Si siente esto, deje de beber agua | CRN Noticias
Contáctanos

Salud, moda y familia

Si siente esto, deje de beber agua

Publicado

el

Salud – Dan con el mecanismo cerebral que se activa cuando el cuerpo no debe hidratarse más. Porque contar los vasos no sirve para nada…

¿Qué le sucede a nuestro organismo si lo obligamos a consumir más líquido del necesario? ¿Es posible un envenenamiento por exceso de agua? Al parecer, sí, pero con matices. Del mismo modo que la deshidratación provoca serios daños a nuestro cuerpo, empezando por los riñones, los científicos advierten de que la sobrehidratación tampoco es recomendable.

En los últimos tiempos ha aumentado el número de personas que no se separan de su botella de agua ni para ir al baño, que visitan con más frecuencia que el común de los mortales. No se trata de deportistas o corredores que necesitan hidratarse más de lo normal, sino de ciudadanos sanos que van por la calle, el metro o el autobús bebiendo a chupitos de un recipiente, siguiendo un mito ya desmontado de que debemos beber entre los dos y los dos litros y medio de agua al día, en base a unas recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) que, sin embargo, no solo se refieren a esta sustancia, sino a toda clase de bebida e incluso comida (como frutas y verduras). Aclarado esto, ¿en qué momento debemos parar la borrachera de agua?

El límite lo marca su sed

“El porcentaje de gente que bebe menos agua de la que debería todavía es mucho mayor que el de población que se excede, pero es curioso que en los últimos años observemos este fenómeno de personas que siguen ciertos hábitos de vida saludables y van a todas partes con su botella. Ni es cierto que consumir más agua de la recomendada ayude a adelgazar o mejorar la salud, ni hay unos litros de agua estrictos: todo depende de algo tan sencillo como la sed. El ser humano ha sobrevivido desde los primates hasta el siglo XXI gracias a la sed, porque bebíamos solo por necesidad. Ahora bebemos porque tenemos más acceso a la información y pensamos en número de vasos de agua al día”, señala el profesor Lluís Serra-Majem, director de la Cátedra Internacional de Estudios Avanzados en Hidratación (CIEAH) de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBEROBN). Y añade: “Desde el punto de vista cardiocirculatorio o metabólico, beber más vasos de agua de los recomendados no debería suponer un problema grave porque el cuerpo lo filtra y elimina. No conozco patologías por sobrehidratación, salvo los casos graves de atletas y deportistas de élite que, si beben en exceso, mucho más de lo que el cuerpo puede asimilar, sí pueden sufrir fracaso cardiovascular”.

No cuente los vasos de agua

Un estudio de la Universidad de Monash (Australia) ha demostrado que el cerebro tiene un mecanismo de defensa que se activa cuando se detecta que está ingiriendo más líquido del necesario. La investigación australiana consistía en registrar, mediante resonancia magnética, la actividad cerebral y el esfuerzo que implicaba beber agua en dos situaciones: con sed, después de hacer ejercicio intenso, y sin sed, después de haber consumido previamente grandes cantidades de agua.

Las pruebas cerebrales observaron, en los casos del consumo excesivo, una hiperactividad prefrontal asociada a la inhibición del reflejo de deglución. Es decir, se producía la sensación de “cerrarse la garganta” y costaba hasta tres veces más esfuerzo tragar el líquido. El problema, no obstante, es que en ocasiones no atendemos a esta sensación de saciedad, y seguimos bebiendo porque pensamos que necesitamos cumplir más vasos de agua al día.

“Se ha dado caso de atletas de maratón a los que se les ha recomendado sobrehidratarse y han fallecido, en ciertas circunstancias, por beber agua muy por encima de sus necesidades. En el estudio, por primera vez, comprobamos el esfuerzo que hacemos cuando bebemos en exceso, lo que significa que tenemos que superar algún tipo de resistencia cerebral”, describe Michael Farrell, coordinador de la investigación.

Los casos extremos

Los primeros casos de deportistas fallecidos por sobrehidratación se empezaron a detectar en los años 80, en competiciones de larga duración, que implicaban un reajuste de hidratación durante varias horas. Es la llamada ‘hiponatremia asociada al ejercicio’ (EAH, por sus siglas en inglés). La sobrehidratación, en estos casos, produce un desequilibrio hidroelectrolítico y un aumento de la presión intracraneal, cefaleas, náuseas, vómitos, agitación, confusión mental, y podría llegar a provocar convulsiones, coma y muerte, como le ocurrió a la atleta Cynthia Lucero en el Maratón de Boston de 2002. Si se detecta a tiempo, se puede corregir administrando una solución salina hasta que se recupere el equilibrio.

Investigadores de la Universidad de Oakland (EE UU) acaban de publicar una revisión actualizada sobre la incidencia del EAH, su patología y tratamiento, a partir de la revisión de literatura científica sobre el tema. En este estudio señalan un dato inquietante: si en los años 80 los casos de hiponatremia afectaban más a atletas de élite en triatlón, ironman, escalada extrema o ultramaratón, últimamente se ha observado un aumento de la incidencia de EAH en maratones y carreras populares, deportes de equipo, entrenamientos militares americanos e incluso clases de yoga. Aquí es cuando lo de beber agua masivamente se nos ha ido de las manos.

“Hasta el momento, en España solo hemos observado riesgo de hiponatremia en pruebas largas, de más de cuatro horas, y bajo ciertas condiciones climáticas, como pueden ser las competiciones Transvulcania o Transgrancanaria. Pero no debería suponer un riesgo para la salud si los atletas lo van controlando y consumiendo suficiente sodio durante el recorrido”, resume José Antonio López Calbet, profesor de Fisiología del Ejercicio en la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, especializado en Medicina Deportiva. Y añade: “Mi recomendación es beber cuando tengamos sed, ni por encima ni por debajo. Y si nos planteamos competir en este tipo de pruebas, deberíamos entrenar con profesionales que nos enseñen a regular los niveles de sodio y a medir nuestra propia hidratación en marcha. No basta con leer información en Internet sobre cuánta agua debemos beber. Cada cuerpo es un mundo, y en estos casos, el asesoramiento profesional es imprescindible porque está en juego la salud”.

 

Vía El País

Continuar Leyendo
Publicidad

You must be logged in to post a comment Login

Salud, moda y familia

La terrible consecuencia de aguantarse un estornudo

Publicado

el

Por

(El Comercio) – ¿Tentado a reprimir un estornudo fuerte o inoportuno? Mejor deja que salga. Es la recomendación de médicos británicos con base en el raro caso de un hombre que sufrió un desgarre en la parte posterior de la garganta cuando intentó contener un estornudo.

En un estudio publicado por BMJ Case Reports, los doctores describen su confusión inicial cuando el paciente llegó a la sala de emergencias del hospital de Leicester quejándose de tener dificultades para deglutir y “una sensación de taponazos” en su inflamado cuello.

El paciente de 34 años dijo a los doctores que sus problemas comenzaron después que trató de impedir un estornudo tapándose la nariz y la boca. Eventualmente perdió la voz y pasó una semana en el hospital.

“Cuando se estornuda, el aire sale a unas 150 mph (240 kph)”, declaró el doctor Anthony Aymat, director de servicios de otorrinolaringología en el Hospital Lewisham de la Universidad de Londres y quien no tuvo trato con el paciente. “Cuando una persona contiene toda esa presión, puede causarse mucho daño y terminar como el hombre Michelin, con aire retenido en el cuerpo”.

Mientras los médicos de Leicester examinaban al paciente escucharon “crujidos en el cuello” hasta la caja torácica, un indicio de que tenía burbujas de aire dentro del pecho. Preocupados de que el paciente sufriera una infección u otras posibles complicaciones, los médicos lo internaron, le pusieron una sonda para alimentación y le dieron antibióticos, según lo publicado por BMJ Case Reports.

“Estornudar tiene como propósito expulsar algo del organismo, como virus y bacterias, que podrían terminar en la parte equivocada del organismo si no se hace”

El doctor Zi Yang Jiang, cirujano de cabeza y cuello del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, dijo que cada año atiende a una o dos personas que sufrieron daño por reprimir un estornudo, casos que son “extremadamente raros”.

Jiang dijo que era raro que un solo estornudo pudiera generar la fuerza suficiente para causar el tipo de daño físico que generalmente resulta de un traumatismo, como una herida de bala en el cuello. Retener aire durante un estornudo inminente puede causar un colapso pulmonar, entre otras cosas, agregó.

“Estornudar tiene como propósito expulsar algo del organismo, como virus y bacterias, que podrían terminar en la parte equivocada del organismo si no se hace”, apuntó. Jiang señaló que en la mayoría de los casos, el organismo absorbe después el aire excedente.

El paciente británico se recuperó totalmente y se le indicó no taparse la nariz si va a estornudar. Los doctores le recomendaron usar un pañuelo al estornudar.

“Para mayor seguridad, hay que estornudar fuerte, aunque no sea socialmente aceptable”, afirmó Aymat.

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

¡Ojo, varones!: El ibuprofeno podría dejarles estériles

Publicado

el

Por

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

¿Qué es más sano, comer unos tacos o una barra de granola?

Publicado

el

Por

(Oaxaca Capital) – Estudiantes y académicos de la Universidad de las Américas Puebla (UDLA) aseguran que los tacos al pastor tienen menos calorías que la barritas de granola, un alimento que se utiliza para bajar de peso, esto de acuerdo con información de El Heraldo de México.

Anteriormente ya se había evidenciado que otros alimentos considerados “light”, como los cereales, contienen una gran cantidad de azúcar, incluso niveles mayores a los recomendados por día en adultos y niños.

Bajo el nombre “Tacos al pastor y flautas de cochinita pibil, ¿sabes qué es lo que comes?”, los estudiantes y académicos del Departamento de Ingeniería Química, Alimentos y Ambiental de dicha casa de estudios explican el contenido calórico de estos alimentos de la siguiente manera:

  1. Carbohidratos: Los tacos al pastor contienen 20.77 por ciento de carbohidratos y las flautas de cochinita pibíl un 40.7 por ciento de ello.
  2. Contenido graso: Las flautas de cochinita pibil tienen menos grasa que los tacos al pastor con un 11.5 y 11.92 por ciento respectivamente.
  3. Proteína: Los tacos al pastor tienen 23.51 por ciento de proteína, mientras que las flautas de cochinita solo tienen 4.07 por ciento.

El estudio concluye que las barras de granola tienen más grasa que la comida antes mencionada. En promedio, cada una tiene entre 20 y 30 por ciento de grasa, dependiendo de la marca. Así que ahora que te encuentres en un dilema sobre si comer tacos o barras, elige la opción más rica y las más saludable.

Continuar Leyendo

Tendencia