Con tantos de Manfred Russell 38′, Rafael Morales 43′ y Dewinder Bradley 91′, los cremas del Comunicaciones superaron 0-3 a Sanarate en partido reprogramado.

El partido se había retrasado debido a los casos masivos de COVID-19 en Sanarate; sin embargo, anoche la Liga Nacional anunció que el partido se disputaría hoy.

Lee también: Familiares y amigos exigen la búsqueda de la futbolista Sharon Santa Cruz

Con este resultado los cremas son sublíderes del torneo con 29 puntos y buscarán quedarse con el primer lugar en la última jornada.

Mientras tanto Sanarate es último con 11 puntos, una señal de alarma ya que el próximo torneo tendrá que luchar contra la corriente para no descender.

El equipo de la máquina celeste vive momentos difíciles porque es colero de la Liga Nacional y por las consecuencias de los casos múltiples de COVID-19.

Los cremas no han perdido desde el partido reprogramado que jugaron contra Xelajú MC.

En los últimos encuentros llevan una buena seguidilla de resultados que les han permitido acercarse a Municipal.

Algo que también ha sido posible gracias a los tres puntos que los escarlatas perdieron sobre la mesa.

Los cremas y la jornada 16

En la última jornada los cremas enfrentarán a Cobán Imperial, equipo que también tiene posibilidades de quedarse con el liderato.

Cobaneros y cremas están igualados a 29 puntos, solo que los albos tienen mejor diferencia de goles.

Municipal enfrentará en la última fecha a Xelajú MC, un partido en el que los escarlatas no pueden bajar la guardia.

Todos los partidos de la jornada 16 se disputarán el lunes 28 de noviembre a las 11:00 horas.

Los albos son fuertes candidatos para quedarse con el el título del Clausura 2020, torneo que por los retrasos que se han dado por el COVID-19, finalizará en enero próximo.

Los cremas tienen más de cinco años sin poder ganar el título de la Liga Nacional. El último título crema fue en el Apertura 2015.

En el torneo anterior, Apertura 2020, los albos eran los claros favoritos para quedarse con el título, pero la pandemia hizo que el campeonato se fuera retrasando.

Al final las autoridades del fútbol guatemalteco decidieron suspenderlo definitivamente, el campeonato se declaró desierto.