El Sitio Arqueológico El Mirador se encuentra ubicado en el departamento de Petén, Guatemala, un lugar lleno de grandes construcciones prehispánicas y naturaleza.

Se cree que los mayas que habitaron este lugar, construyeron grandes reservorios de agua, que además de brindar un paisaje que combinara con su arquitectura, servía para abastecer la ciudad.

Lee también: Cuenca Mirador, refugio sagrado de la biodiversidad y la historia maya

Existen en el sitio El Mirador, reservorios de agua natural y artificial; los naturales son lo que los arqueólogos han denominado como “Civales y Bajos”, mientras los artificiales son conocidos como “Aguadas”. Sin embargo, los Mayas que poblaron este lugar construyeron grandes reservorios de agua, más sofisticados, llenos de arte y vida.

En el caso del Sitio Arqueológico El Mirador, existe un reservorio de agua muy popular, conocido como Friso Popol Vuh; lo que muchos no saben es que este friso servía de decoración a un sistema de piscinas que canalizaban el agua hacia los reservorios. Se estima que tuvo varias funciones, como darle vida al entorno o paisaje que lo rodeaba, el abastecer de agua a la ciudad central y también se cree que se utilizó como balneario.

Los arquitectos e ingenieros Mayas, que le dieron vida urbana a este hermoso lugar, tuvieron la visión de poder crear este tipo de construcción llena de arte y sobre todo con el ingrediente principal de la vida “el agua”, que es esencial para el desarrollo de una ciudad; los Bajos y Civales que se formaron naturalmente, le dieron a esta zona una forma de almacenaje de agua natural.

Los ingenieros Mayas aprovecharon este espacio para lograr construir una increíble ciudad, manteniendo cada punto necesario para poder edificar una gran civilización. [Redacción: Licenciada Astrid Cruz – Consultor: Dr. Richard D. Hansen]