La Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH- denunció a Guatemala por afectar la libertad de expresión. El caso involucra a cuatro radios comunitarias que han sufrido ataques del Gobierno por querer operar en beneficio de sus pueblos.

La CIDH estableció que los pueblos indígenas en Guatemala se encuentran en una situación estructural de exclusión social, de discriminación y pobreza. Esta exclusión se manifiesta en su participación y representación en los medios de comunicación.

Lee también: Procurador pide fortalecer a la Fiscalía Especial contra la Impunidad

En la página web de la comisión se detalla que la denuncia fue presentada el 3 de abril. Las radios involucradas son Kaqchikel Maya, Achí Maya de San Miguel Chicaj, Mam Maya de Cajolá y Maya de Todos Santos Cuchumatán.

El relator de la libertad de expresión de la CIDH, Edison Lanza dijo que existen trabas legales para acceder a frecuencias radiales y a una política de criminalización de la radiodifusión comunitaria operada sin autorización en Guatemala.

No existen consideraciones

La comisión agregó que la ley guatemalteca favorece a los empresarios al momento de adquirir una frecuencia. Demanda que con este sistema no se considera a los pueblos porque carecen de recursos económicos y se da prioridad a las radios comerciales.

En la denuncia se lee que Guatemala no ha adoptado ninguna medida -legislación, práctica o política- de diferenciación positiva para remover las barreras. Reitera que hay obstáculos de los pueblos para acceder a una licencia de radiodifusión en condiciones de igualdad.