasta que se recupere el equilibrio.

Investigadores de la Universidad de Oakland (EE UU) acaban de publicar una revisión actualizada sobre la incidencia del EAH, su patología y tratamiento, a partir de la revisión de literatura científica sobre el tema. En este estudio señalan un dato inquietante: si en los años 80 los casos de hiponatremia afectaban más a atletas de élite en triatlón, ironman, escalada extrema o ultramaratón, últimamente se ha observado un aumento de la incidencia de EAH en maratones y carreras populares, deportes de equipo, entrenamientos militares americanos e incluso clases de yoga. Aquí es cuando lo de beber agua masivamente se nos ha ido de las manos.

“Hasta el momento, en España solo hemos observado riesgo de hiponatremia en pruebas largas, de más de cuatro horas, y bajo ciertas condiciones climáticas, como pueden ser las competiciones Transvulcania o Transgrancanaria. Pero no debería suponer un riesgo para la salud si los atletas lo van controlando y consumiendo suficiente sodio durante el recorrido”, resume José Antonio López Calbet, profesor de Fisiología del Ejercicio en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, especializado en Medicina Deportiva. Y añade: “Mi recomendación es beber cuando tengamos sed, ni por encima ni por debajo. Y si nos planteamos competir en este tipo de pruebas, deberíamos entrenar con profesionales que nos enseñen a regular los niveles de sodio y a medir nuestra propia hidratación en marcha. No basta con leer información en Internet sobre cuánta agua debemos beber. Cada cuerpo es un mundo, y en estos casos, el asesoramiento profesional es imprescindible porque está en juego la salud”.

 

Vía El País

Continuar Leyendo
Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

Salud, moda y familia

¿Qué es más sano, comer unos tacos o una barra de granola?

Publicado

el

Por

(Oaxaca Capital) – Estudiantes y académicos de la Universidad de las Américas Puebla (UDLA) aseguran que los tacos al pastor tienen menos calorías que la barritas de granola, un alimento que se utiliza para bajar de peso, esto de acuerdo con información de El Heraldo de México.

Anteriormente ya se había evidenciado que otros alimentos considerados “light”, como los cereales, contienen una gran cantidad de azúcar, incluso niveles mayores a los recomendados por día en adultos y niños.

Bajo el nombre “Tacos al pastor y flautas de cochinita pibil, ¿sabes qué es lo que comes?”, los estudiantes y académicos del Departamento de Ingeniería Química, Alimentos y Ambiental de dicha casa de estudios explican el contenido calórico de estos alimentos de la siguiente manera:

  1. Carbohidratos: Los tacos al pastor contienen 20.77 por ciento de carbohidratos y las flautas de cochinita pibíl un 40.7 por ciento de ello.
  2. Contenido graso: Las flautas de cochinita pibil tienen menos grasa que los tacos al pastor con un 11.5 y 11.92 por ciento respectivamente.
  3. Proteína: Los tacos al pastor tienen 23.51 por ciento de proteína, mientras que las flautas de cochinita solo tienen 4.07 por ciento.

El estudio concluye que las barras de granola tienen más grasa que la comida antes mencionada. En promedio, cada una tiene entre 20 y 30 por ciento de grasa, dependiendo de la marca. Así que ahora que te encuentres en un dilema sobre si comer tacos o barras, elige la opción más rica y las más saludable.

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

Cuando vayas a McDonald’s, debes pedir dos hamburguesas por tu bien

Publicado

el

Por

(La Opinión) – Todos sabemos que para mantenernos saludables y en forma es necesario, entre otras cosas, llevar una buena alimentación, sobre todo balanceada, en donde primen los vegetales y las frutas sobre las proteínas animales y las grasas.

Así que aunque te guste mucho, es mejor mantenerte alejado de la comida chatarra, como la que sirven en la mayoría de los conocidos fast food.

Sin embargo, para muchos es imposible dejar de comer, por ejemplo, una hamburguesa, siendo ávidos visitantes de restaurantes como McDonald’s, sin que les importe las recomendaciones de los médicos y expertos en nutrición.

Pero precisamente una experta en alimentación llamada Emily Field les ha traído gran esperanza a los amantes de las hamburguesas de McDonald’s, ya que la nutricionista llevó a cabo un experimento en donde descubrió que no solo no tienes por qué dejar de consumir las hamburguesas de este lugar, sino además, será mejor que siempre pidas dos.

Según Field, la gente que come dos hamburguesas de McDonald’s equilibra de esta manera los niveles de azúcar en la sangre, solo que con esta opción, olvídate de las papas fritas y el refresco.

También le dará más proteínas, pero usted heredará algunas calorías no deseadas más, lo que significa que tendrá que realizar algunas sesiones más en el gimnasio como resultado. A pesar de que hay un incremento en la ingesta de proteína, se reduce el consumo de grasas y carbohidratos suprimiendo esos dos elementos. Con un poco más de ejercicio lograrás quemar esa segunda hamburguesa.

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

Cómo elegir la cama ideal para dormir en pareja

Publicado

el

Por

En ocasiones, la elección de una cama puede ser una tarea difícil, y se complica aún más cuando la decisión debe ser tomada en pareja ya que se deben evaluar varios elementos como el nivel de confort, la altura del colchón, y la tela, entre otros aspectos que influyen en el descanso.

Al momento de dormir cada persona tiene sus propios hábitos. Están los que prefieren dormir de lado, boca arriba o boca abajo; los que adoran cubrirse con las sábanas y los que necesitan que sus pies o manos se sientan libres durante la noche. Por eso cuando llega el momento de compartir la cama con una pareja estas peculiaridades pueden ser difíciles de conciliar. Sin embargo, hay que poner mucho empeño en la elección de la cama ya que una buena noche de sueño puede significar una mayor productividad a lo largo del día.

Así que no nos alarguemos más y veamos algunos consejos para facilitar la elección de una buena cama.

Probar la cama

Es importante que ambos se dirijan en búsqueda de la cama, ya que el primer paso es la prueba de la cama para diferenciar los componentes, características y beneficios entre cada marca y modelo.

Para la prueba ambos deben acostarse en la cama, como mínimo 5 minutos y en su postura habitual de descanso para comprobar el nivel de confort que se adapta mejor a cada uno (suave, intermedio o firme).  “Las personas son diferentes y requieren un colchón específico. Al tener esta experiencia previo a la compra, es más fácil definir qué tipo confort se necesita”, indicó Luis Torres, coordinador de marca de Camas Blü Comfort.

Elegir el tamaño

Como bien dice el dicho “el tamaño sí importa”. El tamaño de la cama es un aspecto muy importante a tomar en cuenta ya que esto ayudará a que ambos puedan recostarse con mayor comodidad.

Generalmente se recomienda que la cama mida 20 cm más de la atura de la persona más alta, para que queden 10 cm sobre la cabeza y debajo de los pies. Las opciones más aconsejables para tener suficiente espacio son las de tamaño Queen o King, pero para poder elegir la más adecuada es imprescindible conocer el tamaño de su nuevo dormitorio.

Otro aspecto importante en este sentido es la altura de la cama. Se considera que lo ideal es una altura promedio de 20 a 30 pulgadas ya que esto permitirá que los movimientos para subir y bajar de ella sigan las curvaturas naturales del cuerpo, logrando tener una postura correcta de la columna, caderas y hombros, para prevenir dolores musculares y articulares. “En este punto es importante saber que la altura de la cama no determina el nivel de calidad”, mencionó Torres.

Conocer los materiales

Es importante que la persona conozca los componentes de la cama, el tipo de espuma, el resortaje y la tela, que le ayudarán a identificar y satisfacer sus necesidades específicas en el descanso.

La tela debe ser suave, fresca y durable. Existen personas que tienen dificultad para dormir debido a situaciones alérgicas, por lo que pueden buscar telas con antiácaros, repelentes de zancudos, entre otros tratamientos que contribuyen a ayuden a mantener la higiene de la cama.

Otro elemento de clave es el sistema de resortes, ya que este ayuda a distribuir el peso de una mejor manera, permitiendo un descanso más cómodo. Blü Comfort tiene un exclusivo sistema de resortes Power Bonell Plus, que brinda un mejor soporte y distribuye el peso de mejor manera, evitando sobrecargar solo unas partes del cuerpo. “Esto tendrá un impacto beneficioso en la espalda y la postura al dormir, además que representa durabilidad de la cama”, puntualizó Torres.

Tips:

  • Busca el respaldo de una empresa confiable y de gran trayectoria. Una máxima cantidad de años de garantía no necesariamente es sinónimo de buena calidad.
  • No escatimes en el costo de tu comodidad. “En promedio pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, por lo que es importante cuidar de nuestro sueño”, reafirmó Torres.
  • Verifica si la cama tiene un respaldo de responsabilidad ecológica.

 

Continuar Leyendo

Tendencia