La selección de Brasil arrancó su camino para revalidar el oro que conquistó en los Juegos de Río con una clara y convincente victoria por 4-2 sobre Alemania; en un encuentro en el que el atacante Richarlison presentó su candidatura al título de gran estrella del torneo olímpico con un triplete.

Poco o nada tuvo que ver el partido disputado en Yokohama con la final olímpica que enfrentó hace cinco años a ambos conjuntos en el Maracaná.

Lee también: Pelé considera a Marta un ejemplo para millones de deportistas

Si entonces Brasil, liderada por Neymar, tuvo que esperar a la tanda de penaltis para doblegar a los germanos, esta noche apenas habían transcurrido siete minutos de juego cuando los sudamericanos ya dominaban en el marcador (1-0).

De hecho, los brasileños podría haberse adelantado un par de minutos antes; esto en un contragolpe conducido por Richarlison que Matheus Cunha no acertó a culminar.

Quien no falló fue Richarlison que en minuto no desaprovechó un extraordinario pase en profundidad de Antony para establecer el 1-0.

Y eso que el portero alemán Florian Müller detuvo en primera instancia el remate del jugador del Everton inglés; pero Richarlison estuvo más vivo que nadie para recoger su propio rechace y marcar.

Una jugada que resumió a la perfección lo ocurrido en los primeros cuarenta y cinco minutos en los que Brasil no solo ganó la partida táctica a Alemania, sino en los que los jugadores sudamericanos se impusieron en cada duelo individual a sus rivales.

Con espacios por delante Richarlison y compañía impusieron su mayor velocidad ante unos zagueros germanos permanentemente desbordados.

Brasil juega sencillo y domina a Alemania

A Brasil le bastó con un juego sencillo y directo, con nunca más de tres o cuatro pases. Esto para superar la línea de presión del equipo alemán; además para dejar completamente solos a sus delanteros ante el portero rival.

Toda una invitación a una goleada que Richarlison no estaba dispuesto a desaprovechar como demostró a los 22 minutos tras firmar el 2-0; pero ni aun así se aplacó la voracidad de Richarlison, que ocho minutos más tarde sumo su tercer tanto (3-0) al resolver con un preciso disparo un nuevo contraataque.

Brasil afrontó notablemente relajado el inicio de la segunda mitad, lo que no desaprovechó Alemania; Nadiem Amiri marcó el descuento en el 56′. Los teutones volvieron a acercarse cuando Ragnar Ache anotó el 3-2 con un cabezazo a siete minutos para el final.

Sin embargo, los brasileños marcaron el 4-2 gracias a un tanto de Paulinho y se quedaron con una clara y merecida victoria.

EntreCultura 167

Publicidad

Nacional

Ciudades