¿Cómo controlar el dolor continuo por cáncer? | CRN Noticias
Contáctanos

Salud, moda y familia

¿Cómo controlar el dolor continuo por cáncer?

Existen varias opciones para pacientes con dolor continuo por cáncer

Publicado

el

PREGUNTA

Estimada Mayo Clinic: Mi madre tiene cáncer que se le ha diseminado a los huesos. Tiene mucho dolor, pero teme tomar opioides porque no quiere convertirse en adicta. Es terrible verla con tanto dolor todo el tiempo. ¿Sería peligroso para ella tomar algún opioide a fin de obtener un poco de alivio? ¿Cuál es el riesgo de adicción en alguien como ella?

RESPUESTA:

Esta es una preocupación común, pero en las personas con cáncer y grave dolor continuo, los opioides generalmente pueden controlarse de manera que alivien el dolor con bajo riesgo de adicción. No obstante, si su madre está decidida a no tomar opioides, es posible aliviarle el dolor con otras alternativas. El dolor conlleva sus propios efectos secundarios graves para la salud, de manera que es importante descubrir cómo controlarlo bien.

Los opioides son potentes analgésicos y entre los comúnmente recetados están la oxicodona, la morfina, la hidromorfona, la oximorfona, la hidrocodona, el fentanil, la meperidina, la codeína y la metadona. Los opioides tratan bien el dolor fuerte y continuo, como el producido por el cáncer; pero debido a que plantean riesgos importantes, tales como de adicción y sobredosis, deben controlarse y seguirse atentamente.

Al considerar los opioides y el riesgo de adicción, es importante entender la diferencia entre adicción y dependencia física. Muchas personas creen que son la misma cosa, pero son dos cosas distintas. Cuando alguien toma opioides de forma regular, con el tiempo, el cuerpo crea dependencia a ellos. Eso significa que al dejar de tomarlos repentinamente, la persona experimenta síntomas de abstinencia, tales como sudores, dolores musculares, fiebre, taquicardia y ansiedad.

Sin embargo, eso no significa que la persona sea adicta al fármaco. La adicción va más allá de la dependencia física y consiste en sentir ansias irresistibles por el fármaco, consumirlo de forma compulsiva y continuar consumiéndolo pese a sus repetidas consecuencias nocivas.

En muchos casos, las personas con dolor por cáncer pueden consumir opioides para aliviar el dolor fuerte; luego, cuando ya no los necesitan, se les reduce gradualmente el fármaco durante el transcurso de varias semanas para disminuir la dependencia física y evitar los síntomas de abstinencia.

Aunque con frecuencia escuche hablar acerca de los riesgos de los opioides (los cuales son reales), estos medicamentos pueden ser provechosos para quienes están en la situación de su madre. Cuando el dolor se vuelve fuerte y limita las actividades físicas y sociales, eso puede tener consecuencias graves y negativas sobre la salud general de la persona. Llegado ese punto, el dolor quizás se convierta en un riesgo de salud mayor que una posible adicción.

Sin embargo, eso no significa que las personas con fuerte dolor por cáncer tampoco puedan volverse adictas. El riesgo aún existe, pero es menor al de otras situaciones en las que se emplean opioides, como cuando se desea controlar el dolor después de una operación. Es fundamental controlar estrechamente la administración de los opioides y en los casos de dolor por cáncer, los oncólogos clínicos suelen supervisar estos medicamentos como parte del plan integral de atención médica.

Si después de sopesar los riesgos y las ventajas, su madre todavía prefiere no tomar opioides, existen otras alternativas para controlarle el dolor. Por ejemplo, el tramadol y el tapentadol son medicamentos que funcionan en el organismo de forma similar a los opioides, pero con menor potencia y, por lo tanto, conllevan menos riesgo de adicción.

Los medicamentos que no contienen opioides, como el acetaminofén o los antiinflamatorios no esteroides (la aspirina y el ibuprofeno), así como el naproxeno sódico también pueden ayudar, igual que los anticonvulsivantes. Además, estos fármacos pueden combinarse con los opioides para brindar más alivio, con dosis más bajas de los opioides. Esas combinaciones solo deben administrarse bajo la atenta supervisión de un proveedor de atención médica.

Motive a su madre a hablar con el oncólogo clínico acerca de cómo controlar el dolor. Aunque ella decida que no quiere opioides, todavía se le puede controlar el dolor para que sea capaz de realizar sus actividades cotidianas la mayor parte del tiempo. No hay ninguna razón para que ella viva con dolor.

-Dr. W. Michael Hooten, Clínica del Dolor de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Publicidad
Clic para comentar

You must be logged in to post a comment Login

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Salud, moda y familia

Lanzan el Movimiento “Amigos del Autismo” en Guatemala

Publicado

el

Por

Se llevó a cabo el lanzamiento del movimiento “Amigos del Autismo” en el cual se buscan unificar los esfuerzos de particulares e instituciones que trabajan alrededor del autismo en una plataforma de comunicación más amigable.

Amigos del Autismo nace como un movimiento de padres, sin fines de lucro y sin bandera, al que cualquier persona o institución se pueda sumar con el fin de acabar con los mitos del autismo y aportar de manera positiva para un mundo más informado, empático e incluyente.

Con la finalidad de brindar información sobre el autismo se crea la plataforma: amigosdelautismo.org, enfocada en Guatemala, en la cual explica que es autismo, la importancia de la detección temprana en el niño y niña, la educación, apoyo y la unificación de esfuerzos de las instituciones que trabajan alrededor del autismo.

Jorge Solórzano, integrante del movimiento “amigos por el autismo” comparte: “Uno de los primeros pasos para que vivamos en un país más inclusivo con las personas que viven con esta condición es educar para erradicar la ignorancia sobre el tema.”

El autismo es una condición de la que se sabe muy poco o nada, esto provoca que la mayoría rechace, señale o ataque a las personas que lo padecen y en consecuencia a sus familiares.

 

Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

¿Cuál es la postura correcta? La prueba de la pared puede ayudar

Publicado

el

Por

El alineamiento adecuado del cuerpo no solo ayuda a prevenir dolores y lesiones sino que también estimula la confianza y el humor. Mejorar la postura probablemente lleve algún tiempo y requiera un esfuerzo consciente, pero los beneficios de sentirse bien valen la pena.

En los años de la adolescencia, probablemente haya parecido un requisito para convertirse en adulto aquello de «ponerse derecho», pero esas personas tan insistentes estaban en lo cierto. La buena postura ayuda a gozar de buena salud.

La alineación correcta del cuerpo ayuda a evitar presionar en exceso las articulaciones, los músculos y la columna vertebral, lo que alivia el dolor y disminuye la probabilidad de sufrir una lesión. Como ventaja adicional, la postura correcta puede mejorar la productividad y el estado de ánimo, además de permitirnos utilizar los músculos de forma más eficaz. Es probable que mejorar la postura demande tiempo y un esfuerzo consciente, pero los beneficios de sentirse bien hacen que valga la pena.

Pero, ¿cuál es la postura correcta? La prueba de la pared puede ayudar a descubrirlo:

  • Ponte de pie contra la pared y deja que la parte posterior de la cabeza, los omóplatos y los glúteos la toquen, mientras los talones se mantienen a una distancia de 5 a 10 cm (2 a 4 pulgadas) de la pared.
  • Pon la mano plana y colócala detrás del cóccix. Desliza apenas la mano entre la parte baja de la espalda y la pared para alcanzar una curvatura correcta en la columna lumbar.
  • Si queda mucho espacio detrás de la espalda lumbar, mete el ombligo hacia la columna vertebral para aplanar la curva de la espalda y acercarla suavemente a la pared.
  • Si queda muy poco espacio detrás de la espalda lumbar, arquea la espalda solo lo suficiente para poder deslizar la mano.
  • Aléjate de la pared mientras mantienes la postura correcta. Luego regresa a la pared para verificar si la mantuviste.

Desgraciadamente, la postura ideal suele ser la excepción, en vez de la regla. La mala postura puede afectar desde la cabeza hasta los pies y, por lo tanto, conllevar una serie de problemas.

  • Dolor de cabeza.La mala postura puede tensionar los músculos de la parte posterior de la cabeza, del cuello, de la parte superior de la espalda y de la mandíbula. Eso puede presionar los nervios cercanos y provocar lo que se conoce como dolor de cabeza tensional o dolor de cabeza por espasmo muscular.
  • Dolor de espalda y de cuello.El dolor y la tensión o la rigidez en la espalda y en el cuello pueden deberse a lesiones u otras afecciones tales como artritis, hernia de disco y osteoporosis, pero la mala postura también suele contribuir. Aunque casi nunca sea mortal, el dolor de espalda y de cuello pueden volverse crónicos y disminuir la calidad de vida.
  • Dolores de rodilla, de cadera y de pies.La debilidad muscular, la rigidez, la falta de equilibrio, la falta de flexibilidad y la mala alineación de las caderas, las rodillas y los pies pueden impedir a la rótula deslizarse suavemente sobre el fémur. La fricción resultante puede provocar irritación y dolor en la parte delantera de la rodilla, afección conocida como dolor femororrotuliano. La mala alineación del pie y del tobillo también puede desencadenar una fascitis plantar, afección en la que se inflama la banda gruesa de tejido que conecta el talón con la región metatarsiana (fascia plantar) y provoca dolor en el talón.
  • Dolor y pinzamiento en los hombros.El manguito rotador es un grupo de músculos y tendones que conecta la parte superior del brazo con el hombro. La tensión, la debilidad o el desequilibrio muscular que derivan de la mala postura pueden irritar los tendones del manguito rotador y producir dolor y debilidad. Una postura encorvada e inclinada hacia adelante también puede provocar el pinzamiento de estos tendones. En última instancia, esto puede dar lugar a un desgarro en el tejido del manguito rotador, lesión que es más grave y puede causar tanto dolor como debilidad importantes y limitar la capacidad para realizar las actividades diarias.
  • Dolor en la mandíbula.Una postura con la cabeza inclinada hacia adelante puede tensionar los músculos que se encuentran debajo del mentón y sobrecargar la articulación temporomandibular. Esto podría generar dolor, fatiga y un chasquido en la mandíbula, además de dificultad para abrir la boca, dolores de cabeza y dolor de cuello.
  • Fatiga y problemas respiratorios.Los malos hábitos posturales pueden restringir la caja torácica y comprimir el diafragma. Esto puede reducir la capacidad pulmonar y provocar una respiración poco profunda o dificultosa, fatiga y falta de energía, lo que puede afectar la productividad general.

Mejorar la postura puede ayudar a evitar o a revertir muchas de estas afecciones. Te sorprenderás al ver cómo puede mejorar tu calidad de vida, con solo ponerte de pie un poco más erguido.

Experimentos

Prueba estos consejos para mejorar la postura al estar de pie, sentado o recostado en la cama y concéntrate en la movilidad de la columna vertebral y la respiración.

  1. Cuando camines, mantén la postura erguida. Inhala, levanta los hombros y llévalos hacia atrás; luego exhala y baja los hombros, como si quisieras juntar suavemente los omóplatos.
  2. Intenta inclinar la pelvis cuando estés sentado. Siéntate en el borde de una silla, coloca las manos en la parte interna de los muslos y descansa los pies sobre el piso. Inhala y balancea la pelvis y las costillas hacia adelante, mientras abres el pecho y miras hacia arriba. Exhala, balancea la pelvis y la columna vertebral hacia atrás, y mira hacia abajo, en dirección al piso.
  3. Haz la pose del puente en la cama al despertar. Recuéstate boca arriba en la cama con las rodillas dobladas y los pies apoyados sobre el colchón. Inhala, luego exhala lentamente y curva el cóccix para elevar los glúteos y la columna vertebral, una vértebra a la vez, hasta que los omóplatos soporten el peso del cuerpo. Haz una pausa e inhala, luego exhala lentamente mientras vuelves a bajar la espina dorsal.
Continuar Leyendo

Salud, moda y familia

¿Cuántas veces debes usar la misma toalla de baño antes de lavarla?

Publicado

el

Por

Recientemente la revista Science Alert publicó artículo en el que aseguran que las toallas de baño pueden usarse hasta tres veces, esto ya que las mayorías de las bacterias que acumulan provienen de tu cuerpo y no te causaran daño alguno.

Por lo que el líder de la investigación y microbiólogo y patólogo de la escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, Philip Tierno, recomienda colgar la toalla en algún lugar sin humedad, donde pueda secarse completamente.

También el artículo dice que las toallas son gran campo de cultivo para los gérmenes ya que tienen mucho de lo que pide la vida microbiana como; agua, temperaturas cálidas, oxígeno, comida y pH neutro. También el cuerpo humano provee éstas condiciones, por lo que todo nuestro cuerpo por dentro y fuera está recubierto de microbios.

Pero si compartes tu toalla con otras personas, entonces potencialmente podrías entrar en contacto con organismos a lo que tu cuerpo no tiene la costumbre, lo que podría derivar en acné o incluso infecciones. [Tiempo]

Continuar Leyendo

Tendencia

error: Content is protected !!