La Federación de Fútbol -FEDEFUT- compartió una alerta de búsqueda de mujeres desaparecidas emitida por el Ministerio Público -MP- y la Policía Nacional Civil -PNC-; esto para encontrar a la futbolista juvenil y seleccionada nacional Karen Elizabeth Barrera Turcios.

“Ayúdenos a encontrar a Karen”, insistió la publicación en redes sociales de la FEDEFUT, debido a la desaparición de la seleccionada de 20 años de edad ocurrida el pasado 30 de septiembre.

Lee también: El presidente Giammattei confiesa que está en tratamiento post COVID-19

Según la alerta “Isabel-Claudina”, Karen Barrera desapareció en la colonia Los Planes, de la zona 5 de Villa Nueva.

Según publicó la familia de la joven en un anuncio de rescate, la futbolista salió a hacer una compra a la tienda que está en la esquina de su casa, pero no volvió desde entonces.

La dirección de comunicación social del MP comentó a la Agencia Efe que la Fiscalía Municipal de Villa Nueva “continúa con la investigación para localizar a la víctima”.

Allanamientos para localizar a la futbolista Karen Barrera

Esta misma Fiscalía Municipal realizó cuatro allanamientos en las zonas 5 y 12 de Villa Nueva el sábado pasado; en ellos inspeccionó, registró y secuestró evidencias para poder dar con su paradero.

“Como resultado de los allanamientos se logró recabar indicios; así como el secuestro de dos teléfonos celulares, los cuales permitirán continuar con las pesquisas”, dijo a Efe una persona allegada a la dirección de comunicación del MP, quien agregó que la investigación continúa “en desarrollo”.

Barrera es integrante de la selección guatemalteca sub-20 y es parte del equipo Santa Isabel II, de la Liga Femenina de Fútbol de Guatemala amateur.

La estadística de desapariciones en Guatemala

En los últimos 18 años, entre 2003 y el primer semestre de 2020, el país centroamericano ha contabilizado la desaparición de 41 mil 86 personas, según datos oficiales recogidos en un informe de la organización humanitaria Grupo de Apoyo Mutuo -GAM-, surgida en 1984, la época más cruenta del conflicto armado interno guatemalteco 1960-1996, que dejó precisamente una cifra similar con 45 mil desapariciones forzadas, en la mitad de tiempo.

El drama que acompaña a las familias de personas desaparecidas no cesa. Es un delito que no pierde vigencia y la angustia, como subraya el GAM, “no tiene fin, pues la etapa de duelo no se logra cerrar” y las secuelas psicológicas “son fatales”.