La aerolínea de bajo coste Norwegian anunció este miércoles que el Estado noruego le aprobó garantías crediticias por 3 mil millones de coronas -275 millones de euros-.

Esto como parte de un paquete de ayudas al sector aéreo por la pandemia del COVID-19. “Norwegian confirma que completó su plan de reestructuración y que fue aprobada la garantía de préstamo estatal”. Así lo informó en un comunicado la compañía.

Lee también: Francia cierra 70 escuelas reabiertas por COVID-19

Con esa medida 12 mil 700 millones de coronas noruegas, casi 1 mil 163 millones de euros de su deuda, se convertirán en acciones.

El anuncio llega dos días después de que la aerolínea presentara el resultado de su nueva oferta pública de acciones; por 400 millones de coronas -37 millones de euros-, sobresuscrita siete veces más. De la misma, el 55 % será ofrecido a los actuales accionistas, el 25 % a acreedores y el 20 % a distintos inversores.

“Acceder al aval del Estado nos permite continuar construyendo la compañía. Esto confirma que los accionistas, el mercado, los bonistas, las empresas de alquiler de aviones y otros prestamistas creen en la nueva Norwegian y su estrategia de futuro”; señaló su consejero delegado, Jacob Schram.

Schram resaltó no obstante que los próximos meses serán “exigentes” por la gran inseguridad en el sector y por la necesidad de mantener la buena colaboración con los acreedores debido a que toda su fuente de ingresos “ha cesado” por la crisis.

Según reveló en otro comunicado a la Bolsa de Oslo Norwegian, tras la conversión de deuda en acciones, serán ahora las empresas de alquiler de aviones las principales accionistas de la aerolínea. La encabezará la holandesa AerCap Holdings, con el 15,9 %.

El segundo mayor paquete de títulos lo pasa a tener la china BOC Aviation, con el 12,7 %. Controlada en último término por el Gobierno chino a través de la empresa estatal China Investment Corporation.

Reestructuración en Norwegian

Norwegian anunció también una nueva estructura en la compañía. Empezará a funcionar a partir del 2 de junio. Incluirá la creación de dos unidades comerciales en el grupo para facilitar una mayor eficiencia y una cooperación interna más amplia.

Entre los nuevos departamentos creados figura uno que concentrará la responsabilidad del beneficio del negocio principal; otro con poderes plenos para desarrollar nuevos ecosistemas de negocio en conexión con la actividad central de la aerolínea.

Con este plan de rescate, la aerolínea logrará acceder a la ayuda estatal. Un paquete con garantías de crédito por 6 mil millones de coronas -549 millones de euros-, la mitad para la principal aerolínea noruega.

La compañía noruega ya había cerrado a finales de marzo un acuerdo con dos bancos nórdicos que le permitirá ingresar 300 millones de coronas -27 millones de euros-.

La aerolínea atraviesa por una difícil situación financiera desde hace años, agravada en 2019 por la prohibición temporal de vuelo de los Boeing 737 MAX y los problemas con los motores Rolls Royce.

Norwegian planea seguir volando con una flota reducida de siete aviones hasta abril de 2021, para empezar a normalizar el tráfico aéreo a partir de entonces.