Los diputados del Congreso de la República aprobaron retirarle la inmunidad a los magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

A pocos minutos de que el Congreso de la República finalizará su período ordinario de sesiones, con 108 votos a favor, los diputados aprobaron “que a formación de causa” en contra de cuatro magistrados del TSE. Esto para que sean investigados por supuesto fraude en la adquisición del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP).

Lee también: Bernardo Arévalo cuestiona asignaciones y recortes al presupuesto 2024

Desde que comenzó la sesión, alteraron el orden del día para conocer el antejuicio. Sin embargo, no llegaban a los votos para desaforar a los magistrados del TSE.

En ese momento fue cuando el diputado Boris España, presidente del Congreso en funciones, dijo en una llamada telefónica sin darse cuenta de que su micrófono estaba encendido: “Hermano, hermano, mirá pues, ahorita voy a leer y terminamos esta mierda”, refiriéndose al antejuicio. La presidenta del Congreso no participó de la sesión por estar fuera del país en una sesión del Parlamento Latinoamericano (PARLATINO).

Pero, luego de aprobado el presupuesto, a 50 minutos de que finalizara el período ordinario de sesiones, se volvió a alterar el orden del día. Esto porque el diputado Alberto Sánchez presentó una moción privilegiada. Con ello entraron a discutir el informe circunstanciado de la Comisión Pesquisidora.

Diputados aprobaron retirar la inmunidad de los magistrados del TSE

Luego de discutido el informe presentado por la Comisión Pesquisidora y faltando 10 minutos para la media noche, con 108 votos a favor, 27 en contra y 25 ausentes, el Congreso aprobó retirarles la inmunidad a los magistrados Irma Palencia, Gabriel Aguilera, Ranulfo Rojas y Mynor Franco.

Ahora el expediente del antejuicio se vuelve penal. Por lo tanto, debe regresar a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para que los traslade a un juzgado de orden común. Esto para que resuelva las peticiones que pueda solicitar el MP.

Con la decisión de retirar la inmunidad a los magistrados del TSE, se abre la posibilidad de que sean nombrados nuevos magistrados y sean estos los que decidan anular el proceso electoral, y con esto el presidente electo no tomaría posesión el 14 de enero próximo.