Los incendios forestales que asolan Turquía por las altas temperaturas han cobrado la vida de cinco personas y 44 han resultado heridas. De ellos, hay diez en estado crítico, en las provincias de Diyarbakir y Mardin, al sureste del país.

El ministro del Interior turco, Ali Yerlikaya, informó este viernes de que los incendios ya han sido controlados y han empezado las labores de enfriamiento del terreno.

Lee también: Arévalo verifica trabajos en el Aeropuerto Internacional La Aurora

El incendio de Diyarkabir se inició en el barrio de Koksalan a las 22:15 hora local del jueves. Se propagó rápido hacia Mardin por los fuertes vientos, detalló Yerlikaya en redes sociales.

Diyarbakir y Mardin alcanzaron esta semana los 45 grados. Se espera que las temperaturas ronden los 41, unas cifras que se mantienen más elevadas que las normales en esta estación.

Incendios en Turquía tienen en alerta a las autoridades

En concreto, la Dirección General de Meteorología turca apunta que en toda Turquía se han registrado entre 5 y 10 grados más de lo normal en esta época.

También en Çanakkale, al oeste del país, las autoridades luchan contra los incendios. Con uno más declarado la pasada noche en el distrito de Ayvacik.

El gobernador de Çanakkale, Ilhami Aktas, ha informado de la evacuación de un pueblo de 30 hogares ante el riesgo que suponen el viento y el calor para las llamas, que siguen aumentando el número de fuegos en el territorio.

En Esmirna, en la costa del Egeo, otro incendio tuvo lugar este jueves noche, aunque fue controlado antes de alcanzar las zonas residenciales.

Otros registros llegaron cerca del aeropuerto de Siirt, en Anatolia Oriental, y en la provincia de Elazig, donde este jueves se destinaron 100 efectivos y hoy continúan con tareas de enfriamiento.