Las autoridades de Bolivia anunciaron una investigación por la muerte de un enorme caimán negro, en el noreste amazónico del país. Esta es una especie que se encuentra en peligro de extinción.

El suceso se conoció por videos y fotografías que circularon en las redes sociales. En dichas imágenes se ve el momento en que los pobladores del municipio de Magdalena sacan el cuerpo del animal, aparentemente ya muerto, del río Itonama.

Lee también: Otros dos periodistas mueren por COVID-19 en Bolivia

Otras imágenes muestran a personas tomándose fotografías junto al cuerpo del caimán. Este aparece colgado en los enganches de un tractor que luego se lo lleva con rumbo desconocido.

El Ministerio de Medio Ambiente y Agua informó en un comunicado que “se están haciendo las investigaciones” del suceso, teniendo en cuenta que el caimán negro “está catalogado como especie en peligro de extinción”.

“El Gobierno de Bolivia no permitirá ningún delito medioambiental y defendemos la vida de nuestra fauna silvestre, en el marco de los derechos constitucionales” agrega.

[tweet https://twitter.com/LaRazon_Bolivia/status/1404564378020679695 align=’center’]

Muerte de caimán negro en Bolivia causa indignación entre la población

El Ministerio de Medio Ambiente y Agua verificó primero si las imágenes correspondían a Bolivia, si eran actuales y verídicas. Esto para luego activar los mecanismos de investigación, explicó el viceministro, Magin Herrera.

Según reportes preliminares del municipio, el caimán se acercó a un grupo de personas que se encontraban cerca de un pequeño puerto en Magdalena, indicó la autoridad.

“La gente se alarmó. Seguramente en ese momento lo agarraron, no sabemos cómo”, señaló Herrera.

[tweet https://twitter.com/elnuevodiariord/status/1404640268146688001 align=’center’]

Acciones tomadas tras el suceso

La policía arrestó a “dos personas sospechosas” de haber participado en el suceso. Sin embargo, estas fueron liberadas por presiones de los pobladores que aseguraban que “han salvado vidas humanas” y “no merecían ser encarceladas”.

Pese a ello, la investigación seguirá en cumplimiento de las normas bolivianas de protección del medioambiente para indagar la muerte del caimán. Por ahora se desconoce dónde se encuentra el cuerpo de este y se pidió la participación de la policía para localizarlo, explicó el viceministro.

El caimán negro se encuentra en el “apéndice uno” del “Libro Rojo de los Vertebrados de Bolivia”, lo que significa que “está ya a punto de la extinción”, precisó. Los responsables de la muerte del animal podrían enfrentar penas de uno a cuatro años de prisión, “pero esto todavía está en la fase de investigación”, aclaró Herrera.

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades