El presidente Alejandro Giammattei, aseguró que se encuentra bajo un tratamiento de hierro para combatir una anemia ocasionada por el tratamiento que utilizó para recuperarse del COVID-19 que contrajo en septiembre pasado.

El gobernante dijo a la prensa que padece “una consecuencia” por el tratamiento contra el coronavirus; esta es la que lo “mantiene un poco agitado” y aseguró que no se trataba de un problema pulmonar.

Lee también: El RENAP tiene un registro mayor al Ministerio de Salud sobre muertes por COVID-19

“Es un problema mecánico producto del tratamiento agresivo que recibí para poder detener el coronavirus; como si fuera un caso de altísimo riesgo por mi condición -de obesidad-“, dijo Giammattei.

Enfatizó que los medicamentos que le fueron suministrados le ocasionaron “una gastritis erosiva en el estómago”.

Esta le fue descubierta “con una endoscopia el martes pasado”; además agregó que cuando le hicieron el primer hisopado para detectar el COVID-19 tenía 15 miligramos de hemoglobina; sin embargo, el lunes pasado había bajado a 10 miligramos.

Alejandro Giammattei con tratamiento post COVID-19

“O sea, estaba con anemia. Eso hizo que el martes me hicieran endoscopía, resulté ahí y estoy en tratamiento”, sostuvo el mandatario, quien padeció anteriormente de esclerosis múltiple y polio.

Giammattei indicó que tras “curarse” del coronavirus, debido a los esteroides que tomó le “ocasionaron un pequeño sangrado que ya está solucionado, así que hay peligro” de que se “salve”, bromeó.

El presidente confesó que estaba agitado porque sus glóbulos rojos “están teniendo que recorrer más rápido el cuerpo para llevar oxígeno a todos lados. Entonces hay un poco de fatiga, a parte del cansancio lógico que deja la enfermedad como una secuela que dura de dos a cuatro semanas después”.

El lunes de la semana pasada, Giammattei reapareció en público por primera vez desde que el 18 de septiembre anunciara de manera oficial que se había contagiado con el coronavirus.

Al salir de la actividad aseguró que sus pulmones “quedaron bien. El cansancio que se siente posterior -a la enfermedad-, ese va a durar muy probablemente algunas semanas”.