Una vuelta urgente al orden constitucional exigió el Consejo de Seguridad de la ONU luego del “motín” militar en Mali.

En una declaración pactada por los 15 miembros, el Consejo expresó su “profunda preocupación” por la situación en el país. Condenó enérgicamente el motín, protagonizado por militares y que llevó al arresto del presidente Ibrahim Boubacar Keita y miembros de su gabinete; de la misma forma que el rompimiento del orden constitucional.

Lee también: Primer caso de peste bubónica en California en 5 años

El máximo órgano de decisión de la ONU urgió a los amotinados a liberar inmediatamente a todos los funcionarios detenidos y a “volver a sus cuarteles sin retraso”.

Además, respaldó las gestiones de la Unión Africana, UA, y de la Comunidad Económica de Estados de África del Oeste, CEDEAO.

El texto se queda en los acontecimientos de ayer, pues no hace referencia al derrocamiento de Keita y a la designación del coronel Assimi Goita como presidente del Comité Nacional para la Salvación del Pueblo, CNSP, el órgano creado por los golpistas.

El Consejo de Seguridad anunció una reunión a puerta cerrada para abordar la situación en el país africano. Está prevista la participación de, entre otros, el jefe de las operaciones de paz de la ONU, Jean-Pierre Lacroix.

La ONU tiene una operación de paz desplegada en Mali desde el año 2013 tras la rebelión vivida en el norte del país un año antes, que se ha convertido en una de las misiones más peligrosas de la organización, por los continuos ataques que ha sufrido.