Almacenamiento de la leche materna: lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer | CRN Noticias
Contáctanos

Salud, moda y familia

Almacenamiento de la leche materna: lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer

Saber cómo almacenar la leche materna puede resultar confuso, pero los siguientes consejos prácticos pueden ayudarte a escoger envases, congelar y descongelar la leche materna y más.

Publicado

el

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si estás amamantando y debes regresar al trabajo o buscas tener más flexibilidad, posiblemente consideres usar un extractor de leche. Sin embargo, una vez que comiences a utilizar el extractor, es importante saber cómo almacenar la leche de manera segura. Los siguientes consejos te informarán sobre lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer para almacenar la leche materna. 

¿En qué tipo de envase debería almacenar la leche materna?

Antes de extraer o de manipular la leche materna, lávate las manos con agua y jabón. Luego, guarda la leche en un envase limpio y con tapa, que sea de vidrio o de plástico duro sin bisfenol A. Puedes también utilizar las bolsas plásticas especialmente diseñadas para recoger y almacenar la leche materna.

No obstante, ten presente que las bolsas para almacenar leche podrían romperse, pincharse y contaminarse con más facilidad que los envases rígidos. Para protegerlas más, coloca las bolsas dentro de un recipiente de plástico duro y con tapa sellada herméticamente.

No almacenes la leche materna en las bolsitas desechables para biberón ni en bolsas plásticas de uso doméstico general.

¿Cómo se almacena mejor la leche materna extraída?

Usa etiquetas y tinta resistentes al agua para rotular cada envase con la fecha de extracción de la leche. Si guardas la leche materna extraída en el centro donde están atendiendo a tu bebé, incluye el nombre del niño en la etiqueta. Coloca los envases en la parte trasera del refrigerador o del congelador, donde la temperatura es más baja. Si no tienes acceso a un refrigerador o un congelador, guarda la leche temporalmente en una hielera aislada.

Llena los envases individuales con la leche que tu bebé necesitará para una comida. Puedes comenzar con 2 a 4 onzas (59 ml a 118 ml) y luego ajustarlo según sea necesario. Considera también almacenar porciones más pequeñas, de 1 a 2 onzas (30 ml a 59 ml) para situaciones inesperadas o retrasos en la alimentación regular. Recuerda que la leche materna se expande cuando se congela y que, por eso, no debes llenar los envases hasta el borde.

¿Puedo agregar leche materna recién extraída a la leche que ya estaba almacenada?

Puedes agregar leche materna recién extraída a la leche refrigerada o congelada que te hayas extraído con anterioridad en el mismo día. Sin embargo, enfría bien la leche recién extraída en el refrigerador o en una bolsa hielera a la que añades bolsas de hielo, antes de agregarla a la leche ya refrigerada o congelada. No agregues leche materna tibia a la leche congelada porque puede provocar que esta se descongele parcialmente. 

¿Durante cuánto tiempo se puede guardar la leche materna extraída?

El tiempo durante el que se puede guardar la leche materna extraída de forma segura depende del método de almacenamiento. A continuación, damos pautas generales para bebés sanos:

  • Temperatura ambiente. La leche materna recién extraída se puede mantener a temperatura ambiente hasta seis horas. Sin embargo, lo mejor es usarla o almacenarla adecuadamente dentro de las primeras cuatro horas. Si la habitación es particularmente cálida, el límite también baja a cuatro horas.
  • Hielera aislada. La leche materna recién extraída se puede almacenar en una hielera aislada y junto con bolsas de hielo hasta por un día.
  • Refrigerador. La leche materna recién extraída se puede almacenar en la parte posterior de un refrigerador limpio durante cinco días. Sin embargo, lo mejor es usarla o meterla en el congelador dentro de los tres primeros días.
  • Congelador horizontal. La leche materna recién extraída se puede almacenar en la parte posterior de un congelador horizontal hasta por 12 meses. Sin embargo, lo mejor es usar la leche congelada dentro de los primeros seis meses.

Ten en cuenta que los estudios dicen que mientras más tiempo almacenes la leche materna (ya sea en el refrigerador o en el congelador), mayor será la pérdida de vitamina C. Es también importante tener en cuenta que la leche materna extraída cuando el bebé recién nace no satisfará por completo sus necesidades cuando tenga unos meses más. Por otro lado, las pautas para el almacenamiento de la leche pueden ser distintas para bebés prematuros, enfermos o que requieren internamiento en el hospital.

¿Cómo se descongela la leche materna congelada?

Descongela primero la leche almacenada por más tiempo. Coloca el envase congelado en el refrigerador la víspera del día en que pienses usarla. Puedes también entibiar la leche colocándola debajo del chorro de agua caliente o en un bol con agua caliente.

No calientes un envase con leche congelada en el microondas ni muy rápido en la cocina porque parte de la leche puede calentarse demasiado y otra parte quedar fría. Algunos estudios dicen que calentar rápido la leche puede alterar los anticuerpos que contiene.

Aunque hay que continuar investigando si es seguro volver a congelar y usar la leche que ya se descongeló una vez, muchos expertos recomiendan descartar la leche descongelada que no se consume dentro del transcurso de 24 horas.

¿Tiene la leche materna descongelada un olor o un aspecto diferentes a la leche materna fresca?

El color de la leche materna puede variar, según lo que comas. Además, la leche materna descongelada puede tener un olor o una consistencia diferentes a la de la leche fresca, pero no hay peligro en dársela al bebé. Si tu bebé no quiere tomar la leche descongelada, valdría la pena ver si acortar el tiempo de almacenamiento hace que la acepte mejor.

Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Salud, moda y familia

¿Qué tan limpio eres?: El polvo de tu casa podría hacerte engordar

Publicado

el

Por

El polvo de tu casa podría hacerte engordar

Si no has cambiado tu alimentación ni has reducido tu nivel de actividad física, pero a pesar de eso subiste de peso, puede ser que el culpable sea quien menos te imaginas: el polvo que se acumula en tu casa.

Aunque suene a un pretexto absurdo para justificar la acumulación de grasa en alguna parte de tu cuerpo, en realidad no lo es. Un estudio presentado en Reunión Anual de la Endocrine Society, dio a conocer que algunos productos químicos presentes en el polvo doméstico promueven el desarrollo de células grasasen un modelo celular.

Y no sólo eso, podrían también contribuir a un mayor crecimiento en los niñosen relación con su edad. El grupo de científicos llegó a esta conclusión después de investigar el efecto de las mezclas químicas aisladas del polvo doméstico.

Tras recolectar 194 muestras de polvo en hogares del centro de Carolina del Norte, extrajeron los químicos del polvo y probaron estos extractos por su capacidad para promover el desarrollo de células grasas en un modelo celular. El resultado fue sorprendente: concentraciones muy bajas de extractos de polvo podían promover la proliferación y desarrollo de células grasas.

Si se toma en cuenta que, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, los niños consumen entre 60 y 100 mg de polvo cada día, esto toma mucha relevancia.

Posteriormente se midieron más de 100 sustancias químicas en el polvo y analizaron la relación entre sus concentraciones y el grado de desarrollo de las células grasas. Aproximadamente 70 de los productos químicos tenían relación positiva con el desarrollo de células grasas inducidas por el polvo y alrededor de 40 estaban relacionadas con el desarrollo de células grasas precursoras.

Asimismo, los investigadores descubrieron que varios productos químicostenían niveles significativamente elevados en el polvo de los hogares de niños con sobrepeso u obesidad. El siguiente paso es estudiar estos químicos, entre los que se encuentran detergentes para ropalimpiadorespinturas cosméticos, para determinar cuáles se relacionan con la obesidad.

El estudio no especifica si el impacto de estos químicos es el mismo en los adultos, sin embargo, podría ser un avance para prevenir la obesidad infantil. De igual modo, es un refuerzo a las investigaciones sobre el impacto de los químicos en la salud, en este caso del sistema endocrino.

Mientras se ahonda en estas teorías, no está de más continuar con el hábito de pasar la aspiradora por tu casa para evitar que el polvo provoque no sólo estragos en tu figura, también en tus vías respiratorias y las de tu familia.

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

Científicos prueban con éxito píldora anticonceptiva masculina

Publicado

el

Por

FOTO: El estudio se llevó a cabo en 40 hombres sanos. (Getty Images)

Una nueva píldora anticonceptiva masculina ha sido probada con éxito en un grupo de hombres sanos que la tomaron diariamente durante un mes y no experimentaron efectos secundarios graves ni disminución de la actividad sexual, informó la Sociedad Endocrina de EEUU.

Los resultados de las pruebas realizadas con este nuevo anticonceptivo oral masculino, denominado 11-beta-MNTDC, han sido divulgados durante la reunión anual de la Sociedad Endocrina, celebrada en Nueva Orleans.

La 11-beta-MNTDC es una testosterona modificada que tiene las acciones combinadas de una hormona masculina (andrógeno) y una progesterona, según Christina Wang, investigadora principal y directora asociada del centro de Ciencia Clínica y Traslacional del Instituto de Investigación Biomédica de Los Angeles (LA BioMed).

“Nuestros resultados sugieren que esta píldora, que combina dos actividades hormonales en una, disminuirá la producción de esperma al tiempo que preserva la libido”, anotó Wang.

El estudio se llevó a cabo en 40 hombres sanos en LA BioMed y en la Universidad de Washington.

Diez de los participantes recibieron una cápsula de placebo diariamente con alimentos durante 28 días y los otros treinta tomaron la 11-beta-MNTDC en diferentes dosis: para 14 de ellos fue de 200 miligramos y para 16 de 400.

Entre los hombres que tomaron la 11-beta-MNTDC, la testosterona se redujo a un nivel promedio equiparable a la deficiencia de andrógenos, sin experimentar ningún efecto secundario grave.

Algunos de los participantes sufrieron efectos secundarios leves como fatiga, acné o dolor de cabeza, mientras que cinco informaron de una tenue disminución en el deseo sexual y otros dos describieron una disfunción eréctil leve, pero la actividad sexual no se redujo en ningún caso.

Los niveles de dos hormonas requeridas para la producción de esperma disminuyeron considerablemente entre quienes recibieron la píldora en comparación con los que tomaron el placebo, según los investigadores.

Además, los efectos de la píldora fueron reversibles tras suspender el tratamiento.

Los 28 días de tratamiento son un intervalo demasiado corto para observar la supresión óptima de esperma, según Wang, que planea con su equipo estudios en periodos más largos y después, si se demuestra la efectividad de la píldora, en parejas sexualmente activas.

“La anticoncepción masculina hormonal segura y reversible debería estar disponible en unos diez años”, predijo Wang.

El mismo equipo de investigación que ha probado esta nueva píldora también está experimentando con otro anticonceptivo oral, un “compuesto hermano” conocido como DMAU, con el objetivo de encontrar la fórmula “con menos efectos secundarios y más efectiva”, detalló Stephanie Page, profesora de medicina de la Universidad de Washington. [Noticieros Televisa]

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

Ejercicios en la oficina: incorpora más actividad en tu jornada de trabajo

Publicado

el

Por

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Encontrar tiempo para hacer ejercicio puede ser un desafío. Entonces, ¿por qué no hacer ejercicio mientras trabajas? Considera estas 10 maneras de agregar actividad física a tu rutina laboral.

  1. Comienza en el trayecto al trabajo

Camina o anda en bicicleta para ir al trabajo. Si vas en autobús o en metro, bájate unas cuadras o una parada antes de lo habitual y camina el resto del trayecto. Si vas al trabajo en automóvil, estaciónalo en el lugar más alejado del estacionamiento o en uno cercano. En tu edificio, usa las escaleras en lugar del ascensor.

  1. Trabaja de pie

Busca oportunidades para levantarte de la silla. Ponte de pie y camina mientras hablas por teléfono. Prueba usar un escritorio de pie o improvisa con una mesa alta o una encimera. Almuerza de pie. Si es posible, camina hasta el escritorio de un colega para conversar con en persona, en lugar de enviarle un mensaje de texto o un correo electrónico.

  1. Utiliza tus descansos para mantenerte activo

En vez de pasar el tiempo en la sala de descanso para empleados tomando un café o comiendo un tentempié, ve a dar una caminata enérgica, sube unos pisos por las escaleras o haz ejercicios de estiramiento suaves. Por ejemplo, mira hacia adelante y después baja el mentón hacia el pecho, o mientras estás de pie, toma la parte posterior de uno de los tobillos, o la pierna del pantalón, y llévalo hacia arriba, hasta el glúteo. Mantén cada estiramiento durante 15 a 30 segundos.

  1. Lleva un balón suizo a la oficina

Considera la posibilidad de cambiar tu silla de escritorio por un balón suizo o una pelota de estabilidad bien inflada, siempre y cuando puedas mantener el equilibrio sobre la pelota sin ponerte en peligro. Esto ayudará a mejorar tu equilibrio y tonificará los músculos del tronco mientras trabajas en tu escritorio. Utiliza el balón suizo para hacer sentadillas contra la pared u otros ejercicios durante el día. Ten en cuenta que, en algunos casos, usar una silla de escritorio puede ser lo más adecuado.

  1. Ten equipo hacer ejercicio en el trabajo

Guarda bandas de resistencia (sogas o tubos elásticos que al halarlos ofrecen una resistencia similar a las pesas) o pequeñas pesas de mano en un cajón del escritorio o en un gabinete. Haz flexiones de brazos entre reuniones o entre uno y otro trabajo.

  1. Aúna esfuerzos

Organiza caminatas en grupo durante la hora del almuerzo. Disfruta de la camaradería con otras personas que estén dispuestas a darle un buen uso a sus zapatillas deportivas. Juntos pueden asumir la responsabilidad de hacer ejercicio en forma periódica y alentarse mutuamente cuando se presenten dificultades.

  1. Mantén reuniones sobre la marcha

Siempre que resulte práctico, lleva a cabo reuniones o sesiones para compartir ideas mientras todos caminan. Pueden dar vueltas dentro del edificio o, si el clima lo permite, hacer la reunión mientras caminan al aire libre.

  1. Aumenta el ritmo

Si tu trabajo incluye caminar o andar en bicicleta, hazlo más rápido. Cuanto más camines y andes en bicicleta, y mientras más rápido lo hagas, mayores serán los beneficios.

  1. Si debes viajar por trabajo, planifica de antemano tu actividad física

Si te encuentras varado en un aeropuerto a la espera de un avión, toma tu equipaje y camina a paso ligero. Elige un hotel que tenga un gimnasio (con cintas de andar, máquinas de pesas o piscina) o lleva tu propio equipo. Las sogas para saltar y las bandas de resistencia son fáciles de llevar en una valija. Además, siempre puedes hacer ejercicio sin ningún tipo de equipo como, por ejemplo, dar saltos de tijera, hacer planchas, abdominales y otros ejercicios simples.

  1. Prueba usar un escritorio unido a una cinta de andar

Considera la posibilidad de implementar una manera más concreta de simultáneamente caminar y trabajar. Si puedes colocar tu superficie de trabajo de manera segura y cómoda sobre una cinta de andar, con la pantalla de la computadora en un soporte y el teclado sobre una mesa, o en un escritorio vertical especializado para la cinta de andar, podrías caminar mientras trabajas.

De hecho, las investigaciones indican que aquellos empleados de oficina que son obesos y reemplazan la silla frente a la computadora por una cinta de andar pueden bajar de peso y aumentar la cantidad de actividad física que realizan a diario. No es necesario caminar a paso ligero ni comenzar a sudar, aunque cuanto más rápido camines, más calorías quemarás. Sin embargo, es probable que tengas que mantener la velocidad a 1,6 km por hora (1 mph) ya que resulta más difícil escribir en el teclado cuando se camina más rápido.

¿Te gustaría obtener más ideas sobre los ejercicios que se pueden hacer en el trabajo? Programa una reunión mientras caminas para compartir ideas con tus supervisores o compañeros de trabajo. Recuerda que toda actividad física cuenta.

Continuar Leyendo

Tendencia