Un total de 438 niños han muerto en Ucrania desde que comenzó la invasión rusa, el pasado 24 de febrero, informan las autoridades. El último la pasada madrugada, un recién nacido en una maternidad de la región sureña de Zaporiyia. Así lo informa la Fiscalía General ucraniana en su cuenta de Telegram.

“Hasta la mañana del 23 de noviembre de 2022, más de 1 mil 279 niños se vieron afectados en Ucrania. Esto como resultado de la agresión armada a gran escala de la Federación Rusa”, indicó la Fiscalía.

Lee también: Rusia lanza nuevos ataques sobre Kiev y otras ciudades de Ucrania

Según la información oficial de los fiscales de menores, “438 niños fueron asesinados y al menos 841 resultaron heridos”.

La institución señaló que estas cifras no son definitivas, ya que aún se realizan trabajos para determinar el número real de bajas en las áreas en las que las hostilidades están activas, es decir, donde hay combates entre ambos bandos.

Los fiscales señalaron que tampoco pueden confirmar las muertes que se han producido hasta ahora en los territorios que permanecen ocupados por los rusos y en aquellos que han sido liberados recientemente.

Luto y pesar por los niños muertos en Ucrania, el último un bebé

Los fiscales destacaron la muerte de un bebé recién nacido esta madrugada cuando atacaron una sala de maternidad de un hospital. Esto en Vilniansk, en la región de Zaporiyia.

Debido a los bombardeos y ataques de diferente índole llevados a cabo por las fuerzas armadas de la Federación Rusa, un total de 2 mil 719 instituciones educativas ucranianas resultaron dañadas y, de ellas, 332 quedaron completamente destruidas, según la fuente.