El empresario Carlos Slim, cuya empresa Grupo Carso construyó parte de la línea 12 del metro de Ciudad de México que colapsó el pasado 3 de mayo y dejó 26 muertos, ofreció este martes rehabilitar la parte que se desplomó.

Tal ofrecimiento lo manifestó en la reunión que sostuvo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, donde manifestó su convencimiento de que la obra la diseñaron “los mejores calculistas de México”. Asimismo que fue bien construida y “no tiene vicios de origen”, aseguró Slim. También planteó al mandatario “el interés en rehabilitarlo a la brevedad el tramo que hicimos (…) reestructurar, rehabilitar, para que la gente lo pueda seguir usando”, dijo el magnate tras una reunión de unas dos horas con López Obrador. “El presidente encabeza esta idea y esperamos que se pueda poner a disposición de todas las personas que lo usan a la brevedad posible, al cabo de 12 meses”, añadió Slim.

Lee también: Familias exigen justicia al identificar los muertos en el metro de México

Apenas el 24 de junio, López Obrador se comprometió a que a más tardar en un año la línea 12 del metro funcionaría “en su totalidad”.

Dos días antes López Obrador sostuvo una reunión con Slim y la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Mientras que el 23 de junio, el mandatario mexicano celebró la disposición del magnate mexicano para que su empresa trabaje en la reparación de la línea 12 del metro. La tragedia dejó 26 muertos y un centenar de heridos.

Slim defiende diseño de obra

Slim también dijo estar “convencido de que se hicieron los cálculos, el diseño y que en octubre de 2012 se dio el visto bueno al proyecto y a lo que se había hecho por los expertos internacionales, por lo cual yo estoy convencido de que desde su origen no tiene vicios”.

Señaló que en casi 10 años la línea ha transportado a 144 millones de personas en promedio al año y que la obra ha tenido distintos “efectos” desde su apertura. “Como los sismos que se resienten en Ciudad de México, pero la obra estuvo bien hecha”, insistió.

El multimillonario consideró que el desplome “es una desgracia” y enfatizó: “estamos convencidos de que desde su origen no tuvo ningún problema, tanto que se usó por cientos de millones de personas”.

Antecedentes

La tragedia en la que murieron 26 personas y un centenar resultaron heridas ocurrió el 3 de mayo por la noche. El puente elevado de la línea 12 en la alcaldía Tláhuac, se derrumbó y provocó la caída de un tren con pasajeros.

A mediados de junio, la empresa noruega DNV presentó el primero de sus tres informes sobre las causas del accidente en el que apuntó a “fallas estructurales” relacionadas con la construcción.

Este accidente ha puesto en el punto de mira a la alcaldesa capitalina, Claudia Sheinbaum, y al exalcalde y actual canciller, Marcelo Ebrard, ambos del partido de López Obrador y supuestos aspirantes a sucederlo en 2024.