La Cancillería de Colombia pidió a Haití garantizar los derechos de los detenidos colombianos por su presunta participación en el asesinato del presidente Jovenel Moïse. Esto después de constatar “irregularidades” en la visita de una misión consular.

La vicepresidenta y canciller colombiana, Marta Ramírez, envió una carta al embajador haitiano en Colombia, Jean Mary Exil, manifestando su preocupación. De acuerdo con Ramírez, los detenidos “no han recibido ninguna clase de asistencia jurídica, al no tener asignados defensores de oficio que protejan el derecho de la defensa y se respeten las garantías judiciales y del debido proceso”.

Lee también: Entre los detenidos por magnicidio en Haití hay un primo del consejero presidencial colombiano

Por ello, la canciller pide al Gobierno que deje ejercer dichas labores a funcionarios colombianos que puedan prestarles la debida asistencia a los detenidos. La petición se realiza de acuerdo a lo que dictan los tratados internacionales de protección consular.

Según la Policía haitiana, se capturaron 18 militares retirados colombianos, de un total de 26 detenidos. Mientras que otros tres fueron abatidos durante el magnicidio de Moïse, asesinado el pasado 7 de julio en un ataque armado a su residencia.

El magnicidio se llevó a cabo, según las pesquisas, por un comando de 26 mercenarios colombianos que irrumpieron en la residencia presidencial. Esto sin hallar resistencia por parte de las fuerzas de seguridad que custodiaban la mansión, situada en el sector de Pelerin, en Puerto Príncipe.

Colombianos sin asistencia médica en Haití

En un primer momento, la Cancillería reportó que los detenidos estaban bien. Sin embargo, Ramírez expresó que algunos que sufrieron heridas en el momento del arresto, “no han recibido una adecuada atención médica ni se les han garantizado condiciones humanitarias”, según se extrae de un comunicado.

“Le recuerdo a su gobierno que tiene la obligación moral y legal de proteger a los detenidos que están bajo su jurisdicción”, pide la vicepresidenta al embajador. Esta también le recuerda que Haití tiene “la alta obligación moral de garantizar su vida e integridad física”.

En la misma línea, la Defensoría del Pueblo colombiana, informó que ayer pudieron ingresar al centro de detención para verificar el estado de salud física y mental de los detenidos. Además de poder escribirles cartas a sus familiares.

Por otro lado, el embajador colombiano en la vecina República Democrática, ya que Colombia no tiene embajada en Haití, ha recibido instrucciones para visitar a los detenidos “al menos dos veces por semana”.

EntreCultura 167

Publicidad

Nacional

Ciudades