En ocasiones, la solución a nuestros problemas está al alcance de nuestras manos. Las enfermedades o dolencias cotidianas, pueden volverse uno de ellos. Generalmente recurrimos a tomar medicamentos que nos alivien la mente y el cuerpo o asistimos al médico, pero hacemos caso omiso a alternativas que nos ofrece la naturaleza.

El agua caliente, es una de ellas y nos brinda muchos beneficios que tienen que ver con la relajación mental y física del cuerpo. Aquí te dejamos algunas propiedades:

1-Estimula la liberación de endorfinas, hormonas que tienen un efecto analgésico y se emiten en momentos de emoción, esfuerzo físico o el orgasmo; y tiene la propiedad de disminuir el dolor provocando una sensación de bienestar y relajación.

2-Alivia el dolor de cabeza. Una ducha de agua caliente, suaviza la presión que causan los vasos sanguíneos del cerebro.

3-Ayuda a la descongestión nasal, y a que no se acumule mucosa en la garganta, permitiendo que la tos desaparezca poco a poco.

4-Repone las energías del cuerpo pues dilata los vasos sanguíneos,  haciendo que más sangre y oxígeno entren por los músculos, aliviando la tensión.

5- Es excelente para conciliar el sueño, ya que relaja la tensión e incluso la mente.

6-Permite la pérdida de peso, ya que el calor funciona como un tipo de terapia termal, por lo que el cuerpo suda lo suficiente como para liberar toxinas y el exceso de agua. También se dice que las personas con diabetes pueden reducir sus niveles de azúcar al ducharse con agua caliente.

7- Alivia el dolor menstrual. Ducharse o por lo menos, colocarse una compresa con agua caliente en la zona abdominal, ayuda a calmar esos calambres fastidiosos.

8- Incrementa la flexibilidad

9- Abre los poros de la piel, liberando toxinas e impurezas. El resultado una tez limpia y fresca.

10-Ayuda a calmar la mente y permite la meditación

11-Estimula el drenaje linfático, eliminando bacterias y virus. Desintoxica el sistema y regenera las células.

12-Los orientales consumen agua tibia o caliente pues según ellos, evita el impacto de un cambio brusco en la temperatura interna del cuerpo y crea un efecto vasodilatador que beneficia el proceso digestivo, y estimula las vías respiratorias.

Vía Culturalizando