Luego de dos años, el diputado oficialista Allan Rodríguez entregó su cargo como presidente del Congreso de la República. El legislador aseguró que la República de Guatemala no es de los “chairos” y “fufurufos”, ni de los “pobres” y “ricos”.

“No hay república de los chairos, no hay república de los fufurufos, no hay una república de los pobres, como no hay una república de los ricos. No hay una república del área rural, como no hay una república del área urbana. No hay una república de indígenas y no hay una república de ladinos, solo una hay una”, dijo Rodríguez.

Lee también: Giammattei busca instalar una “agenda” de impunidad, dice una ONG

Rodríguez resaltó el cambio de magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC). En 2021 se juramentó a Roberto Molina Barreto como presidente de este máximo órgano en material constitucional. Los nuevos magistrados son afines al sector empresarial y a militares señalados en casos de corrupción.

Rodríguez con una presidencia cuestionable

Durante los dos años de la presidencia del Congreso de Allan Rodríguez se cuestionó la aprobación de algunas leyes. Una de esas leyes fue la concesión a una empresa privada la construcción de la autopista de Escuintla a Puerto Quetzal. También los estados de calamidad para atender la emergencia del COVID-19.

Además, se produjo la quema del edificio del Congreso de la República tras la aprobación del presupuesto para el año 2020. En la presidencia de Rodríguez se coordinaron ataques en contra del procurador de los derechos humanos, Jordán Rodas y diputados de la bancada Semilla desde las redes sociales del Legislativo.