El 10 de noviembre de 1943, fue inaugurado el Palacio Nacional de Guatemala. Hoy Palacio Nacional de la Cultura. 77 años han pasado desde entonces.

Este símbolo del poder gubernamental, es todo un ícono del imaginario del guatemalteco, pues desde entonces desde sus muros se maneja el rumbo del país; o al menos esa idea tenemos.

Lee también: Medioambiente: Sin bosques nos hundimos todos

El presidente de entonces, el General Jorge Ubico, quiso dejar como parte de su legado, este icónico edificio, que varios de sus antecesores habían querido construir, sin éxito.

Progreso y Paz. (Foto: R.Broll)

Fue así que de las propuestas que imitaban el estilo europeo, se quiso buscar otras alternativas, como el art déco. Al final, sin embargo, ganó la propuesta que evocaba el renacimiento español, y entremezcla los aportes propios de la arquitectura guatemalteca.

En ese sentido, el presidente Ubico, mandó que se utilizara, no solo un diseño que englobara las características constructivas del país, sino que además se pidió que se utilizara, en la medida de lo posible, materiales nacionales o artes aplicadas elaboradas por artistas y artesanos nacionales.

Trabajo y Libertad. (Foto: R.Broll)

Por ello, fue que se encargó la elaboración de los vitrales que decorarían los salones principales del Palacio Nacional, al artista Julio Urruela Vásquez, quien se encargó de los diseños y ejecución de estos bellos ventanales, que no solo cuentan ciertos pasajes de la historia nacional, sino que muestran algunas alegorías elaboradas específicamente para este emblemático edificio.

10 virtudes cívicas del Palacio Nacional

En el segundo nivel, frente al Salón de Recepciones, se ubica el Salón de Banquetes, el cual se encuentra decorado con los hermosos vitrales colocados para iluminar su muro sur, bajo el frontispicio de la fachada sur del edificio.

El tema escogido fueron las “Virtudes Cívicas”, Consistentes en 5 paneles dobles, es decir, 10 unidades que ilustran de una manera alegórica, es decir, representando los temas con mujeres y hombres idealizados, que portan elementos o carteles que indican el valor que representan.

Justicia y Probidad. (Foto: R.Broll)

Los 10 valores, que el presidente Ubico pidió que se plasmaran en estos paneles de vitrales, fueron: Progreso; Paz; Trabajo; Libertad; Justicia; Probidad; Concordia; Orden; Institución y Fuerza. A cada uno de ellos, el maestro Urruela Vásquez, les colocó algunas características que los identificaran con Guatemala, al colocarles elementos como la monja blanca, el quetzal, pero entremezclados en los atributos usuales que la cultura griega o el arte asigna a las representaciones alegóricas.

De estas virtudes cívicas, destaca una que es la “Probidad”, pues coloca un pergamino donde se plasma el decreto con el que el presidente Ubico promulgó esta ley que buscaba la decencia y los valores éticos en el funcionario público, evitando que se enriquecieran ilícitamente, algo tan añorado hoy en día. Como un detalle curioso, el maestro Urruela, reprodujo en este vitral, la firma del presidente Ubico.

Concordia y Orden. (Foto: R.Broll)

Realización, destrucción y recuperación de este tesoro

Al maestro Julio Urruela, lo apoyaron en ese entonces, un grupo de jóvenes artistas que en ese entonces eran destacados estudiantes o artistas jóvenes, que luego llegaron a ser grandes exponentes de las artes nacionales, como Roberto González Goyri, Guillermo Grajeda Mena, Dagoberto Vásquez, José Luis Álvarez y otros.

En 1980, estas 10 virtudes cívicas casi desaparecieron. Esto se debió a un atentado terrorista perpetrado por la Guerrilla durante el Conflicto Armado Interno; que puso un auto bomba en la Plaza Central frente al Palacio Nacional. Pasaron casi 30 años para que estas bellas artes aplicadas en nuestro máximo edificio gubernamental; reflejaran nuevamente la luz coloreada en el bello Salón de Banquetes.

Institución y Fuerza. (Foto: R.Broll)

Sin dudas, camino del Bicentenario, sería una excelente idea restaurar estas 10 virtudes cívicas en cada uno de nosotros. Como guatemaltecos, amando y respetando nuestra patria, trabajando por hacer de este un gran país cada día, en el que nos veamos reflejados en cada uno de ellos. ¡Pues una sociedad con valores y virtudes, es una sociedad que permanecerá en el tiempo!

Conoce más de estos y otros contenidos en la edición completa, en:

 

EntreCultura 149

Nacional

Ciudades

Login

Welcome to Typer

Brief and amiable onboarding is the first thing a new user sees in the theme.
Join Typer
Registration is closed.