El Gobierno canadiense está considerando limitar la tenencia de armas de fuego después de que un hombre armado asesinó durante el fin de semana a al menos 22 personas en una zona rural del país, en el peor tiroteo en la historia moderna de Canadá.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, declaró este miércoles durante una rueda de prensa que el Gobierno “está considerando presentar las nuevas medidas de control de armas” en el Parlamento.

Las medidas de control de armas estaban preparadas para ser presentadas antes de que el estallido de la crisis del COVID-19 obligará a la paralización de gran parte de la actividad legislativa.

Lee también: Trump suspende emisión de permisos de residencia “green card”

Trudeau recordó que durante la campaña electoral de octubre de 2019 el Partido Liberal incluyó en su programa limitaciones a la posesión de armas y la prohibición total a la venta de “armas de asalto”, término que se refiere a armas semiautomáticas.

“No tienen sentido en nuestro país ni en nuestras comunidades, y por eso presentaremos legislación para prohibirlas”, declaró.

El primer ministro canadiense sugirió que propondrá a los partidos con representación parlamentaria aprobar las medidas de control de armas “de forma más rápida”

[tweet https://twitter.com/CanadianPM/status/1252411150710403072 align=’center’]

El peor tiroteo en la historia de Canadá

La masacre en Nueva Escocia se inició la noche del pasado sábado, cuando Wortman, un técnico dental de 51 años de edad, atacó por motivos que se desconocen una vivienda en la comunidad de Portapique.

Durante las siguientes 14 horas, Wortman continuó sus ataques en la zona rural hasta que en la mañana del domingo el supuesto autor murió en un enfrentamiento con la Policía.

Gabriel Wortman, de 51 años, desató el terror el sábado por la noche en el pueblo costero de Portapique, Nueva Escocia, Canadá (Foto: Internet)

Autoridades canadienses revelaron este martes que el autor de los disparos, Gabriel Wortman, perpetró la matanza vestido con un uniforme auténtico de la Policía Montada Canadiense y durante horas se desplazó en un vehículo parecido al de la policía.

Las últimas víctimas mortales de la matanza fueron localizadas entre los restos calcinados de varias viviendas.  Que Wortman incendió durante su ataque en varias pequeñas comunidades de la provincia de Nueva Escocia, en la costa del Atlántico de Canadá.

En total, la Policía canadiense está investigando 16 lugares donde Wortman perpetró ataques. Las víctimas mortales se produjeron en las comunidades de Portapique, Debert, Shubencadle y Enfield.

En un principio todo parece indicar que Wortman actuó en solitario.  La Policía señaló que la investigación de lo sucedido durante el fin de semana intentará determinar “si otros pueden haber ayudado al sospechoso”.

La Policía también intenta determinar lo que motivó a Wortman a atacar durante casi 14 horas las pequeñas comunidades del interior de Nueva Escocia. Desde el primer momento, los investigadores han descartado la motivación terrorista pero no han querido aventurar ninguna de las hipótesis en las que están trabajando.

EntreCultura 162

Publicidad

Nacional

Ciudades