Las recientes inundaciones en Somalia provocadas por lluvias torrenciales han causado 41 muertos. Esto supone un aumento frente a las 31 defunciones que se reportaron el pasado domingo por las autoridades locales. Así lo informa la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

En un breve comunicado, la OCHA precisó que 1,7 millones de personas se han visto afectadas por el desastre natural. De estos, 649 mil son desplazados forzados a abandonar sus hogares.

Lee también: Capturan a Marcela Blanco, excandidata a diputada del Movimiento Semilla 

Las inundaciones han provocado también la destrucción de 819 casas, según esta agencia de la ONU, que publicó datos vigentes hasta este miércoles.

La crisis desatada tras el inicio de la estación de lluvias conocida como deyr (octubre a diciembre) llevó al Gobierno somalí a declarar el estado de emergencia.

Somalia sufre por las inundaciones

Las precipitaciones se han visto influenciadas por el fenómeno conocido como El Niño. Es un cambio en las dinámicas atmosféricas ocasionado por el aumento en la temperatura del océano Pacífico.

Las lluvias han golpeado a gran parte de Somalia, incluyendo los estados sureños de Jubaland, Suroeste y Hirshabelle. Así como Galmudug (centro) y, en menor medida, el estado semiautónomo de Puntland (norte).

Las lluvias llegaron después de la peor sequía registrada en el país en las últimas cuatro décadas, una escasez de agua que dejó a Somalia al borde de una hambruna y con 6,6 millones de personas en una situación de inseguridad alimentaria aguda, según la ONU.