Al menos 12 mil 211 niños de hasta seis años de edad quedaron huérfanos de alguno de sus padres por el COVID-19 en Brasil; esto desde que se registró la primera víctima fatal por la pandemia en el país, en marzo de 2020, informaron este martes fuentes oficiales.

De ese total, el mayor porcentaje fue el de niños que no habían cumplido un año, según datos de la Asociación Nacional de Registradores de Personas Físicas (Arpen-Brasil).

Lee también: Rusia entra en alerta debido a que más de 1 mil personas murieron en un mismo día

De acuerdo con la entidad, de los niños de hasta seis años de edad nacidos que quedaron huérfanos por la pandemia en el gigante suramericano; el 25,6 % era menor de un año, seguidos de los que tenían entre uno y dos años (18,2 % para cada edad), tres años (14,5 %), cuatro años (11,4 %), cinco años (7,8 %) y seis años (2,5 %).

El COVID-19 deja a niños menores de 6 años sin alguno de sus padres

Cinco de los 27 estados de Brasil -São Paulo, Goiás, Río de Janeiro, Ceará y Paraná- concentraron el mayor número de muertes de padres con hijos en esa franja de edad, y Río fue la región que concentró el mayor número de casos (774).

El levantamiento también señaló que 223 padres murieron antes de que nacieran sus hijos, mientras que 64 niños hasta los seis años perdieron tanto a su padre como a su madre por el virus.

Gustavo Renato Fiscarelli, presidente de Arpen-Brasil, afirmó que los datos obtenidos hasta el momento son “impactantes”, según declaraciones dadas a la Agencia Brasil, entidad del Gobierno dedicada a la distribución de noticias.