Azka, un niño de 6 años, ha sido rescatado “milagrosamente” tras sobrevivir durante más de dos días bajo los escombros de su vivienda. Esta que colapsó con el impacto del terremoto de magnitud 5,6 que sacudió el pasado lunes Indonesia. El sismo deja ya más de 270 muertos, entre ellos cerca de un centenar de niños.

Tras un rescate el miércoles que los servicios de emergencia calificaron como “milagroso”, el pequeño ingresó en un hospital del distrito de Cianjur, epicentro del sismo. Se encuentra en un estado de “debilidad pero responde” al tratamiento. Así relataron miembros del servicio de emergencias a los medios locales.

Lee también: Terremoto en Indonesia deja 62 muertos

“Él estaba debajo de estructuras de cemento de la vivienda que se mantuvo en pie parcialmente gracias a un armario. Así que había un espacio muy estrecho para que Azka respirara”, explicó el tío del pequeño, Miftahudin. Esto en un vídeo del rescate difundido por emergencias.

En las imágenes, se puede ver el momento exacto en que cerca de quince rescatistas, rodeados por decenas de voluntarios, localizan a Azka. Lo sacan con vida y sin heridas aparentes de los destrozos de lo que entonces solía ser su habitación.

“A esas horas, Azka solía estar dormido en su cuarto”, señaló Miftahudin. Agregó que tanto la madre como la abuela del pequeño no resistieron al derrumbe de la vivienda. Murieron en el interior de la misma.

Aska sobrevive al terremoto en Indonesia que suma más de 270 muertos

El terremoto del lunes ya deja 271 muertos, 2 mil 043 heridos y 61 mil 908 desplazados, cifras que lo convierten en el más mortal en Indonesia desde 2018. En esa oportunidad un sismo y un tsunami en la isla de Sulawesi cobró la vida de más de 4 mil 300 personas.

Según las autoridades, un 37 % de las víctimas mortales son niños. Lo que se traduce en cerca de un centenar de infantes. Los temblores impactaron Java Occidental en pleno horario escolar y causó estragos en decenas de centros educativos.

Este jueves, los equipos de búsqueda y rescate entraron en el cuarto día de operaciones para localizar a 40 personas que permanecen desaparecidas.

Una compleja tarea que, no obstante, ha sido dificultada por las diversas réplicas sísmicas registradas tras el impacto inicial, así como por las lluvias torrenciales y el riesgo de nuevos corrimientos de tierra, que llegaron a interrumpir brevemente las labores la víspera.

Ante esas condiciones, las autoridades reconocen que las posibilidades de hallar a supervivientes bajo los escombros son cada vez más bajas, aunque aseguraron que los trabajos seguirán de forma “incansable”.

“Esperamos que todas las víctimas puedan ser encontradas pronto”, matizó el jefe de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate indonesia, Henri Alfiandi.