En una reciente conferencia de prensa llevada a cabo frente a la sede del Ministerio Público (MP), líderes de las autoridades indígenas de Guatemala lanzaron una advertencia contundente: si el 14 de enero no se lleva a cabo la toma de posesión del binomio electo, están dispuestos a regresar a las calles en señal de protesta.

Esta declaración se produce tras más de 94 días de manifestaciones continuas frente al MP.

Lee también: ONU denuncia persecución a investigadores de DD. HH. en Guatemala

Edín Rafel Zapeta, presidente de los 48 Cantones de Totonicapán para el período 2024, anunció en la conferencia que ya tienen planeada una actividad para concluir la primera fase de sus jornadas de protesta. Zapeta enfatizó la importancia de mantener una asamblea permanente, no solo entre los 48 Cantones de Totonicapán sino también con otras autoridades indígenas de diferentes regiones del país.

Por su parte, Simión Palax Chiroy, el nuevo alcalde indígena de Sololá, expresó su firme compromiso con la lucha por la democracia en Guatemala. “Hoy por hoy, nosotros estamos para fortalecer esta lucha para defender la poca democracia que nos queda”, declaró Palax, resaltando la gravedad de la situación y la determinación de su comunidad.

Situación en Guatemala

La situación política en Guatemala se encuentra en un punto crítico, y estas declaraciones de los líderes indígenas reflejan la creciente tensión y el descontento popular. El llamado a nuevas manifestaciones es un claro indicador del profundo malestar que existe entre estas comunidades respecto a la gestión gubernamental y la preservación de los valores democráticos.

Las autoridades gubernamentales y las instituciones responsables de garantizar un traspaso de poder pacífico y democrático se enfrentan ahora al desafío de responder a estas demandas y asegurar la estabilidad política en el país. El desarrollo de estos eventos es de crucial importancia para el futuro de la democracia en Guatemala.